Gael García Bernal: “Hay que convertir en positivo el enojo contra Trump”

El actor mexicano estrena “Desierto”, un brutal thriller sobre el cruce de la frontera dirigido por Jonás Cuarón

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Gael García Bernal: “Hay que convertir en positivo el enojo contra Trump”
Gael García Bernal es un inmigrante que cruza la frontera en "Desierto"
Foto: Esperanto Kino

Un asesino implacable cuyo objetivo es cazar inmigrantes que cruzan la frontera entre México y Estados Unidos.

Es el brutal argumento de “Desierto”, un thriller dirigido por Jonás Cuarón (hijo de Alfonso Cuarón) que es la candidata presentada por México al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa.

Su protagonista, Gael García Bernal, nos atendió por teléfono desde Los Ángeles sólo dos días antes del estreno del film en Estados Unidos este viernes 14 de octubre.

Pregunta: ¿Qué te atrajo del proyecto de “Desierto” de Jonás Cuarón?
Gael García Bernal: Todo el guion que escribió Jonás es fascinante. Es un acercamiento muy esencial, muy elemental, a un tema muy importante como es la migración. Las conversaciones con él sobre el punto de vista que le quería dar a la película fue lo que me convenció instantáneamente. Y es un tema del que he estado cerca desde hace rato.

¿Es más una película sobre la frontera y la migración o un thriller clásico?
Ninguna es exclusiva de la otra. Creo que son las dos. Es una película de acción que trata el tema de la migración.

¿Quiera la película mandar un mensaje en un momento clave para los inmigrantes en este país como es la campaña electoral en Estados Unidos?
Con la película queremos retratar una de nuestras peores pesadillas, que son las consecuencias que pueden surgir cuando existe un discurso de odio tan tenaz y agudo como el que existe ahora. La película desenmascara esa hipocresía, que puede existir también con el silencio, ese silencio que permite que exista una narrativa de odio. Ésa es nuestra responsabilidad.

La palabra mensaje es una palabra de la cual todos los que hacemos cine tratamos de escabullirnos, porque tampoco queremos hacer algo tan autodefinido. Queremos presentar un problema y dejar que la gente lo cargue.

¿Qué piensas cuando escuchas a Donald Trump decir que va a construir un muro y lo van a pagar los mexicanos?
Ésa es la columna vertebral de toda su campaña política. Demuestra que existe una falta de sofisticación política brutal y que vivimos un momento muy particular. No puede ser que una persona así, basada en tantas falacias y tantas mentiras, pueda llegar a donde está y pueda estar hablando de la forma en que está hablando. ¡Siendo candidato a la presidencia de Estados Unidos, por favor! ¡Es ridículo!

Siento lo que todo el mundo siente. Me entra un profundo enojo, desilusión y también frustración. Pero todo eso hay que convertirlo en algo positivo. Hay que trabajar mucho más para que eso cambie. Yo no vivo en Estados Unidos, pero creo que el daño ya está hecho. Hay gente que debe estar viviendo su día a día cotidiano de una forma mucho más agresiva que antes de que se permitiera este tipo de narrativa.

Grabaron en el mismo desierto, ¿se hizo duro?
La rodamos en un lugar hermoso al norte de La Paz, en Baja California. Fue un rodaje complicado porque era muy extenuante toda la labor física, pero al final de cuentas no se compara en absoluto con el horror que viven las personas que hacen ese viaje. Así que no hay nada de qué quejarse. Nosotros teníamos siempre un agua que nos esperaba al otro lado de la cámara.

En Los Ángeles pudiste ver la película junto a personas que han hecho ese viaje o sus familiares…
Fue una proyección muy emotiva, porque la película retrata además un momento muy particular de ese viaje, de esa tensión, ese miedo, ese terror que les toca vivir. El grave de error de todo esto es la profunda criminalización que existe hacia los migrantes. Ése el gran problema que estamos viviendo como humanidad hoy en día.

Pronto estrenas “Neruda”, dirigida por el chileno Pablo Larraín…
Es una película maravillosa también. Muy distinta a “Desierto”. Son dos acercamientos muy cinematográficos a dos temas muy diferentes. Estoy muy orgulloso tanto de una como de la otra. Me da mucha curiosidad ver cómo reacciona el público en Estados Unidos, porque en el mundo entero les ha ido muy bien a esas dos películas.

Y sigues con el éxito de Mozart in the Jungle…
Es como un carnaval. Es muy divertido hacer Mozart in the Jungle. Es una especie de compañía de repertorio y nos toca interpretar diferentes piezas musicales, en diferentes situaciones muy divertidas. Además nos enseñan mucho, nos la pasamos muy bien. Estoy muy agradecido porque la serie me ha acercado mucho más al mundo de la música.

Te recomendamos