La Opinión te recomienda: Sí a la Prop 56, No al tabaco.

La proposición salvará miles de vidas que cada año se pierden por el cáncer y otros males causados por el fumar

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
La Opinión te recomienda: Sí a la Prop 56, No al tabaco.
Foto: Archivo

La Proposición 56 que se someterá al voto popular el 8 de noviembre en California subirá en 2 dólares – a $2.87 – el impuesto por cada cajetilla de cigarrillos y similarmente el de otros productos tabacaleros y cigarrillos electrónicos.

Incluso después del aumento habrá muchos estados con impuestos más altos. Por ejemplo, en Nueva York es $4,35.

Actualmente el impuesto estatal es de $0.87 y el federal de $1.01.

Loading the player...

El dinero se destinará a capacitación de médicos, prevención y tratamiento de males dentales, a la prevención del uso del tabaco, investigación del cáncer, enfermedades del pulmón y el corazón, educación escolar contra el uso del tabaco y Medi-Cal.

Brindará a las arcas estatales entre $1,000 y $1,400 millones en el primer año.

A pesar de avances históricos en la reducción del uso del tabaco en Estados Unidos, cada año éste mata más gente que las armas de fuego, los accidentes de tránsito, el alcohol, el sida y las drogas ilegales. Aproximadamente 40,000 personas mueren cada año por su culpa, a un costo de $3,500 millones por año.

Mientras, las grandes tabacaleras y sus aliados ganan miles de millones vendiendo cigarrillos, aprovechando la adicción al fumar.

La proposición salvará miles de vidas que cada año se pierden por el cáncer y otros males causados por el fumar y facilitará mejor atención a los enfermos en el futuro. Hará que cada vez menos personas fumen.

Especialmente apoyamos la parte de la proposición que se extiende a los productos tabacaleros con los cuales las empresas atraen a los niños a un mundo de cigarrillos y enfermedades.

Los oponentes señalan debilidades en las prioridades de distribución de los fondos que se recolectarán del impuesto. Algunas de esas debilidades son ficticias y no agregan argumentos en contra de la Proposición, como que “los ingresos impositivos generados por la aplicación de la Proposición deberían gastarse en otros temas”, o que “la Proposición gastará dinero en mantener una burocracia”.

De por sí es positivo que el precio de fumar suba.

Si un defecto tiene la Proposición 56 es que el aumento al precio de la cajetilla de cigarillos castiga relativamente más severamente a aquellos fumadores que menos tienen, para quienes seguir manteniendo su adicción constituye una parte importante de su presupuesto, y que por culpa de que fuman no les alcanza para gastos elementales de subsistencia y educación.

La Proposición 56 es una de las más importantes en este ciclo electoral. Es menester votar y oponerse a ella, recordando que las empresas tabacaleras han contribuido hasta ahora decenas de millones de dólares para combatirla, al menos dos veces más que los proponentes.

Apoyan la Proposición 56 la Asociación de Hospitales y los políticos Karen Bass, Kevin de León, Anthony Rendón, Ricardo Lara y Miguel Santiago. El partido Demócrata estatal, MALDEF, Inner City Struggle, Instituto William Velázquez, Greenlining y Sierra Club. También la cámara de comercio latina de Los Ángeles y una veintena de asociaciones empresariales.

Asimismo, las mayores instituciones médicas de California y el país, incluyendo la Academia Americana de Pediatría, la Sociedad Americana del Cáncer, la Asociación Americana del Corazón, la del Pulmón y muchas otras.

Se le oponen las tabacaleras, el partido Republicano estatal, organizaciones de “resistencia impositiva”, policías y sheriffs del condado de Orange, el Hispanic Leadership Fund y el Hispanic 100.

¡Vota sí por la Proposición 56! ¡No al Tabaco!

Te recomendamos