Sábado 21 de Enero 2017

Familias: ¿Unidas o separadas por la tecnología?

La adicción al internet no es cosa de juego. Expertas instan a los padres a supervisar y controlar el tiempo que pasan sus hijos en las redes sociales o divirtiéndose con los juegos electrónicos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Familias: ¿Unidas o separadas por la tecnología?
Según un estudio efectuado por Common Sense Media, e un día cualquiera los adolescentes y preadolescentes de este país gastan cerca de nueve horas con los medios tecnológicos y sociales.

Seguramente tus hijos ya te dejaron saber qué desean recibir como regalos de Navidad.   Y lo más probable es que entre los primeros artículos que aparecen en sus listas estén un iPhone, un iPad, una laptop, una computadora, un servicio de internet más rápido y un plan telefónico con más capacidad para enviar y recibir mensajes de texto.

Todos regalos con los que pueden estar mejor conectados a la internet,  para ingresar a las redes sociales que los mantienen comunicados las 24 horas del día con sus amigos  y las aplicaciones de juegos y música.

Pero aunque la internet puede ser una fuente de conocimiento y entretenimiento para los hijos, hay que pensar que este tipo de regalo puede ser también un arma de doble filo para la dinámica familiar y el rendimiento académico de los chicos, si no se cuida y controla el tiempo que ellos pasan conectados a las redes sociales.

Y es que un reciente estudio efectuado por Common Sense Media —una organización no lucrativa enfocada en ayudar a los niños, padres y educadores a navegar por el mundo de los medios de comunicación y la tecnología— encontró que en un día cualquiera los adolescentes y preadolescentes de este país gastan cerca de nueve horas con los medios tecnológicos y sociales.

Es decir que el tiempo que dedican a las redes sociales y a  televisores, videojuegos y otros aparatos electrónicos es mayor que el pasan durmiendo o interrelacionándose con sus padres y profesores.

Una cifra alarmante que el reporte reveló, por ejemplo, es que algunos niños de 13 años revisan 100 veces al día su Facebook o Instagram (u otro medio social) para saber qué están diciendo sus amigos sobre ellos.

A tomar el control

Estos datos muestran que los niños de hoy viven en una era digital y tecnológica, que los incita a estar conectados al internet y las redes sociales en exceso si es que los padres no los controlan.

“Los padres tienen que tener el control del uso de la tecnología en sus hijos para evitar los problemas psicológicos, familiares, sociales y de salud que se presentan cuando se transforma en una adicción, una obsesión”, advierte la Dra. Janeth Ceja, pediatra para Kaiser Permanente en Corona, California.

Entre los problemas de salud más comunes está la obesidad y, por ende, los males que ésta trae, como lo es la diabetes.

“Los padres deben estar también conscientes de que cuando los chicos permanecen todo un día encerrados en su cuarto conectados a los medios digitales pueden llegar a sufrir de depresión y volverse adictos a estar conectados a las redes sociales”, alerta la pediatra.

Estudios han demostrado que además de estos problemas psicológicos los chicos tienden a sufrir de trastornos obsesivos compulsivos, ansiedad y déficit de atención e hiperactividad (ADHD).

 

El bullying digital es uno de los mayores problemas de las redes sociales./Shutterstock.
“El efecto fisiológico (de la tecnología) en el cerebro de los menores es igual al que produce las drogas y el alcohol en los adictos”./Shutterstock.

Otros peligros latentes

Los daños físicos y psicológicos son múltiples cuando los padres permiten que los hijos usen sin límites el internet, las redes sociales, la televisión y los videojuegos.

“El efecto fisiológico en el cerebro de los menores es igual al que produce las drogas y el alcohol en los adictos”, dice por su parte la Dra. Rebecca Peterson, psicóloga con práctica en área del Valle de San Fernando, del condado de Los Ángeles.

Por otro lado, agrega la psicoterapeuta de familias, parejas, individuos y niños, el uso sin control de la internet  abre las puertas a páginas  relacionados con la pornografía, las drogas y otros temas que no son aptos para los menores. A través de los chat de sus cuentas de sitios sociales, tanto los chicos como las chicas corren también el riesgo de establecer comunicación con pedófilos que buscan a sus víctimas a través de este medio.

“Otros de los peligros latentes que se está presentando hoy, sobre todo entre los adolescentes, es el uso de las redes sociales para hacer ‘bullying’ o ‘sexting’”, denota la Dra. Peterson.

Lo primero se da, porque detrás de una pantalla los chicos se sienten con poder para acosar, alienar o burlarse de algún compañero de clase que no le cae bien. “Es algo muy peligroso”, afirma. “Muchas chicas y chicos han terminado suicidándose tras el ‘bullying’ cibernético que los padres nunca se dieron cuenta”.

El ‘sexting’ se presenta ante la idea que los chicos tienen de que al mandar una foto por aplicaciones como ‘snapchat’, que duran tan solo unos ‘segunditos’, no pasa nada. “Pero lo que no saben es que cualquier persona puede hacer una copia en esos segunditos y ponerlo en Facebook, YouTube u otras redes sociales y de allí se desencadena una cantidad de problemas, entre ellos el ‘bullying’”, apunta Peterson.

Recursos para el control

La Dra. Peterson recuerda que los padres pueden utilizar los controles paternos que proporcionan los proveedores de servicios del internet (PSI) y otros programas comerciales de computación para bloquear, vigilar y filtrar el contenido.

Los programas de vigilancia mantienen información sobre qué sitios del internet se han visitado y los filtros no permiten el acceso a material que no es adecuado.

Otro consejo que se da es que la cuenta de internet y el nombre utilizado en la computadora deben estar a nombre de uno de los padres, nunca a nombre del hijo.

“También es bueno saber las claves de ingreso de internet de los hijos”, dice Peterson.

SafetySurf (http://www.safetysurf.com), una de las compañías más antiguas de ayuda para los padres de familia, cuenta con el programa Spector Pro, diseñado para monitorear las visitas al internet y el correo electrónico.

El programa ENUFF Parental Control (http://www.enuffpc.com) es otro que se puede usar para definir el tiempo o restringir el uso de la internet y las páginas o portales que van a visitar los hijos.

America Online, o AOL (http://www.aol.com), cuenta con el sistema Improved Parental Controls que permite a los padres establecer las reglas de búsqueda y horarios en internet y correo electrónico de los hijos.

 

shutterstock_53012965 (1)
Involúcrate en los juegos de video de tus hijos, de esa manera los controlas un poco y fortaleces los lazos familiares./Shutterstock.

¿Qué hacer?

Para controlar el uso del internet, las redes sociales y demás artículos de tecnología avanzada que usan a diario los niños y adolescentes para distraerse, la pediatra Janeth Ceja aconseja:

  •  Controlar el uso del computador, el internet y las redes sociales. Los padres deben controlar el uso de sus hijos del internet y las redes sociales y saber qué portales y redes están entrando, particularmente si son menores de 10 años.
  • Involucrarse en los juegos electrónicos y videojuegos que ellos mismos han regalado a sus hijos. “Esto no solo permite controlar el tiempo que ellos [los niños] usan este tipo de juegos sino que a la vez crean un momento en familia donde los padres e hijos se están divirtiendo”, anota la Dra. Ceja.
  • Limitar el tiempo que los menores usan sus aparatos electrónicos. Los menores deben pasar más tiempo leyendo, estudiando o haciendo cualquier deporte o actividad física en lugar de estar conectados a sus aparatos electrónicos, dice la galena.
  • Establecer un tiempo familiar libre de aparatos electrónicos. Los padres deben escoger un momento del día en el que la familia se pueda sentar a la mesa o reunirse  sin teléfonos celulares, iPad, televisores ni computadoras prendidas. “Esto es importante para entablar una comunicación, conexión emocional y unión real entre todos los integrantes de la familia. Y el no tener prendido o a mano el teléfono celular debe ser respetados por todos. Los padres deben poner el ejemplo”, resalta la Dra. Ceja.

Te recomendamos