Un tiroteo más, otro latino sin vida, y la cuenta sigue en alza

Expertos resaltan que la violencia que padecen los latinos es resultado de la pobreza, el desempleo, la mala calidad educativa, escasos servicios y otras desigualdades en los barrios donde viven éstos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Un tiroteo más, otro latino sin vida, y la cuenta sigue en alza
Hugo Romero, de 26 años, falleció tras ser baleado en Hawaiian Gardens el pasado 29 de mayo, otra víctima hispana de la violencia que se vive en las calles de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

La ráfaga de balas se confundió con los cohetes que suelen explotar antes del Día de la Independencia.

Por eso, los vecinos no supieron inmediatamente que un joven hispano había sido blanco de un tiroteo que se registró en el concurrido bulevar Pacific de Huntington Park la noche de este lunes.

“Cuando salí, el muchacho estaba tirado en el suelo, llegó la ambulancia y la Policía, pero falleció”, contó un residente de la zona que oyó las detonaciones. “Parece que fue algo personal para que lo mataran así”, dijo quien pidió sólo ser identificado por su primer nombre, Eric.

Este joven de 21 años, cuya identidad aún no se ha revelado, es la víctima hispana número 311 en el condado de Los Ángeles en los últimos doce meses –esto es casi la mitad de todos los homicidios.

Al igual que este muchacho que falleció mientras trataban de salvarle la vida en un hospital cercano, la gran mayoría de los latinos han sido asesinados a tiros. La mayoría tenía entre 18 y 24 años.

¿Por qué los latinos están más expuestos a la violencia?

Por un lado, son los que dominan la infame lista de “Los Más Buscados” de la Policía angelina (LAPD); y por otro, este grupo étnico es el que más llega a las salas de urgencias por tiroteos y apuñalamientos, escala rumbo a la tétrica morgue del condado.

Screen Shot 2016-06-29 at 6.59.42 AM

Según expertos, la elevada tasa de homicidios en la comunidad hispana va más allá de su crecimiento demográfico en la región, abarcando la marginación que han padecido sus barrios por décadas.

La violencia pandilleril, responsable de varios funerales, se genera por la falta de oportunidades, dicen.

“Las pandillas son el reflejo de las comunidades alejadas de los servicios del gobierno”, explicó Fernando Rejón, director del Instituto de Paz Urbana, que coordina el trabajo de los interventores de pandillas, una estrategia de la Alcaldía angelina para contener las muertes violentas en esta metrópoli.

Manchas de sangre proliferan en Los Ángeles debido al repunte de crímenes violentos.
Manchas de sangre proliferan en Los Ángeles debido al repunte de crímenes violentos. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Más jóvenes hispanos son víctimas de balaceras

A nivel nacional el panorama no es menos desolador. Cada año, un promedio de 3,100 latinos son asesinados con armas de fuego, concluye un nuevo reporte del Violence Policy Center (VPC).

El estudio del VPC, basado en cifras de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) y de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC), encontró que más de 50,000 hispanos fallecieron por armas de fuego de 1999 a 2014, el doble que los blancos.

Screen Shot 2016-06-29 at 7.05.23 AM

“La violencia de las pandillas es un factor”, precisó su director ejecutivo Josh Sugarmann, resaltando que –como sucede en Los Ángeles- los jóvenes son los que más pierden la vida en balaceras.

La probabilidad de que una víctima hispana muera a manos de gente que no conocía es más alta que el promedio nacional.

De hecho, para los latinos de 15 a 24 años los homicidios son la segunda causa de muerte.

Un año de muerte

En 2014, el año para el que se dispone de la información más reciente, 3,010 hispanos fueron muertos con armas de fuego. Ese año, 1,732 hispanos murieron en homicidios con armas de fuego, mientras que 1,114 se suicidaron con armas de fuego, 48 perecieron por disparos no intencionales y 116 murieron por intervenciones legales o causas no-determinadas.

De las 1,732 víctimas hispanas de homicidio en 2014, 1,488 (86 por ciento) eran hombres y 244 (14 por ciento) eran mujeres.

Si bien mayores restricciones en la compra de armas podrían revertir este problema, expertos insisten en que también es necesario mejorar las condiciones de vida en los vecindarios hispanos.

Pandillas siguen enlutando familias

Sólo en Los Ángeles hay 45,000 pandilleros registrados, quienes disputan territorio a muerte. Los barrios habitados principalmente por latinos son escenario de esa guerra que sigue enlutando familias.

José Calderón, profesor de Sociología y Estudios Chicanos en el Colegio Pitzer, asegura que esto es parte de un círculo vicioso donde un hogar que depende de sueldos raquíticos crea desertores de la escuela que terminan involucrados en pandillas y enfrentando un sistema judicial que les condena a reincidir.

“No tuviéramos pandillas si hubiera alternativas que pudieran llenar ese hueco de familia, educación, buena casa, empleo, buena salud, apoyo espiritual y social”, subrayó el catedrático.

Lorena Lizarraga con sus tres hijos, Hugo, de 4 años, Andy, de 2, y Julian, de 1, enciende velas en un altar creado en memoria de su esposo, Hugo Romero, de 26 años, quien fue muerto a tiros el pasado de 29 mayo frente a la casa de su suegra en Hawaiian Gardens.
Lorena Lizarraga con sus tres hijos, Hugo, de 4 años, Andy, de 2, y Julian, de 1, enciende velas en un altar creado en memoria de su esposo, Hugo Romero, de 26 años, quien fue muerto a tiros el pasado de 29 mayo frente a la casa de su suegra en Hawaiian Gardens. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

El antropólogo Thomas Ward, catedrático de la Universidad del Sur de California (USC), siguió durante 16 años a miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13), que desde 2012 es considerada por el gobierno federal como una organización criminal transnacional.

De esa convivencia, detallada en el libro “Pandilleros sin fronteras” que se publicó en 2013, el profesor Ward supo que los jóvenes “en malos pasos” sólo reaccionan a la opresión en sus vecindarios, con elevado nivel de desempleo, desconfianza en la Policía, escasos servicios y malas escuelas.

“La pobreza y la discriminación ponen presión contra la comunidad latina y algunos responden de manera rebelde”, explicó el catedrático de USC. “Siempre hay un vacío”, agregó.

Aún sin saberse los detalles sobre el asesinato del joven en Huntington Park, un hombre que pidió el anonimato comentaba que lastimosamente éste no sería el último crimen en esa ciudad.

“Es vergonzoso, pero nunca va a parar”, expresó frente al altar que se colocó en memoria del chico.

Principales conclusiones del estudio del Violence Policy Center:

  • Más de 50,000 latinos fueron asesinados por armas de fuego de 1999 a 2014 en EE UU
  • La tasa de homicidios de los hispanos es de 4.6 por cada 100,000, el doble que los blancos
  • En 2014 más de 3,000 latinos perdieron la vida por armas de fuego
  • El 86% de las víctimas hispanas de asesinato con armas eran hombres; el 14%, mujeres
  • Hubo más de 14,000 suicidios de hispanos con armas en 15 años

El estudio del VPC puede ser leído en español en este portal: http://www.vpc.org/studies/hispanicesp16.pdf

Te recomendamos