Trabajar de noche es más dañino de lo que crees

Envejecimiento prematuro, pérdida de memoria, problemas cardíacos y hasta cáncer son algunas de las consecuencias de hacer labores nocturnas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Trabajar de noche es más dañino de lo que crees
Trabajar de noche causa problemas de salud a mediano y largo plazo.
Foto: Shutterstock

Hay quienes se describen como nocturninos, esas personas que disfrutan de hacer sus cosas y su vida por la noche y a altas horas de la madrugada, incluyendo sus actividades de trabajo, según, porque es cuando les llega la concentración e inspiración para desarrollar sus labores.

En los últimos años, se ha vuelto una tendencia trabajar de noche, lo cual, aunque no lo creas, acarrea diversos problemas de salud que vale la pena considerar.

Un estudio realizado en conjunto por las universidades de Swansea y Toulouse, indica que trabajar hasta altas horas de la noche perjudica a mediano y largo plazo la salud, tanto física como mental.

El estar sometido a altas dosis de estrés en horario nocturno, al tener que terminar una labor “sí o sí”, provoca el envejecimiento prematuro del cerebro y disminuye la capacidad intelectual.

Este efecto negativo comienza a verse 10 años después de llevar esta rutina, aunque hay casos en que los síntomas hacen su aparición a la mitad de este tiempo estimado.

El estudio se realizó en 300 personas, la mitad de ellas trabajaban de día y el resto tenía horarios rotativos, siendo estos últimos quienes presentaban un deterioro en sus capacidades cognitivas como la falta de memoria o mayor agotamiento mental.

Los expertos señalan que el reloj biológico está diseñado para hacer las actividades durante el día y descansar por la noche, lo cual ayuda a que el organismo libere ciertas hormonas en un tiempo adecuado y determinado, las cuales se encargan de regular el estado de ánimo, el de alerta, así como la temperatura corporal y otros aspectos orgánicos.

Alterar este funcionamiento realizando trabajo nocturno y demandante puede desencadenar el desarrollo de enfermedades cardíacas, así como cáncer, sobrepeso y obesidad.

Te recomendamos