Magic Wheelchair: no es la cura para la enfermedad, es la cura por un día

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook
Magic Wheelchair: no es la cura para la enfermedad, es la cura por un día
Foto: Magic Wheelchair

El 31 de octubre en Estados Unidos se celebra Halloween y es tradición que los niños salgan a pedir dulces: “Trick or treat”. Los niños se disfrazan y participa toda la familia y amigos.

Ryan Weimer le encanta hacer disfraces para sus 5 hijos, pero 3 de ellos sufren de Atrofia Muscular Espinal (SMA). Keaton, el primero, fue diagnosticado a los 9 meses, y esta enfermedad no le permite tener control de sus piernas.

Es por esto que sus hijos deben usar sillas de ruedas para poder moverse y quizás no usar los mismos disfraces que otros niños. Pero, este padre decidió transformar la silla de ruedas en una ventaja y crear increíbles disfraces para sus hijos. Así ellos se sentirían más incluidos y no diferentes a los otros niños.

Magic Wheelchair ¿Cómo nace?

En 2008 Ryan se preparaba para disfrazar a sus hijos y le preguntó al mayor, Keaton qué quería usar ese halloween, su hijo le respondió “¡Quiero ser un pirata!. Conseguir un disfraz de pirata, no era difícil, pero él quería hacerlo especial y decidió que como pirata, su hijo necesitaba un barco.

Usando como base del diseño la silla de ruedas de su hijo, creo un barco. Cuenta que la tarea no fue sencilla, ni barata, pero el resultado valió totalmente la pena. Repitieron esta idea junto a la esposa de Ryan se fueron volviendo expertos en disfrazar a sus hijos incluyendo sus sillas.

El primer disfraz de Keaton
El primer disfraz de Keaton

En el año 2014, se decidieron y lanzaron una campaña en Kickstarter, un sitio que ayudar a reunir dinero para beneficencia, y crear el proyecto más grande hasta ese minuto. La idea era crear disfraces para Keaton y su hermano menor Bryce basados en la película “Cómo entrenar a tu dragón”. La campaña pretendía lograr 1500 dólares y recaudó más de 6000 dólares.

Después de esta experiencia, la gente le decía que vendiera sus disfraces, pero este padre decidió fundar Magic WheelChair en 2015, una organización sin fines de lucro, que dedica a crear estos disfraces. Hoy cuenta con 100 voluntarios y ya tienen listos los disfraces para los niños beneficiados este año.

Te recomendamos