La fea realidad de los adelantos en efectivo de tarjetas

Esta deuda a corto plazo puede ser muy cara por las altas tasas de interés y las comisiones

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

La fea realidad de los adelantos en efectivo de tarjetas
Los anticipos a cargo de la tarjeta son la mejor de las peores opciones cuando falta liquidez./Shutterstock

El consejo general sobre adelantos de efectivo es simple y directo: no lo hagas (si puedes evitarlo).

Este tipo de servicio es un préstamo de dinero a titulares de tarjetas de crédito . Pero llega con un alto precio. Las tasas de interés son muy elevadas y los bancos cobran fuertes comisiones adicionales. La tasa promedio de interés anual (APR, en sus siglas en ingles) para un adelanto en efectivo ronda el 24% (y las hay más altas), comparado con el promedio de las tasas para compras en tarjetas de crédito del 15%.

Sin embargo, los consumidores siguen usando este tipo de financiamiento que es un préstamo de liquidez a corto plazo contra tu tarjeta y que se puede conseguir simplemente yendo a un ATM o el banco para hacerte con la cantidad de dinero que necesites. Hasta $4,000 millones fueron concedidos en adelantos en efectivo en 2012, según la Oficina de Protección Financiera del Consumidor y de esa cantidad, $209 millones fueron cargos de interés y comisiones.

Y aunque no es lo recomendado, “es la mejor de las peores opciones y hay que saber bien cómo usarla”, explica Matt Schulz, analista senior de creditcards.com.

Este experto dice que es una buena opción, por ejemplo, si tienes que pagar algo en efectivo unos días antes de recibir tu salario porque no acumularás tanto interés. “Son mucho más baratos que los llamados prestamos de día de pago (payday loan en ingles), mucho más convenientes que un préstamo personal, y a veces, más barato que un descubierto en tu cuenta corriente”, asegura el experto. “Pero la clave es pagarlo lo antes posible”. Hay un límite de cash que puedes conseguir y que normalmente es más bajo que el del crédito que tengas.

Conoce bien los términos

Para poder usar prestamos de adelantos en efectivo, sin sorpresas o cargos ocultos, hay que saber bien los términos. Es el primer error que muchos cometen cuando solicitan uno, según Schulz. 

“Lo que puede sorprender a muchos es que los bancos cobran el interés inmediatamente”, explica Schulz.

Cuando haces compras con una tarjeta de crédito tienes un periodo de 30 días durante los que no acumulas interés. Al sacar un adelanto en efectivo, te cobran los intereses en el mismo momento. Este termino se puede convertir en una gran deuda cuando consideras la elevada tasa además de otros cargos.

La mayoría de los emisores de tarjetas cobran a sus clientes el 5% de cada adelanto, o $10, la mayor cantidad de las dos. Tomando estos datos en consideración, si sacas un adelanto en efectivo de $1,000, y lo pagas en 30 días, terminarás pagando $69 en cargos adicionales. Los primero $50 son del 5% que te cobran, y unos $19 adicionales son cargas del interés acumulado.

Hay que también se consiente de lo que recibes por correo.  Es muy facil sacar un adelanto en efectivo sin querer. A veces, los bancos mandan por correo algo que se llaman “cheques de conveniencia”,  promocionando la facilidad de sacar efectivo de tu tarjeta de crédito.

Los anticipos de crédito no perjudican directamente tu puntaje de crédito aunque indirectamente lo pueden influir en el caso de que suba el ratio de uso de crédito. 

Elegir la mejor

Una de las mejores tasas de interés que hay en el mercado es 8%, pero hay tarjetas que cobran hasta el 36%. La clave es encontrar la que ofrece la mejor tasa con el porcentaje credencial que tienes.

Las mejores tasas

PenFed Promise: 7.99-16.99%

USAA Rewards World: 9.90-25.90%

Bank of America: 13.99-23.99%

Te recomendamos