Programas motivan la lectura en niños latinos

Se busca reducir la brecha entre los estudiantes hispanos y anglosajones

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Programas motivan la lectura en niños latinos
Si los niños empiezan a leer desde pequeños mejoran en el aprendizaje de idiomas (Foto: Getty Images)

La guatemalteca Verónica Pacheco es la nana de un niño anglosajón quien ha demostrado interés en la lectura y el aprendizaje de cosas nuevas en su primer año de edad.

El lunes por la mañana ambos se reunieron junto a un grupo de padres de familia y otras nanas quienes también llevaron a sus niños al programa “Where the Story Begins” (Donde la historia comienza) en la ciudad de Santa Mónica.

El programa ofrecido una vez a la semana para niños de 0 a 5 años está dedicado a reforzar la relación entre padres—o nanas—e hijos y provee materiales adecuados para que los pequeños aprendan de forma fácil e interactiva.

En Santa Monica el programa de aprendizaje a temprana edad esta ayudando a niños menores de 5 años. (Foto: Jacqueline García/La Opinión)
En Santa Mónica el programa de aprendizaje a temprana edad está ayudando a niños menores de 5 años (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

Los niños latinos leen menos y peor

Durante sus seis años de trabajadora como nana, Pacheco dijo que ha notado la diferencia en el aprendizaje de los niños anglosajones y los latinos.

“Aquí yo le puedo leer hasta cinco libros [al niño] en un día y él no se aburre y me pide más”, dijo Pacheco de 43 años de edad. “En cambio cuando veo a mi sobrino y le quiero leer solo tengo su atención unos minutos y después quiere ir a ver la televisión o jugar su tableta”, agregó.

Estudios revelan que el aprendizaje a temprana edad es crítico para los niños. First 5 LA descubrió que únicamente el 50% de los niños del condado de Los Ángeles de 0-5 años reciben algún tipo de lectura y solo el 44% de niños en el tercer grado pueden leer al nivel adecuado.

Los estudiantes latinos han avanzado académicamente en la última década, pero un cuarto de ellos aún no domina la lectura, y en algunos estados están más de tres grados atrasados de sus compañeros.

Esto se encontró en el nuevo reporte de Child Trends Hispanic Institute, que examinó el progreso de los estudiantes latinos en la lectura de 2005 a 2015, usando información de las pruebas de Progreso Educacional de una Evaluación Nacional.

Ver a estudiantes latinos con dificultades para leer es preocupante, en parte porque tener una buena capacidad para leer es fundamental para entender qué te enseñan en la escuela y para ser exitoso en el trabajo“, dijo Mónica Ramos, a una investigadora de Child Trends y la autora del estudio.

“Los estudiantes que tienen una capacidad pobre en lectura para el final del tercer grado, son menos propensos a entender qué se enseña en los grados que vienen”, menciona el reporte.

Si hablamos de niños latinos, el 42% de lo que ingresan al jardín de niños están en el cuarto inferior de alumnos en disposición para lectura; mientras que solo el 18% de niños anglosajones cae en esta categoría. Al llegar al tercer grado, el 33% de niños latinos manejan el inglés comparado con el 64% de anglosajones.

Los expertos aseguran que la lectura desde pequeños refuerza el habla, el aprendizaje del idioma y la comprensión lectora a temprana edad.

Por su parte, Patti Oblath, directora ejecutiva de Connections for Children, organización no lucrativa a cargo del programa, dijo que la razón por la que muchos niños no están listos cuando entran al kínder es debido a factores sociales y emocionales.

“Al venir a este grupo les da una oportunidad de interactuar con otros niños, aprenden a respetar y a divertirse”, dijo Oblath.

Christine Tafoya, entrenadora de desarrollo de aprendizaje con el programa dijo que ha notado que usualmente las mamás latinas socializan entre ellas pero no necesariamente se sientan con los niños. “[Nos] toma más [tiempo] explicarles la importancia de porqué deben interactuar con ellos”, dijo estimando que tal vez los latinos no ven la importancia de leer con los niños.

Sin embargo, la idea de que los latinos están desinteresados por el aprendizaje a temprana edad de sus hijos está cambiando ya sea por la inmersión a nuevas culturas o porque las nuevas generaciones piensan diferente, dice Marylynn García de 23 años quien tiene dos hijos de 3 y 1 año de edad.

Los dos hijos de Marylynn García pasan tiempo en un centro de niños que les ofrece mejor aprendizaje. (Suministrada)
Los dos hijos de Marylynn García pasan tiempo en un centro de niños que les ofrece mejor aprendizaje (Foto: Suministrada)

Mientras ella asiste a la universidad sus hijos se quedan en un centro de cuidados de niños y ahí les ofrecen libros para leer, dijo García.

“Como madre he aprendido que no solamente les mejora su vocabulario pero también están a un nivel más avanzado”, aseveró García quien dijo sentirse “muy orgullosa” cuando su hijo de 3 años sabe palabras que otros niños no.

García explicó que en su centro de cuidados de niños el pequeño escoge sus libros o a veces se los escogen para que los lleve a casa y García se encarga de leerles por las tardes.

García explica que su hija menor Madison, de un año, ha encontrado interés por la lectura. (Suministrada)
García explica que su hija menor Madison, de un año, ha encontrado interés por la lectura (Foto: Suministrada)

Por su parte, Pacheco aceptó que fue gracias a su trabajo como nana que ha aprendido a prestarle más atención a su hija de 15 años de edad.

“Cuando llego a la casa hago la comida y después me tomo por lo menos media hora para revisar sus cuadernos”, dijo Pacheco. “Si me da más tiempo entonces leemos juntas un capítulo del libro que ella esta leyendo”. Esto es algo que ella nunca practicó con su hija mayor de 23 años.

Ayuda para niños

En Los Ángeles hay una diversidad de ayuda para niños de todas las edades: First 5 LA para los más pequeños, los programas que ofrecen una guía para después de la escuela en los distritos escolares y el apoyo voluntario como Reading Partners (Compañeros de lectura).

Esta organización se enfoca en que los alumnos que cursan el cuarto grado puedan leer al nivel mediante la ténica de tutoría uno a uno.

También está la organización Reading to Kids, que inició con ocho voluntarios para leerle a tan solo 20 niños; hoy creció y hoy cuenta con 360 personas para ofrecerles lectura a 867 estudiantes en ocho escuelas de la Ciudad cada mes.

Pacheco dijo que ella ha corroborado de primera mano que si los padres se esfuerzan sus hijos pueden estar mejor.

Todos llegamos cansados del trabajo pero debemos ayudar a nuestros hijos”, dijo. “También hay programas en las escuelas que educan a los padres y debemos participar”, aseveró.

Uno de estos es Families in Schools, una organización no lucrativa que se asocia con las escuelas públicas de Los Ángeles para ofrecer una mejor educación a los niños y al mismo tiempo enseña a los padres y a la comunidad en general a estar involucrados para que los pequeños tengan un futuro sobresaliente.

 

Te recomendamos