Empleadas domésticas y niñeras, segundas madres que ha menudo sufren abusos

La mitad de quienes contratan niñeras son latinos y muchas reciben menos del salario mínimo, según reporte del Centro Laboral de UCLA

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Empleadas domésticas y niñeras, segundas madres que ha menudo sufren abusos
Uno de cada cinco personas que contratan trabajadores domésticos buscan una niñera.
Foto: Suministrada / Mujeres Activas y Unidas

A veces se vuelven una segunda madre, criando a los hijos de mujeres estadounidenses mientras ellas trabajan.

Se vuelven la nana, compartiendo su cultura e idioma a niños que llegan a querer como a sus propios hijos.

Son las empleadas domésticas y niñeras que a diario dejan a sus propios retoños en casa para ir a cuidar los de otras mujeres.

Y aunque muchas se vuelven parte de las familias para las que trabajan, tampoco están exentas de los abusos y la explotación.

Cuando la empleadora de Jessica le alzó la voz por primera vez, ésta lo dejó pasar pensando que había sido solo un desliz del momento, pero no fue así.

Jessica, de 35 años y oriunda de la Ciudad de México, contó a La Opinión que hace cinco años trabajó cuidando a los gemelos de una señora. El acuerdo de horario fue atender a los bebés de 7:00 p.m. a 7:00 a.m.

“Yo trabajaba en otra casa a dos cuadras de ahí, la señora sabía que yo salía a las seis y me decía que por qué no llegaba a su casa antes. Yo no recibía pago por tiempo extra, solo 500 dólares al mes por trabajar cuatro veces por semana”, cuenta esta mujer quien no quiso dar su apellido.

La madre de los pequeños de 2 años era una mujer muy estricta, narra esta niñera. “Cuando los niños se portaban mal, ella quería que les pegara con un peine”, dice, pero nunca lo hizo. “La señora me gritaba, al final no quiso pagarme 500 dolares y me fui”. Solo duró tres meses en ese lugar.

Para poder recuperar su dinero, Jessica, quien además es indocumentada, acudió al Instituto Laboral de la Raza en Oakland. En ese lugar recibió asesoría laboral y se llegó a un careo de conciliación con la madre de los gemelos.

“Yo solo quería mis 500 dólares, pero ahí le dijeron a la señora que si esto llegaba más lejos me iba a tener que pagar 6,000 dólares de compensación”.

La mujer, quien quiso demandar a Jessica por extorsión, tuvo que pagar lo que le debía.

“Aunque no tengas documentos, tienes derecho a un pago justo”, agrega Jessica, quien dice que también es obligación de los trabajadores estar informados de sus derechos.

Dos madres, en vez de una

Por el contrario, la otra casa donde Jessica trabajó pintaba un panorama totalmente diferente. Ahí conoció a Connie Galambos-Malloy, quien es madre de dos niños.

“Con ella fue diferente. Desde un principio hablamos de la importancia del cuidado del bebé y hasta hubo un contrato de por medio”, dice.

Agrega que su experiencia cono niñera en ese lugar fue más familiar que laboral porque sintió que trabajaba en equipo con la madre de los niños y que sus derechos eran reconocidos.

Y es que Galambos-Malloy no solo cree que el cuidado para sus hijos es importante, sino también el cuidado para su trabajadora.

La empleadora de Jessica, Connie Galambos-Malloy, cuenta su experiencia en Centro Laboral de UCLA.
La empleadora de Jessica, Connie Galambos-Malloy, cuenta su experiencia en Centro Laboral de UCLA. (Foto: Mey Lyn Mitteenn/La Opinión)

La madre residente de Pasadena es miembro de Hand in Hand, una red nacional de empleadores domésticos comprometidos para que los trabajadores que contratan como niñeras, limpiadoras de casa y otros, se desarrollen en un ambiente de respeto y dignidad.

“A veces es difícil determinar cuánto pagar o qué beneficios dar y en esa institución te pueden ayudar”, dijo Galambos-Malloy, quien asegura que fue a causa de Jessica que ella podía salir tranquila. “Yo sabía que ella cuidaba bien de mis hijos… Además, aprendí de su experiencia como mamá”.

Los empleadores también buscan mejoras

Su vivencia con Jessica fue parte de una conferencia de prensa en el Centro Laboral de UCLA en Los Ángeles recientemente, donde se presentó el reporte: “Perfil, Prácticas y Necesidades de los Empleados Domésticos en California”.

Dicho estudio, el primero en su especie, concluyó que hay al menos dos millones de personas en el estado que contratan trabajadores domésticos. El 54% es requerido para limpiar casas, el 27% para ayudar con algún familiar con discapacidad o de la tercera edad y el 19% para el cuidado de los niños.

Lucero Herrera, investigadora del Centro Laboral de UCLA, comenta las conclusiones del informe.
Lucero Herrera, investigadora del Centro Laboral de UCLA, comenta las conclusiones del informe. (Foto: Mey Lyn Mitteenn/La Opinión)

De los empleadores entrevistados, se encontró que uno de cada cinco personas que contratan servicio doméstico es latino, según aseguró Lucero Herrera, investigadora del Centro Laboral de UCLA.

Agregó que dentro del grupo que contrata personal para el cuidado de niños: la mitad son latinos jóvenes. Además, tres de cada cuatro que requieren servicios de niñera tienen bajos ingresos y terminan contratando a alguien de su misma comunidad.

Se encontró también el 41% de las personas entrevistadas necesitaban más horas de ayuda y que aunque 1 de cada 3 en el estudio estaba dispuesto a pagar más a su empleado, casi la mitad de ellos; es decir, el 49%, no tienía claro los estándares de un pago justo.

La mayoría paga una tarifa fija. El salario mínimo en California ahora está en 10 dólares pero lo que encontramos es que como estos arreglos son bastante informales, muchos empleadores pagan por ejemplo 50 dólares por un día o 50 a la semana”, dice Herrera. “Si sacamos la cuenta, muchos pagan por debajo del salario mínimo”.

La investigación busca mejoras en los estándares en el trato a los empleados domésticos, expandir su protección y la inversión pública en programas y políticas que le permitan al trabajador recibir lo justo y al empleador obtener los servicios que necesita.

Protección en la cuerda floja

La ley AB241, conocida como La Carta de Derechos de los Trabajadores del Hogar, aprobada en 2013 por el gobernador Jerry Brown, que les provee tiempo extra y tiempo libre pagado se termina este año.

Se acordó que la norma sería válida solo por tres años para investigar su efecto en empleadores. Pero este año, la senadora Connie Leyva (D-Chino) introdujo la SB 1015, un proyecto de ley para que esta protección sea permanente.

Hay más de 300,000 trabajadoras domésticas en California, quienes son en su mayoría mujeres inmigrantes que trabajan para mantener a su familia, según informa el portal donde se explica la norma.

Ya fue aprobada por el Senado estatal y va rumbo a la Asamblea. De ser aprobada, solo haría falta que el gobernador estampe su firma para convertirla en un derecho permanente para miles.

Las trabajadoras del hogar deben denunciar las injusticias sin importar su estatus migratorio.
Las trabajadoras del hogar deben denunciar las injusticias sin importar su estatus migratorio.

Problemas de cada día: el robo de salario y el acoso

En los ocho años de experiencia en la limpieza de casas, apartamentos y oficinas, a Carmen Goley le ha pasado de todo. Hoy, esta hondureña de 56 años, cuenta su historia como una lección de vida y para que otras personas se informen para evitar el abuso.

Hace años le salió un trabajo para limpiar la casa de un señor. “Era latino y me pidió que pasara agarrando cosas para prepararle algo de comer… Compré todo con mi dinero y me pidió tortillas, pero echas a mano”.

Ella hizo todo lo indicado. El hombre llegó, comió y le pagó con un cheque. Goley, quien admite que aunque paga impuestos al estado solo cobra en efectivo, cuenta que como su patrón no tenía dinero en ese momento, no le quedó otra que aceptar esa forma de pago.

Cuando fue a cambiarlo, el cheque no tenía fondos. Ella fue a reclamarle. “Yo tenía dentro de su casa una aspiradora mía, pero ya no la volví a ver”, cuenta. Y es que al tercer día de exigir su pago, el hombre no le abrió la puerta nunca más.

“Los Ángeles se considera la capital del robo de salario”, dice Megan Ortiz, directora del Instituto de Educacion Popular del Sur de California (Idepsca), ya que por esta práctica se pierden más de 26 millones de dólares a la semana. Los que más sufren de este robo son trabajadores inmigrantes.

“Hemos visto, especialmente con trabajadoras de casa, casos de acoso sexual y como no tienen papeles o están en proceso de arreglar, muchas tienen miedo de denunciar o poner una queja en contra del empleador”, cuenta Ortiz.

La coordinadora hace hincapié en que “no importa el estatus migratorio cuando tiene que ver con las leyes laborales”.

Goley también se ha sentido acosada. En una oportunidad, su empleador llegó a la casa y se puso a beber pero ella fue a terminar el quehacer. “Cuando estaba limpiando el baño sentí que alguien me miraba por la ranura de la puerta. Yo salí y cuando lo vi [al patrón] tenía los pantalones en la rodilla”.

No la tocó, pero ella confiesa que tuvo miedo. En cuanto pudo se salió de la casa y fue a contarle lo ocurrido a su coordinadora en la organización IDEPSCA. “Es mejor contar lo que te pasa para recibir apoyo”, dice.

Además, recomienda de que si vas a trabajar en una casa busques empleo a través de una agencia u organización para estar protegida.

Goley es ahora la coordinadora del Grupo de Mujeres de IDEPSCA, organización que tiene todos los miércoles reuniones para trabajadoras de casa donde se hacen talleres para informarles cuáles son sus derechos, cómo pueden mantener la cuenta de sus horas de trabajo y cómo negociar un contrato con el empleador, entre otros.

“También les dan talleres de salud, nutrición y  clases de bisutería… Te enseñan a hacer aretes y collares para que puedas tener ingresos extra. Eso te da la oportunidad de seguir subiendo y subiendo”.

Busca ayuda:

IDEPSCA
Las charlas son gratuitas los miércoles de 5:30 p.m. a 7:30 p.m.
1565 W. 14th Street
Los Angeles, CA 90015
Phone: (213) 252-2952

Instituto Laboral de la Raza
Oakland: (510) 111-1111
Visita: www.ilaboral.org
Hablan español y pueden orientarte a encontrar ayuda en L.A

Si vas a contratar a alguien para algún servicio doméstico y quieres saber cómo encontrar un trabajador, qué pago es justo y si es mejor tener un contrato escrito. Visita: www.domesticemployers.org

Te recomendamos