Editorial: El alto costo de la salud

La Ley de Cobertura Médica Accesible (ACA) debe ser reajustada

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Editorial: El alto costo de la salud
Gracias a la reforma de salud (Obamacare), más hispanos en EEUU tienen seguro médico.
Foto: Archivo

Es una mala noticia que las primas de la Ley de Cobertura Médica Accesible (ACA), conocida como Obamacare, suban hasta un promedio de 25% para un importante sector de beneficiarios. La ley ha reducido drásticamente la cantidad de personas que no tiene seguro médico y requiere de un respaldo bipartidista para las correcciones necesarias.

En el año 2010 había 48.6 millones de estadounidenses sin una cobertura médica, hoy esa cifra es de 27.3 millones o sea el 8.6% de la población, el porcentaje más bajo que se tenga memoria. En este sentido, Obamacare es un éxito porque su meta es reducir la cantidad de gente que no podía comprar un seguro médico.

Los latinos y las personas de menores ingresos son los más beneficiados ya que reciben subsidios para comprar su plan de seguro de salud. Pero para eso, otra gente tiene mayores primas y deducibles más elevados.

El estimado oficial calcula un aumento de 25% en cerca de 38 estados que dependen del mercado federal de seguros y 22% para los Estados que hicieron su mercado estatal. También se han reducido la cantidad planes disponibles para el consumidor en diferentes Estados.

El caso extremo es el de Arizona que cayó de 65 planes a cuatro y se estima que 21% de los clientes en Estados que están en el mercado federal tendrán una sola aseguradora para elegir en comparación a solo 2% en 2016.

Uno de los problemas es que no existe el equilibrio necesario entre gente enferma y saludable para que sea rentable para las compañías de seguro, los jóvenes no se registraron en la cantidad esperada. Esto hizo que las aseguradoras se retiraran de los mercados del Obamacare, dañando la competencia anticipada, que era la que iba a controlar el costo.

Los estados más perjudicados son los que dependen del mercado federal porque sus gobernadores o legisladores republicanos se negaron a hacer uno estatal, como parte de un esfuerzo para hacer fracasar la ley.

Los republicanos del Congreso quieren eliminar el Obamacare para reemplazarlo por un conjunto de medidas que no reducirá costos y dejará a más gente sin cobertura médica, porque ese no es su principal interés.

El ACA necesita reajustes para ir adaptándolo a la circunstancias cambiantes, es normal porque el sistema respeta y depende del mercado libre. El mayor problema para eso son el interés político que prefiere destruirlo en vez de repararlo.

Te recomendamos