Baca sale desgastado

Grupos consideran sospechosa la renuncia del Sheriff de Los Ángeles, Lee Baca

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Baca sale desgastado
Un grupo de personas realizaron ayer una vigilia frente a la cárcel metropolitana de Los Ángeles a favor de que se establezca una comisión que vigile el accionar del Departamento del Sheriff.
Foto: La OpinionCiro Cesar

Hace tres meses un jurado federal responsabilizó al Sheriff Lee Baca por ignorar los abusos en las cárceles tras la golpiza que sufrió Tyler Willis a cargo de los custodios y ordenó al jefe policíaco a pagar, de manera personal, $100 mil dólares por daños y perjuicios.

A finales de noviembre la Junta de Supervisores aprobó pagar $722 mil por otra demanda, la que presentó Dion Starr, un reo que fue apuñalado 23 veces durante una agresión que de manera deliberada fue permitida por los guardias.

Dos semanas después, el 9 de diciembre, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) anunció la detención de 18 alguaciles y ex alguaciles, acusados de violar los derechos civiles de internos, mientras que el fiscal federal, André Birotte, precisó que esa investigación seguía en proceso y que se podrían dar más arrestos.

El martes pasado el sheriff Baca anunció que a finales de mes dejará de ser el jefe del partamento de alguaciles más grande del país, un puesto que mantenía desde 1998.

“Ya era tiempo de que renunciara, era obvio que no podía manejar el departamento y que estaba fuera de contacto o estaba ignorando lo que sucedía, tal vez por razones políticas o para mantener el apoyo de los oficiales”, dijo Samuel Paz, uno de los abogados que representó a varios reos golpeados.

Paz indicó que será difícil saber si la renuncia es consecuencia de la investigación federal por la que atraviesa el Departamento del Sheriff.

Pero para Patrisse Cullors, organizadora de la Coalición para Acabar con la Violencia en las Cárceles del Sheriff (C2ESV), el repentino anuncio de la salida de Baca es sospechoso y definitivamente se trata de una movida política que podría estar vinculada a la pesquisa que se lleva a cabo en su corporación.

“Es una victoria importante para la comunidad, aunque eso no significa que la violencia en las cárceles se detendrá y por ello consideramos importante la supervisión ciudadana en el sistema carcelario del condado”, agregó Cullors, cuya coalición realizó anoche una vigilia afuera de la cárcel Twin Towers.

Pablo Alvarado, coordinador de la Red Nacional de Jornaleros (NDLON), la calificó como una salida anunciada.

“Por tanto problema, porque deja un legado horrible, tanto en las cárceles como con la comunidad inmigrante, porque políticamente estaba desgastado, no sé hasta que tanto han llegado las investigaciones de los abusos en las cárceles y qué tanto sabía, pero su salida era evidente”, agregó.

Ron Kaye, abogado de una de las víctimas que integra la investigación federal, comentó que el Sheriff puso al departamento en toda clase de problemas al no supervisar la conducta irracional de muchos de sus alguaciles.

“Bajo su administración ocurrieron extraordinarios abusos en las cárceles, esperamos que este cambio sea para lo mejor”, mencionó. “La decisión de retirarse tal vez sea por sensatez o porque creía en un cambio, ya que la institución había sido muy dañada, o simplemente porque ya estaba muy cansado”.

El Sheriff Baca tiene 71 años de edad, de los cuales 48 ha estado en la corporación, 15 como jefe.

Te recomendamos