Buscaban a su madre en el hospital, pero los mandaron con el forense

Rosa Alba Ruiz, madre y abuela de 53 años, fue una de las víctimas mortales del trágico accidente del domingo

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Buscaban a su madre en el hospital, pero los mandaron con el forense
Al menos 13 personas murieron en el accidente en Palm Springs.
Foto: EFE

Rosa Alba Ruiz solía visitar los casinos del sur de California a menudo.

De hecho, según su familia, la abuela de 53 años concurría estos lugares de apuestas con frecuencia, hasta semanalmente. Y acudía a ellos en autobús.

Fue por ello que cuando la familia de Alba Ruiz se enteró del accidente de bus y un tráiler sobre la autopista 10 en Desert Hot Springs, ocurrido la mañana del domingo, rápido corrieron a hospitales locales para cerciorar que ella fuera uno de los 31 sobrevivientes.

El accidente dejó como saldo 13 muertos.
El accidente dejó como saldo 13 muertos.

El saldo de muertos de esa mañana pronto escaló a 13, detalló el jefe de la Patrulla de Caminos de California Jim Abele el domingo por la tarde. Los heridos fueron trasladados a tres hospitales de la zona de Palm Springs, la mayoría de los pasajeros era de origen latino.

Y así fue que Claudio Fernández y familia, quien dijo al Los Angeles Times que Alba Ruiz estaba casada con su tío, recorrieron esos tres centros médicos, preguntando de manera desesperada por la madre de tres y abuela de cuatro.

No lograban conseguir respuesta alguna, hasta que en el último hospital se les ordenó acudir a la oficina del médico forense.

Ahí se enterarían que la mujer fue una de las 13 víctimas mortales.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

“Ir a los casinos era una de sus pasatiempos, lo amaba”, afirmó Fernández. Quién diría que tal pasatiempo sería el último que disfrutaría.

Así como la lamentable historia de la familia de Alba Ruiz, otras doce families esperan respuesta del médico forense quien aún trabaja en identificar cada cuerpo.

Diez de las víctimas eran mujeres y los otros tres hombres, todos entre las edades de 20 a 70 años.

De los heridos, al menos cinco siguen en cuidado intensivo, dado que la mayoría de las heridas se dieron en el rostro de las víctimas. A muchos, según Abele, se les tuvo que realizar cirugía plástica.

(Foto: EFE)
(Foto: EFE)

El autobús hacía el recorrido desde el casino Red Earth, a unos cincuenta kilómetros al sur de la ciudad californiana de Indio, hacia Los Ángeles cuando chocó de forma muy violenta con la parte trasera de un gran camión en la autopista interestatal I-10.

Las autoridades creen que la mayoría de las víctimas viajaba en las primeras filas del autobús, cuyo conductor fue uno de los fallecidos.

Abele explicó que el vehículo circulaba a tal velocidad que al empotrarse con el camión éste entró unos cuatro metros y medio en la parte delantera del autobús.

Se cree que los pasajeros del autobús viajaban todos sentados y durmiendo.

Hasta el momento, se especula que el conductor viajaba a una velocidad que superaba la del tráiler, este análisis derivado por lo devastador del choque.

Se espera poder recolectar información del registro de datos instalado en el vehículo, para así poder ver números exactos. Sin embargo, debido al año de fabricación –1996- el autobús podría no estar equipado con uno.

“Podríamos no averiguar exactamente qué ocurrió, ya que el conductor murió”, dijo Abele durante la conferencia de prensa.

Te recomendamos