La Opinión te recomienda: Sí a la Proposición 55

La medida extiende un impuesto ya existente a los californianos más ricos que se utiliza para pagar por la educación y la salud pública

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
La Opinión te recomienda: Sí a la Proposición 55
Los impuestos sobre la propiedad en California incluyen una variedad de diferentes cargos fiscales.
Foto: Archivo

La Proposición 55 extiende por 12 años un impuesto ya existente a los californianos más ricos que se utiliza para pagar por la educación y la salud pública.

¿Qué es la Prop 55? Haz clic para informarte

Reemplaza partes de la Proposición 30 de 2012, que vence en 2019. Grava a quienes ganan al menos $250,000 por año, o $500,000 si son pareja.

El pago por quien gana $300,000 anuales será unos $370.

Si no se aprueba la Proposición 55 al estado le faltarán al menos $4,300 millones para estos fines.

Esto invalida el argumento de quienes se oponen diciendo que la proposición 30 que reemplazará era una medida temporaria, y extender el impuesto incumple “una promesa hecha por políticos”. La Proposición 30 vencerá de cualquier modo, y los fondos que proporciona desaparecerán si el votante no aprueba la Proposición 55.

Durante la recesión, la Proposición 30 contribuyó $31,000 millones a la educación pública, que a pesar de ello debió reducir su presupuesto en $50,000 millones. Sólo ahora está volviendo a los niveles previos a la recesión. No hay que detener la recuperación.

Tampoco vemos válido el argumento de que porque California tiene ahora un superávit, un presupuesto balanceado, una deuda reducida y suficientes reservas hay que reducir fondos para educación y salud pública. El superávit se ha logrado con base en reducciones y sacrificios, y precisamente para garantizar los servicios más básicos.

Por último, el reclamo de que si se aprueba la Proposición 55 los pequeños negocios sufrirán y buscarán irse de California no está apoyado por la evidencia. Desde que se implementó -en 2012- la Proposición 30 no hubo tal éxodo, y el costo relativo para cada negocio no es un aliciente para el abandono.

No queremos retornar a los despidos de miles de maestros y empleados escolares y déficits en la salud pública. Los detractores advierten que si se aprueba la 55, el estado dependerá demasiado de los ingresos de un pequeño grupo de la población, quienes más ganan. Sin embargo, ese grupo históricamente está pagando los impuestos más bajos de los últimos 100 años y se ha beneficiado por la mejora en la situación económica general. Justo es que contribuya su parte.

La realidad en California es que las familias de más bajos ingresos pagan el mayor porcentaje de los mismos en impuestos locales y estatales. Las de más altos, que se benefician de inversiones públicas, pagan una proporción mucho menor.

Sin embargo, la 55 es otra solución de parches. California requiere una solución permanente al financiamiento de las escuelas y la salud pública. Tiene que reformarse el sistema para que sea la Legislatura la que discuta y decida y que no sea necesario blindar fondos adicionales ni erosionar la autoridad legislativa.

Mientras, es necesario apoyar la Proposición 55. De lo contrario habrá que efectuar recortes en nuestros sistemas educativos y de salud.

¡Vote sí por la Proposición 55!

Te recomendamos