‘Mi mamá ya estaba descansando cuando la encontramos’

Identifican a las víctimas mortales del accidente; sus familiares lloran su partida

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

‘Mi mamá ya estaba descansando cuando la encontramos’
Jennifer Ruiz llora la muerte de su madre, Rosa Ruiz (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

Cuando Jennifer Ruíz se enteró de que su mamá iba en el mismo autobús que se estrelló el pasado domingo en Hot Desert Springs, corrió a buscarla en varios hospitales.

Cuando la encontramos mi mamá ya estaba descansando. Al menos ahora ya no tiene nada de que preocuparse”, cuenta Jennifer con la voz quebrada al recordar su angustia por no saber de ella por varias horas.

Rosa Ruíz, de 53 años, forma parte de las 13 víctimas mortales del accidente reportado a las 5:27 a.m. sobre la carretera 10 y en el que sobrevivieron 31 personas.

“Mi mamá era vida y una mujer magnífica. Era muy alegre… Si yo no tenía un buen día me decía ‘¿por qué lloras Jenny? Solo vives una vez’”, cuenta la joven.

Ella, junto a familiares y amigos, se reunieron ayer en la intersección de la avenida Vermont y el bulevar Olympic, en Koreatown, lugar de donde solía partir el autobús siniestrado de USA Holiday Bus, que transportaba pasajeros a diversos casinos desde Los Ángeles.

En dicha esquina, flores y veladoras fueron dejadas para Rosa Ruíz, quien deja a sus tres hijos y cinco nietos.

Otras personas acudieron porque conocían a Teódulo Elías Vides, quien iba al volante del autobús cuando se dio el violento impacto.

Las autoridades aún intentan determinar las causas del accidente. Algunas hipótesis apuntan a que el conductor no frenó, otras a que tal vez se haya quedado dormido. Nada es certero aún, pero no se descarta error humano, dijeron las autoridades.

Sin embargo, María Botero, quien había viajado con Vides con anterioridad, asegura que él era muy responsable.

“Yo voy dos o tres veces al año [al casino] y se le veía bien respetuoso. Aconsejaba a la gente ‘jueguen y si ganan aprieten el dinero porque los dueños de los casinos son ricos y ustedes no’, y a la gente les daba risa”, cuenta Botero.

Botero agrega que el conductor, quien también falleció en el choque, contaba que tenía cerca de 30 años de experiencia y que confiaba en él. “Las veces que viajé en su autobús y me tocó [sentarme] cerca lo veía comiendo semillas y tomando agua [mientras manejaba]. Nos ponía música de los años 60 y la gente iba bien a gusto”, dice Botero a La Opinión.

Y agrega que sería buena idea que así como los casinos les pagan a las empresas por llevar gente a sus negocios también deberían “poner buenas aseguranzas y les den una habitación a los drivers [conductores] para descansar”.

Las personas que iban en el autobús visitan los casinos y vuelven a la Ciudad en horas. “Usted sale de aquí [Los Ángeles] a las 8 de la noche, llega a las 10, juega y a las 3 de la mañana sacan a la gente para limpiar los casinos”, narra Botero.

La investigación

La causa que provocó el accidente podría darse a conocer en los próximos 10 días, así lo señaló la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) ayer durante una conferencia de prensa.

Según NTSB, 10 investigadores de varios estados, incluyendo Colorado, Maine y California, se enfocarán en la investigación del accidente para eventualmente conocer la o las causas del mismo y poder emitir recomendaciones al gobierno federal para evitar futuros accidentes.

Earl Weener, investigador de NTSB, dijo que la investigación se conformará de varios elementos: el factor humano, las condiciones de la autopista, del vehículo y del chofer, y la asistencia a los heridos y familiares de las víctimas.

Weener añadió que el factor humano será para investigar si el chofer del autobús sufrió algún ataque al corazón o desmayo que lo imposibilitó de reaccionar o que tal vez el cansancio o alcohol en el sistema jugara un papel importante. Agregó que se investigará por qué el chofer del camión pesado iba a lenta velocidad.

La investigación, que durará entre cinco y siete días, se enfocará también en las condiciones de la autopista, en cuanto al señalamiento existente a la hora del accidente, cuánta iluminación o que tan rápido fluía el tráfico.

La investigación también analizará el historial mecánico del autobús Motor Coach Industries del Año 1996 y el historial de manejo del conductor del autobús, Teódulo Vides.

Familiares y amigos de algunas de las víctimas acudieron a Koreatown a dejar flores y veladoras. / Foto: Aurelia Ventura
Familiares y amigos de algunas de las víctimas acudieron a Koreatown a dejar flores y veladoras (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Las autoridades corroboraron que Vides conducía el autobús y que es muy probable que estuvo en el Casino por varias horas. Según las investigaciones preliminares, Vides era dueño del camión y ofrecía excursiones a varios casinos locales e incluso viajes a Las Vegas, Nevada, junto a su esposa Julie Vides. Se desconoce si ella estaba en el autobús durante el accidente.

Heridos

Según Richard Ramhoff, portavoz del Centro Médico Regional del Desierto, cuatro de los 14 pacientes que fueron internados de emergencia continuaban en condición crítica; uno en condición seria y uno en condición estable. Nueve pacientes fueron dados de alta durante las horas de la noche del domingo, dijo.

Familiares de los heridos no estaban en condiciones para brindar declaraciones a los medios, señaló Ramhoff a La Opinión. Sin embargo, en entrevista telefónica, Bryan Ramírez, de 25 años de edad y nieto de Zoila Aguilera, víctima mortal, dijo que su abuelita siempre fue muy luchadora, trabajadora y que nunca se rindió en la vida.

Jennifer Ruiz cuenta que su mamá era una mujer muy alegre y lleva de vida. / Foto: Aurelia Ventura
Jennifer Ruiz cuenta que su mamá era una mujer muy alegre y lleva de vida (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Autobuses en Estados Unidos con cinturones de seguridad para 2017

Todos los autobuses de turismo nuevos en Estados Unidos tendrán que contar con cinturones de seguridad en cada asiento a partir de noviembre de 2016, como parte de un mandato aprobado por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA).

En la actualidad, los únicos autobuses que requieren por ley llevar cinturones con correas para el hombro y la cintura son los ómnibus de escuela en California, Florida, Louisiana, New Jersey, New York y Texas .

Hoy, la ausencia de cinturones de seguridad en los autobuses de turismo es muy común, lo que pone en riesgo la vida de los pasajeros.

Según datos de NHTSA, cada año mueren en promedio 21 personas durante accidentes de tránsito mientras viajan en autobuses de turismo.

Equipar los autobuses con cinturones de seguridad reducirá el número de víctimas mortales en un 44 por ciento y el número de heridos en un 45 por ciento, indicó NHTSA en su momento.

La medida llega demasiado tarde para las 13 personas que perdieron la vida el último domingo en la madrugada durante el accidente de tránsito en Hot Desert Springs.

Investigaciones preliminares indican que el autobús de la empresa privada USA Holiday, con sede en Los Ángeles, no contaba con cinturones de seguridad en sus asientos, lo que pudo empeorar las lesiones y ocasionar fatalidades.

Según Eric Weiss, investigador de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB), parte de la investigación del accidente mortal se enfocará en la ausencia de los cinturones de seguridad y se concluirá si dichos cinturones hubieran o no salvado vidas.

La ley actual establece que los autobuses cuenten con cinturones de seguridad en el asiento del chofer y los asientos delanteros, pero no requiere cinturones en cada butaca, lo que pone al pasajero en riesgo de ser expulsado no solo de su lugar sino al exterior del transporte en caso de un accidente.

Cifras nacionales indican que los 29,000 autobuses de turismo existentes en Estados Unidos transportan a 700 millones de pasajeros cada año.

Dado que el ciclo de vida de un autobús de turismo es de entre 20 y 25 años, tomará mucho tiempo para que todos los autobuses de turismo estén equipados con cinturones.

El nuevo reglamento dicta que cada asiento cuente con un cinturón de seguridad que apriete la cintura y el hombro.

La esquina del bulevar Olympic con la avenida Vermon era el lugar de donde partía el autobús siniestrado rumbo a los casinos. / Foto: Aurelia Ventura
La esquina del bulevar Olympic con la avenida Vermon era el lugar de donde partía el autobús siniestrado rumbo a los casinos (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Los viajes con destino al juego

Los casinos ubicados en la región de Inland Empire, incluyendo el Valle de Coachella, son un imán para decenas de personas radicadas en la zona de Los Ángeles que todos los días acuden a jugar con la ilusión de hacerse millonarios. Muchos, atraídos por las ofertas de los casinos, acuden en autobuses de turismo casi siempre con un boleto gratuito u obtenido a muy bajo costo.

Para Micaela Moreno, de 66 años de edad y residente de Pomona, el hecho de que el pasaje sea gratis y que la mayoría de los casinos “regalen” dinero para jugar, además de ofrecer comida gratuita a los clientes frecuentes, es suficiente para abordar el autobús sin pensar dos veces en su seguridad.

“Pero ya no, ya me dio miedo. Los casinos no pierden, solo te enganchan, te ofrecen dinero para jugar, pero ya entrando pierdes todo”, comentó Moreno, quien frecuenta los casinos con amplia regularidad. “Con este accidente ya lo tendré que pensar dos veces”.

Moreno explicó que el casino requiere una estancia de por lo menos cuatro horas a cada visitante como parte del trato para poder recibir dinero, o crédito, para jugar. Moreno dijo que la mayoría de los visitantes son personas de la tercera edad, jubilados o incapacitados para trabajar.

Todos los días, camiones llenos de gente llegan a los casinos. Lo que hace el vicio. Pero también muchos lo hacen para distraerse, para no estar en la casa encerrados”, añadió.

El gancho

Cada casino opera con diferentes empresas de transporte. Algunas ofrecen $40 de crédito a los nuevos miembros, otras dan $38 a cambio de jugar $20. Para llegar al Casino San Manuel, en la ciudad de Highland, desde Los Ángeles el turista suele pagar entre $10 a $25 por persona, con la promesa de que el casino les dará como crédito $25 para jugar. En aprecio al servicio del chofer, cada pasajero dona un mínimo de $2 por viaje.

Con información de Aurelia Ventura

Te recomendamos