Acusan a dos compañías de vender ilegalmente tejido fetal y células madre

DV Biologics de Loma Linda y DaVinci Biosciences de Costa Mesa supuestamente vendían un corazón por $674 o un hígado por $223 “donados” por Planned Parenthood

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Acusan a dos compañías de vender ilegalmente tejido fetal y células madre
Imagen presentada por el fiscal del condado de Orange indicando los tejidos supuestamente comercializados ilegalmente. /Jorge Luis Macias, Especial para La Opinión

El Fiscal de Distrito del Condado de Orange (OCDA), Tony Rackauckas, presentó este miércoles una demanda civil en contra de dos compañías fraternas, contra un padre y sus dos hijos, por su presunta participación en la venta ilegal de tejido fetal y células madre con fines de lucro.

La querella de OCDA indica que las empresas DV Biologics y DaVinci Biosciences, propiedad de Andres Isaias, Estefano Isaias Sr. y Estefano Isaias Jr. ubicadas en las ciudades de Yorba Linda y Costa Mesa, respectivamente, se involucraron en supuestas violaciones de prácticas de negocios, ilegales, injustas y fraudulentas en el Condado de Orange.

De acuerdo con el Fiscal, un corazón era vendido hasta por $674 dólares; un hígado, $223 dólares; un estómago por $221 dólares y un intestino pequeño por la cantidad de $664 dólares. Empresas de diversas naciones pagaron hasta $1,100 dólares por tejido cerebral del feto; $375 dólares por tejido pulmonar y aproximadamente $700 dólares por tejido cardiaco.

Las “ofertas de primavera”, “descuentos del verano” y planes de mercadotecnia de ambas compañías, incluyendo catálogos publicados en Internet promovían rebajas en los precios hasta de $40 por un frasco de “ARN total” (ácido ribonucleico que regula la expresión genética).

La demanda indica, que entre 2013-2014, dichas empresas recaudaron ganancias superiores a los $400,000 dólares, que fueron el doble de lo que lograron en 2012 y un monto total de $550,000 dólares, tan solo en 2015.

Negocio mundial…lo que dice la ley

A los tres familiares, y las compañías se les acusa de la venta ilegal de productos derivados de fetos a empresas farmacéuticas e instituciones académicas de todo el mundo a través de una red de distribuidores, incluyendo países como Japón, China, Singapur, Corea, Alemania, Suiza, España, Australia, Holanda, Canadá y el Reino Unido.

Bajo la ley de California, una persona no puede comprar o vender el tejido fetal o embrionario de un cadáver para fines de investigación.

En tanto, la ley federal indica que la adquisición de tejido es ilegal para cualquier persona que, a sabiendas, reciba o transfiera cualquier tejido fetal humano a título oneroso si la transferencia no afecta el comercio interestatal.

A pregunta expresa de La Opinión, Rackauckas dijo que “algunas” partes de tejido fetal o células madre de bebés abortados fueron “donadas” por parte de clínicas abortistas.

Sin embargo, aclaró que desconocía si Planned Parenthood tenía conocimiento de la venta de centenares de partes de cuerpos.

Rauckauckas enfatizó que la demanda no se trataba acerca de políticas sobre el aborto, si debería ser legal o no vender partes de un feto o si la investigación del tejido fetal es ética o legal.

“Simplemente estamos presentando cargos contra DV Biologics, DaVinci Biosciences, y un padre y sus dos hijos por la venta ilegal de cientos de productos de tejido fetal para su beneficio y el tratamiento de partes humanas como mercancías en lugar de darles el respeto que la ley pretende”, dijo Rackauckas. “Esta demanda se refiere al beneficio de la venta de partes del cuerpo”.

“Si nosotros no somos parte de la investigación, no tenemos comentarios”, dijo Nicole Ramírez, vicepresidenta de comunicación de Planned Parenthood para los condados de Orange y San Bernardino. “No hay evidencia de que hayamos hecho algo malo”.

Al cierre de esta edición, Tony Delamaza, portavoz de DaVinci Biosciences no respondió a la petición de una entrevista. La compañía de biología celular, indica en su página web que se dedica a mejorar la calidad de vida de las personas que sufren de enfermedades degenerativas y lesiones.

Te recomendamos