La Opinión te recomienda: Sí a la Proposición 57

En este momento, el estado de California está bajo orden federal de reducir su población carcelaria, que supera las 100,000 personas en 34 prisiones

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
La Opinión te recomienda: Sí a la Proposición 57
Foto: Archivo

Durante años, la principal solución que los líderes de California propusieron para luchar contra el crimen fue crear más y más leyes para añadir años de prisión a las condenas ya existentes.

Otra de las estrategias, fue dar a los fiscales el poder de decisión para juzgar a los menores de edad como adultos.

El resultado de estos años de mano dura fue el crecimiento de la población carcelaria a niveles nunca antes vistos. California tiene el presupuesto más alto de prisiones en el mundo, y más de 100,000 personas en prisión.

Estas leyes tuvieron como resultado que muchos condenados por delitos no violentos tuvieran que pasar un tiempo prolongado en la cárcel, no por ese delito en particular, sino por agravantes como pertenencia a una pandilla o por delitos previos por los que ya habían sido liberados.

En este momento, el estado de California está bajo orden federal de reducir su población carcelaria, que supera las 100,000 personas en 34 prisiones, debido a la ilegal sobrepoblación.

La Ley de Seguridad pública y rehabilitación de 2016, patrocinada por el gobernador de California Jerry Brown y apoyada por líderes policiales como el jefe de policía de Los Ángeles Charlie Beck, busca la manera responsable de disminuir la sobrepoblación carcelaria y al mismo tiempo, incentivar que reos participen en programas de rehabilitación y estudio.

La Proposición 57 permitiría que condenados por delitos no violentos tengan acceso a una audiencia de libertad condicional después de cumplir su condena básica y cuando estén comenzando a cumplir los períodos añadidos por agravantes.

Esto no afectaría a los presos por los delitos más graves como asesinato, violación o robo a mano armada y la mayoría de los delitos sexuales. Además la medida no significa una liberación automática sino solamente la oportunidad de tener una audiencia ante la Junta de Libertad Condicional.

La Junta de Libertad Condicional es muy estricta y el año pasado solo aceptó liberar al 17% de las personas que fueron elegibles para una audiencia.

El principal argumento del gobernador Jerry Brown a favor de esta medida, es que al permitir más créditos por participar en programas y tener buena conducta, hay más incentivos de rehabilitación para los detenidos que si se les da una condena fija u obligatoria.

En segundo lugar, la medida devolvería a los jueces del sistema juvenil la decisión si juzgar a menores de edad en el sistema criminal para adultos. Creemos que es obvio que esta decisión debe recaer sobre un juez y no sobre un fiscal, que tiene una postura adversaria hacia el individuo.

Estamos de acuerdo en que delitos graves merecen castigo, pero también creemos, como el gobernador Brown, en las bondades de la rehabilitación. Hasta ahora no hay un esfuerzo serio para cambiar o reformar las duras leyes de sentencia en California y miles de personas seguirán recibiendo penas extremadamente severas, no importa lo que pase con esta medida.

Por otro lado no estamos de acuerdo en que la solución contra toda criminalidad está en sentencias cada vez más largas. La oposición a esta iniciativa parece creer que mientras más tiempo alguien esté en la cárcel, por desproporcionado que sea el castigo, el resultado será mejor.

Pero nosotros creemos que la solución a la criminalidad no es más encarcelamiento, tampoco construir más cárceles, que es hacia donde nos dirigimos si no se toman medidas adicionales para reducir la población carcelaria, sino la inversión de más recursos de California en rehabilitación, educación y lucha contra la pobreza.

¡Sí a la proposición 57!

Te recomendamos