Yo quiero sexo, y ¿por qué él no?

¿Por qué algunos hombres pierden el deseo sexual?

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Yo quiero sexo, y ¿por qué él no?
La infidelidad puede ser una de las razones por la que un hombre no desea estar en la intimidad con su pareja.
Foto: Shutterstock

Caricias, abrazos y ropa provocativa eran algunas de las formas en que Rosaura intentaba acercarse íntimamente a su pareja, Roberto.

Ambos estaban en sus veintitantos años, llevaban un año de relación y convivían. Sin embargo, la joven comenzó a notar que la pasión que experimentaron al inicio de la relación no era la misma.

Él siempre llegaba cansado a la casa y sin ánimo. Solía buscarlo íntimamente al acostarnos a dormir, pero al ver que no había ninguna respuesta de su parte dejé de buscarlo también”, afirmó Rosaura.

Son varias las razones por las cuales el hombre puede dejar de desear tener relaciones con su pareja. Dejando a un lado las razones patológicas (trastornos o disfunciones), la especialista en sexualidad humana, Ivelisse Cintrón, asegura que en su mayoría son emocionales las causas que los alejan.

Si bien en el caso de Rosaura, el arduo trabajo físico podría ser una razón por la que Roberto no quería tener intimidad con ella, son muchos los factores que pueden derivar en esa falta de deseo del hombre.

Cintrón destaca que cada pareja es individual, sin embargo para los hombres el aspecto visual es muy importante, por lo que para ellos cuenta mucho cómo se ve su pareja.

“El hombre es mucho más visual que la mujer. En muchas ocasiones, cuando la mujer se convierte en mamá, no se arregla como se arreglaba antes, porque tiene un rol que le consume la mayoría del tiempo. Así que hay muchas ocasiones que el hombre deja de ser seducido visualmente por su pareja, porque ella se está dedicando más a ser mamá. Si al hombre no le apela el sentido del gusto va a rechazar ese acercamiento de la mujer”, destacó la experta.

La infidelidad puede ser también una de las principales razones por la que un hombre no desea estar íntimamente con su pareja. Y el asunto es que aunque esa otra relación comience como algo meramente físico irá desarrollando un vínculo emocional con esa otra persona.

Cuando eso pasa se comienza por el sexo, pero aunque el hombre no lo acepte es muy emocional también. Obviamente, por la trascendencia del machismo no lo demuestran, pero una vez comienza la sexualidad con otra mujer, que pueda suplirle la parte emocional también, se va a desligar completamente de la sexualidad en su casa con su pareja”, indicó.

¿Qué se puede hacer?

Cintrón fue muy enfática en que la mujer debe siempre mantenerse sensual y erótica para que la pareja siga funcionando en el aspecto sexual. Sin embargo, la experta reconoce que el rechazo constante puede provocar que la mujer tampoco quiera buscar más al hombre por miedo a recibir nuevamente un no, como le ocurría a Rosaura.

pareja-sexo

Aunque no niega que culturalmente sigue muy arraigado el que el hombre sea el que toma la iniciativa para los encuentros íntimos, la mujer también tiene que usar sus técnicas para que eso ocurra.

“No podemos olvidarnos de que por ser mujer pude ser mamá. Tenemos que saber dividir el tiempo para complacer a ambas partes, porque no podemos olvidarnos de ser pareja. La mujer siempre debe conseguir el tiempo porque sí lo hay. Saber dividir entre seguir siendo el ente erótico, el ente sensual, seguir usando las batitas eróticas.

“Arreglarse sin que la pareja lo espere. Tener una cena y estar bien arregladita, perfumadita. Eso enciende la llama de la relación, rompe la costumbre y la tradición, además de que nos saca de la rutina”, explicó.

La sexóloga también recomendó que cuando la mujer quiere tener la relación sexual debe ir al grano, ser directa. Si va a acariciar a su pareja que no sea una caricia tierna, sino que más directa para que el hombre entienda sus intenciones.

La comunicación entre la pareja es otro factor de suma importancia. “La comunicación es el 99% de la relación de pareja, porque si mi hombre quiere que me siga manteniendo arreglada y erótica, obviamente tenemos que dividirnos los quehaceres del hogar y fuera del hogar. Si él me ayuda en mi casa, o yo lo educo a que él me ayude en mi casa, me va a sobrar más tiempo para dedicarme a él”, afirmó.

Una situación positiva que Cintrón está viendo en su práctica es que hay más interés por parte de los hombres en salvar sus relaciones y familias.

“En estos últimos años creo que el hombre ha reconocido que la calle no está bien y, obviamente, las enfermedades de transmisión sexual han ido en aumento. Así que quitan el machismo que traen arraigado por tradiciones, religiones, y si se quedan en su casa intentando salvar esa relación.

“Probablemente también tienen hijos a quienes se les quiere dar el ejemplo. La mujer tampoco ha sido mala, sino que ha dejado ir un poco su naturaleza y deciden dar una oportunidad”, expresó.

Cintrón afirma que, incluso, si se mantiene encendida la pasión, ni siquiera la crisis de mediana edad, que le da a los hombres entre los 50 y 56 años, afectaría la relación, pues encontrarán en su casa lo que pueden buscar.

¿Y si es gay?

Esa es otra posibilidad que hay que considerar entre las razones por las que el hombre no quiere tener sexo con su pareja. Cintrón indica que las presiones sociales hacen que hombres homosexuales se involucren en una relación heterosexual, pues es lo que la familia espera de él.

“Es un tema bien importante y le pasa a hombres y a mujeres. En el transcurso del tiempo siempre han sabido que son gay. En este caso, el latino siempre piensa ‘lo que van a decir de mí’, ‘tengo que complacer a mi familia’ y en muchas ocasiones no entran solamente en una relación sexual, sino  en relaciones y hasta tienen hijos. Lo hacen para complacer a la sociedad. Cuando se dan cuenta que ya satisficieron a su familia, comienzan a adquirir las diferentes posturas para que su pareja se dé cuenta de que es gay”, afirmó la sexóloga.

No obstante, Cintrón establece que el homosexual siempre da indicios de su preferencia, sin embargo, la mayoría de las veces la otra parte no se da cuenta por lo enamorada que está.

– María Ivette Vega Calles

Te recomendamos