Prohibición de la Iglesia Católica sobre cenizas de sus difuntos molesta a fieles

Quienes guardan los restos de sus seres queridos en sus hogares, no ven mal esta práctica porque piensan que no hay mejor sitio que estar rodeado de la familia

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Prohibición de la Iglesia Católica sobre cenizas de sus difuntos molesta a fieles
Lisette Morán sostiene el osito de peluche donde guarda las cenizas de su hija (Foto: Suministrada)

Cuando Lisette Morán Delgado, una católica que reside en Norco, condado de Riverside, se enteró que la Iglesia Católica no permitirá más que las cenizas de los seres queridos se dispersen en el mar, el aire o las montañas, ni se guarden en la casa o se conviertan en recuerdos conmemorativos como objetos de decoración y otros, se sintió en aprietos.

“Desde hace siete años, pusimos las cenizas de mi bebé en un osito de peluche. Ella murió al poco tiempo de nacer porque tenía un defecto en el corazón. Pensamos primero en enterrarla en el panteón, pero estaba tan chiquita que decidimos cremarla. Por Internet, conseguimos el osito y ahí metimos la urna que permanece en el buró al lado de mi cama”, dice.

Esta madre comenta que respeta mucho a la Iglesia Católica, pero dice que para su familia no hay lugar más sagrado que poner la urna con las cenizas de su hijita en su propio hogar con sus padres y al lado de sus tres hermanitos.

Desde hace siete años, los restos de la pequeña hija de Lisette Morán reposan en este osito de peluche. (foto suministrada).
Desde hace siete años, los restos de la pequeña hija de Lisette Morán reposan en este osito de peluche (Foto: Suministrada)

Realmente entro en conflicto al enterarme de esta decisión por parte de la Iglesia. Cuando trajimos sus cenizas a la casa, decidimos que sí la vamos a enterrar en un cementerio, pero con el primero de los padres que muera. Ya sea su padre o yo. Es una decisión tomada”, expone.

Ojalá, indica, que esta prohibición del Papa Francisco aplique para los nuevos difuntos pero no para quienes ya tomaron la decisión de tener sus cenizas en sus casas o que ya las han dispersado en distintos puntos de la naturaleza.

En nuestra casa, los niños más pequeños respetan el osito dónde están los restos de su hermana. En su cumpleaños le cantamos las mañanitas. No veo cuál es el problema”, expone un tanto preocupada por la decisión del Vaticano.

No está de acuerdo con decisión del Papa

María Guerra, una residente de Los Ángeles, mantuvo por cuatro años en su casa las cenizas de su esposo dentro de un jarrón. “Apenas hace unos meses se las entregué a mi hija. Le propusé que buscáramos un lugar para ponerlas y ella me pidió un par de años antes de hacerlo y se las llevó a su casa”, precisa.

Lisette Morán al lado de sus hijos, sostiene el osito de peluche donde guarda las cenizas de su hija que murió al mes de nacida. (foto suministrada).
Lisette Morán al lado de sus hijos, sostiene el osito de peluche donde guarda las cenizas de su hija que murió al mes de nacida (Foto: Suministrada)

Soy católica, pero no estoy de acuerdo con esta prohibición de la Iglesia. Yo no miro mal tenerlas en la casa en lugar de ponerlas en un cementerio. Esa es una decisión de los dolientes y de cada familia. Y mientras las cenizas sean manejadas con respeto en el hogar no veo problema alguno”, considera.

“Mi hija mantiene las cenizas de su padre en un lugar privado, no a la vista de las visitas. Alguna gente se incomoda cuando sabe que tiene los restos de un ser querido en su casa”, expone.

Guerra dice que un asunto que la Iglesia no tomó en cuenta es que al menos en Estados Unidos, un sepelio en un panteón cuesta mucho dinero.

A veces, de momento, no hay dinero para enterrar a alguien en un cementerio. También una cripta en un lugar sagrado cuesta alrededor de 5,000 dólares. La gente no tiene para hacer esos gastos, sobre todo cuando son inesperados. Cremar el cuerpo y llevártelo a tu casa te resuelve el problema económico mientras decides dónde los pondrás a descansar para el resto de la eternidad”, menciona.

Te recomendamos