Diego, la tortuga gigante que salvó a su especie de la extinción

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Diego, la tortuga gigante que salvó a su especie de la extinción
Diego, el macho que salvó su especie
Foto: Matthew Field / CC BY-SA 3.0

Podría ser que las tortugas gigantes de la isla La Española, en el archipiélago de las Islas Galápagos en Ecuador, estuviesen extintas de no ser por el super macho Diego, que salvó a su especie de desaparecer al reproducir aproximadamente 800 crías.

“Es un macho reproductor sexualmente muy activo. Ha contribuido enormemente a la repoblación de la isla“, dice a la AFP Washington Tapia, asesor del Parque Nacional Galápagos (PNG) para la restauración de quelonios.

Este ejemplar de la especie Chelonoidis hoodensis, se estima tiene más de 100 años y comparte con seis hembras en su centro de crianza.

Hace 50 años sólo quedaban 2 machos y 12 hembras. La historia de este ejemplar se remonta al zoológico estadounidense de San Diego, de ahí proviene su nombre.  Se realizó una campaña internacional para reunir a los ejemplares sobrevivientes de esta tortuga y en 1976 fue repatriado desde California.

Diego se convirtió en el macho dominante entre los tres reproductores.”Estaban dispersos por toda la isla, con lo cual era imposible que se pudieran reproducir” dijo Tapia.

Cuando Diego fue repatriado a través de aquella campaña internacional, jamás el mundo científico imaginó que sería ese el ejemplar que se convertiría en el salvador de su especie.  Hace unos seis años se realizó un estudio genético de las especies en la isla, que reveló que Diego, es el padre de alrededor del 40% de las crías repatriadas a La Española.

Alrededor de 2 mil tortugas han sido devueltas, lo que permitió que los Chelonoidis hoodensis dejaran de estar en peligro de extinción. Registros históricos muestran que la isla fue habitada por más de 5 mil tortugas, pero la población actual, está en buen estado, y en crecimiento dicen los encargados.

Te recomendamos