Exsenador Ron Calderón a prisión por 3 años por fraude

Calderón ha sido condenado tras reconocerse culpable de haber recibido sobornos por valor de más de $150,000

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Exsenador Ron Calderón a prisión por 3 años por fraude
El exsenador estatal Ron Calderón ha sido condenado por aceptar y exigir sobornos, lavado de dinero y fraude.
Foto: Archivo

Ron Calderón, antiguo senador demócrata por Montebello, fue sentenciado el viernes a tres años y medio en una prisión federal tras admitir ser culpable de fraude por aceptar dinero de partes interesadas.

Antes de él, su hermano Tom Calderón, antiguo asambleísta de Montebello, había sido condenado a 10 meses de cárcel el 12 de septiembre por lavado de dinero, tras ocultar los miles de dólares en sobornos que recibió Ron.

Calderón fue acusado de solicitar y aceptar sobornos por valor de al menos $100,000 en efectivo, además de recibir viajes en avión, comidas gourmet, pases en resorts de golf y trabajos para sus hijos; a cambio de apoyar u oponerse a leyes a conveniencia de quienes pagaban.

Foto de archivo del entonces asambleísta Tom Calderon.
Foto de archivo del entonces asambleísta Tom Calderon. (Foto: Archivo)

Hace cuatro meses, el exsenador reconoció haber aceptado sobornos de Michael Drobot, Sr., el antiguo CEO de Pacific Hospital of Long Beach, que estaba orquestando un fraude sanitario a gran escala, del que se declaró culpable en junio de 2014. A cambio de ayudarle a mantener el fraude, el hospital “contrató” a su hijo y le pagó $10,000 a lo largo de tres veranos durante los que no trabajó más de 15 días y solo rellenando papeleo.

Calderón admitió también aceptar sobornos de agentes infiltrados del FBI que se hicieron pasar por cineastas que querían cambios en el programa de impuestos al cine de California. Permitió que un agente encubierto canalizara $30,000 hacia él a través del Calderon Group como pago por dar su apoyo a una ley (que no llegó a aprobarse) que hubiera permitido bajar el umbral de impuestos al cine en el estado de $1 millón a $750,000.

Además, el agente “contrató” (entre comillas otra vez) a la hija de Calderón para un trabajo al que no tenía que presentarse y por el que ganó $3,000 al mes; e inyectó $5,000 en la matrícula de los estudios de su hijo.

En total, los sobornos ascendieron a $156,099 en pagos directos (algunos de los cuales se hicieron por correo) o beneficios fiscales. Así lo ha denunciado el fiscal  Mack Jenkins. Calderón, afirmó Jenkins, “vendió su voto no solo para poder pagarse una vida por encima de sus posibilidades, si no para los fines más banales y predecibles de la corrupción – lujos, fiestas y personas ostentosas“.

El abogado de Calderón Mark Geragos había solicitado que la juez del caso, Christina Snyder, lo sentenciara solo a arresto domiciliario. De acuerdo a Geragos, Calderón era una víctima de un ardid político para crear un crimen que no existía.

Jenkins, por su parte, había pedido 5 años de prisión, un año de libertad vigilada, el pago de una multa de $7,500 y la imposición de 250 horas de servicios a la comunidad. La petición de la defensa de no decretar ni tiempo en prisión, multas ni servicios comunitarios para Calderón era, para Jenkins, un fracaso a la hora de desincentivar a otros políticos a la hora de cometer corrupción y un respaldo a la idea de que un funcionario electo podía “abusar repetida y flagrantemente la confianza del electorado” con el mínimo castigo.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos desestimó 23 cargos contra Jenkins por corrupción pública, fraude postal, sobornos y lavado de dinero. Finalmente, se llegó a la sentencia de 3 años y medio de prisión.

El escándalo sacudió al Senado y a la familia Calderón, de larga trayectoria política. Además de Tom y Ron, un tercer hermano, Charles, se vio afectado cuando perdió la carrera por un asiento en la Corte Superior de Justicia del condado de Los Ángeles a consecuencia del descrédito hacia su familia.

Te recomendamos