Contaminación del aire por petróleo y gas

Más de 1.8 millones de latinos viven dentro de media milla de distancia de una instalación de petróleo y gas

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook

La contaminación por petróleo, gas y otros combustibles son un grave problema para nuestro país. Estos contaminantes no conocen fronteras, y pueden afectar a las comunidades por toda la nación. Sin embargo, este es un problema especialmente grande en las comunidades latinas. De las más de 9 millones de toneladas de contaminación de metano y químicos tóxicos que la industria petrolera y de gas liberan en nuestro aire cada año, los impactos a la salud son sentidos más severamente por la población latina de nuestro país.

Un nuevo informe publicado esta semana titulado “Comunidades Latinas en Riesgo” describe los impactos muy reales que la contaminación proveniente de las instalaciones de petróleo y gas pueden tener en nuestras poblaciones latinas. El reporte describe las tasas desproporcionadas de ataques de asma, días de escuela perdidos y en algunos condados el riesgo de cáncer que los latinos sufren a manos de esta contaminación. Podemos hacer mucho más que lo que estamos haciendo actualmente para mitigar esta contaminación y los impactos que tiene en nuestra salud pública y bienestar, pero hasta que lo hagamos, las comunidades latinas son las que estarán pagando el precio.

La contaminación de metano es especialmente peligrosa para nuestro clima y la salud de nuestras comunidades. Atrapa más de 80 veces más calor que el CO2 a corto plazo y contribuye grandemente al creciente índice del cambio climático – el metano causa una cuarta parte de todo el cambio climático causado por el hombre.

La contaminación de metano generado por las industrias petroleras y de gas ya ha causado suficiente daño y no nos podemos quedar sentados y permitir que las compañías de petróleo y gas se salgan con la suya. Mientras que existen soluciones sensatas y de bajo costo para tapar fugas que permiten que el metano se escape en el aire, la industria petrolera y de gas ha fallado en implementarlas, anteponiendo los intereses financieros por encima de la salud de las comunidades como la mía.

Más de 1.8 millones de latinos viven dentro de media milla de distancia de una instalación de petróleo y gas y ese número ha ido creciendo con el tiempo. Otro 1.78 millones de latinos viven en condados que están por encima de los niveles de preocupación de la EPA por el mayor riesgo de cáncer debido a la contaminación proveniente de las instalaciones de petróleo y gas.

A nivel nacional, los niños latinos sufren más de 150,000 ataques de asma cada año como resultado del creciente esmog de la contaminación en instalaciones de petróleo y gas. Aquí en Washington, hay más de 3,500 ataques de asma cada año sufridos por niños latinos como resultado de esta contaminación, además más de 2,700 días de escuela perdidos.

Esta contaminación tiene consecuencias muy reales para nuestras comunidades y para nuestros niños, razón por la cual debemos actuar para frenarla. La Asociación Nacional de Médicos Hispanos se complace de ver que la Administración Obama está tomando los pasos necesarios para luchar contra el cambio climático, y tratar los principales problemas de salud de los que la contaminación de metano y los químicos tóxicos provenientes del petróleo y del gas son responsables. Apoyamos las nuevas regulaciones que fueron presentadas por la administración Obama para abordar las nuevas fuentes de contaminación de metano que constituyen un excelente primer paso.


La Dra. Elena Ríos es la Directora Ejecutiva de la Asociación Nacional de Médicos Hispanos.

Te recomendamos