Cuando La Opinión cubrió el Movimiento Chicano, época prolatina en Los Ángeles

Los Ángeles fue escenario de los walkouts y la moratoria chicana

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Cuando La Opinión cubrió el Movimiento Chicano, época prolatina en Los Ángeles
La marcha chicana reunió a miles de personas en el Este de Los Ángeles.
Foto: Archivo / La Opinión

La década de 1966 a 1976 estuvo marcada por varios movimientos de derechos civiles, entre ellos, el movimiento chicano de Los Ángeles. Durante dicho periodo de tiempo, las páginas de La Opinión informaban sobre las manifestaciones de los estudiantes en el Este de Los Ángeles, conocidas como walkouts, acerca de la moratoria chicana y el fallecimiento del periodista Rubén Salazar.

Celebramos los 90 años de La Opinión. Haz clic para ver cómo

Los Walkouts

El 1 de marzo de 1968, aproximadamente 10,000 estudiantes méxicoamericanos de cinco escuelas secundarias del Este de Los Ángeles salieron de sus clases para protestar por la discriminación y las injusticias que enfrentaban por parte de sus maestros.

Durante ese tiempo, los estudiantes latinos eran mayoría en las escuelas de Garfield, Roosevelt, Lincoln, Wilson y Belmont.

La portada de La Opinión del 7 de marzo de 1968 mencionaba, “Disturbios en cuatro escuelas de L.A.”. Durante más de un mes, el diario hispano reportó dichas manifestaciones civiles.

lla
Los disturbios fueron reportados por La Opinión el 7 de marzo de 1968. (Foto: Archivo/La Opinión)

“Los demostrantes tomaron entonces piedras y botellas arrojándolas contra las patrullas… Algunos de los estudiantes portaban cartelones en que se leía ‘Viva la raza’”, describía el artículo de 7 de marzo de 1968.

Dos días después, La Opinión publicó una editorial aconsejando a los estudiantes a asistir sus clases y a tratar de solucionar el problema por otros medios. También aconsejaba a los padres a controlar más a sus hijos para evitar problemas.


La Opinión: de 1966 a 1976


Durante los walkouts, varios estudiantes fueron arrestados y heridos por policías, lo que aumentó la desconfianza de la comunidad hacia las autoridades.

Moratoria chicana

Dos años después del incidente estudiantil, el 29 de agosto de 1970 chicanos de todo el país se reunieron en el Este de Los Ángeles para la moratoria nacional, un movimiento de activistas mexicoamericanos que se organizaron en oposición a la Guerra de Vietnam.

La marcha no fue solo por un propósito de pacificación sino que el movimiento chicano, que en aquella época conformaba el 10% de los residentes en el suroeste de Estados Unidos, se percató de que representaba el 20% del total de los caídos en combate que volvían al país solo para ser enterrados.

La sospecha de colocar a los latinos al frente de la línea de guerra fue algo que no se pudo soportar.

El evento comenzó con una marcha que llegó a Laguna Park. Para el mediodía la manifestación ya contaba con alrededor de 20,000 a 30,000 participantes.

Las patrullas respondieron a un incidente en una tienda de licores no muy lejos de Laguna Park en el Este de Los Ángeles. Cuando las autoridades llegaron al parque, la tensión entre agentes y participantes aumentó. Finalmente se puso fin a la manifestación.

/ Foto: Archivo
La manifestación terminó con el fallecimiento de un columnista de Los Angeles Times. (Foto: Archivo/La Opinión)

“Se oyeron voces de ‘¡Cálmense! ¡No golpeen así a esos hombres!’”, reportó La Opinión en su edición del 30 de agosto de 1970, en un intento por detener la aprehensión de los manifestantes en la protesta masiva, considerada una de las marchas más grandes que se dio en contra de la guerra en EEUU. Mientras, los policías pedían apoyo de refuerzos a través de sus radios.

Ese mismo día, las páginas del medio latino anunciaban la muerte de Rubén Salazar, columnista de Los Angeles Times, y quien reportaba temas concernientes a la comunidad chicana.

Salazar trataba de huir del caos y entró a un bar en busca de protección, pero los agentes del orden lanzaron un proyectil de gas lacrimógeno dentro del establecimiento provocando la muerte del comunicador, según informaron las autoridades.

Hasta hoy muchos dudan de la causa de su fallecimiento y se sospecha que pudo haber sido asesinado, teoría que no ha sido comprobada.

La muerte de Salazar llamó la atención del público sobre la moratoria, lo que a su vez, aumentó aún más la tensión ya existente entre la comunidad y las autoridades.

Te recomendamos