Cachita: Su tormentosa vida y su triste final

Fue víctima de abuso sexual a los 9 años y tuvo varios intentos de suicidio

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Cachita: Su tormentosa vida y su triste final

Detrás de su sonrisa, su desparpajo y su poco miedo al ridículo, la vida de Alina Hernández, conocida como ‘Cachita‘ de ‘El Gordo y la Flaca’, fue un verdadero tormento, y falleció como siempre temió que sucediera: sola.

Desde muy pequeña, Cachita sintió que estaba en un cuerpo incorrecto. Cuando en su Cuba natal se reunía con sus amigos, ella siempre quería jugar con las nenas y estar lejos de los nenes. Alberto de nacimiento, Alina por convicción, a la comediante le tocó vivir el horror a muy temprana edad: a los 9 años fue abusada sexualmente por un hombre y eso la marcó el resto de su vida.

Cuando pudo salió de la isla y se instaló en Miami donde buscaba su identidad no solo en lo personal sino también en lo laboral. Y mientras aprovechaba esa primera oportunidad que le dio Emilio Estefan como mesera de uno de sus restaurantes, intentaba poder encontrar su lugar en el mundo del entretenimiento ya que la comicidad y el baile era su pasión.

La soledad, el no poder cumplir sus sueños hicieron que Alina -aún en el cuerpo de Alberto- cayera en el alcohol. A ese vicio le sucedieron varios intentos de suicidio mezclando whisky con pastillas.

Un día le llegó la oportunidad que tanto esperaba y se incorporó a ‘El Gordo y la Flaca’, allí nació Cachita de manera popular, aquel extraño personaje que venía a tomar el lugar de Lili Estefan.

La exposición pública le dio mucha felicidad, trabajo extra, pero también muchos que la señalaban, hasta que un día decidió que era tiempo de transformar su cuerpo para ser la mujer que quería ser. Decidió hacerse la cirugía de cambio de sexo en Guadalajara, México.

Nada la detuvo, ni el no poder viajar por ser cubana, ya que los ciudadanos de dicho país requieren visa para entrar   México. De Miami se fue a California y con la ayuda de un amigo pasó la frontera a pie. Así fue como un día más tarde estaba dentro de la sala de operación cambiando sus prótesis mamaria, la forma de su nariz, y la más delicada: el cambio de sexo.

Aunque eso era algo que deseaba, el primer tiempo fue muy difícil, doloroso físicamente e intentó nuevamente quitarse la vida, hasta que decidió buscar ayuda profesional. Pero en medio de ese procesos, un ejecutivo de Univision que ya no está en la cadena, decidió que ella no encajaba y fue despedida.

Después de mucho tiempo intentando revertir su situación, buscando no caer en una nueva depresión, Cachita toma una decisión drástica: abandonar su amado Miami e irse a vivir a North Carolina para comenzar de nuevo.

Así fue como en los últimos años trabajaba en una clínica ayudando a latinos y a transgéneros y personas gay. Sin embargo, y con tan solo 46 años, después de haber sido internada por una fuerte neumonía aparentemente provocada por una pulmonía mal curada, Cachita perdió la vida.

En el hospital donde aún está su cuerpo esperando por ser retirado, nos confiaron que a Alina lo único que le preocupaba era su perrito Puppy De Molina, que estaba al cuidado de un amigo.

A menos de una semana de su fallecimiento se espera que el gobierno de Cuba le de una visa extraordinaria a su madre para que pueda llegar a reconocerlo y darle su último adiós.

Te recomendamos