Trabajadores de la costura piden a Ross que provea salarios dignos

Empresa dice que cumple con las leyes y require que sus contratistas lo hagan también

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Trabajadores de la costura piden a Ross que provea salarios dignos
Trabajadores de la costura exigen mejores salarios a Ross.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Alrededor de 100 personas marcharon en el centro de Los Ángeles el martes por la mañana para denunciar “el robo de salarios y violaciones de seguridad y salud” por parte de la tienda Ross Dress for Less.

Mariela Martínez, organizadora con el Centro de Trabajadores de Costura, dijo que la manifestación es en respuesta a la investigación que se publicó en febrero, la cual revela que tres compañías – incluyendo a Ross Dress for Less – dan un pago injusto a sus trabajadores.

Muchos de estos empleados están en las fabricas hasta 55 o 60 horas y solo reciben $250 dólares por semana, dijo Martínez.

10/25/16/ LOS ANGELES/Garment worker Carmen Torres joined dozens of garment workers and their supporters during a march and rally outside Ross, near the corner of Seventh Street and Broadway in Downtown Los Angeles, to bring attention to rampant wage theft and health and safety violations, according to organizers. Garment workers want to pressure the Ross Company to respond to workers demands and change conditions in LA factories. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Trabajadores de la costura se manifestaron frente a la tienda Ross Dress for Less en el centro de Los Ángeles este martes por la mañana. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Debido a que los trabajadores no son contratados directamente por Ross, la compañía no se siente responsable de sus salarios.

“Queremos que Ross pague mejor a sus manufactureros para que estos puedan pagar mejor a sus empleados”, añadió Martínez.

En un comunicado a esta redacción, la empresa Ross Stores indicó que ellos “toman muy en serio los temas laborales y requerimos que nuestros contratistas mantengan estándares de ética”.

“También trabajamos con el Departamento del Trabajo para asegurarnos que nuestros contratistas entiendan y cumplan con todas las leyes federales, estatales, locales e internacionales relacionadas con los productos que compramos y vendemos, y esto es un esfuerzo continuo”.

Carmen Torres, quien ya esta retirada, dijo que trabajó como costurera por 25 años y conoce de primera mano los tratos injustos que los trabajadores reciben y las fábricas insalubres donde pasan largas horas de jornada.

“Algunas fábricas aquí están en muy mal condición, con ratas, cucarachas, los baños bien sucios”, dijo Torres. “Muchos trabajadores tienen familias que mantener y muchos tienen que trabajar hasta 12 horas diarias para mantener a sus hijos”.

10/25/16/ LOS ANGELES/Garment worker Eufenia Llanocuro (R) joined dozens of garment workers and their supporters during a march and rally outside Ross, near the corner of Seventh Street and Broadway in Downtown Los Angeles, to bring attention to rampant wage theft and health and safety violations, according to organizers. Garment workers want to pressure the Ross Company to respond to workers demands and change conditions in LA factories. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Los activistas y trabajadores denunciaron que los contratistas de Ross Dress for Less pagan un salario “injusto” a sus empleados, algunos muy por debajo del salario mínimo. (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)

Martínez explicó que el trato injusto a los trabajadores comienza desde el momento en que la compañía paga a los manufactureros $1.70 por prenda para que sea hecha de principio a fin. Esto deja una ganancia de 6 a 10 centavos para cada trabajador.

Sin embargo, muchos trabajadores no reportan las injusticias debido al gran número de inmigrantes que no saben cómo funciona el pago del salario mínimo. En la mayoría del los países latinoamericanos esta ley no es estrictamente requerida, dijo Martínez.

Estimamos que hay alrededor de 44,000 costureros en Los Ángeles y más del 60% son indocumentados, agregó.

“A la protesta vinieron 20 trabajadores de fábricas y de ellos solo dos tienen documentos”, aseveró la activista. “Esta es una industria movida por la gente inmigrante”.

Con cantos que decían “¡Alto!¡Alto! Al robo de salarios” el grupo de personas caminó de la esquina de las calles Pico y Los Angeles a la tienda Ross de la calle séptima donde pidieron que se escuches sus peticiones.

María Vázquez dijo que tiene 20 años trabajando “con un salario misero que no es digno para mantener a una familia de cinco hijos”.

Vázquez pidió un salario digno porque ella, como madre soltera, dijo que trabaja desde las 7:00 a.m. hasta las 8:00 p.m. cuando es necesario.

10/25/16/ LOS ANGELES/Garment workers and supporters hold a march and rally outside Ross, near the corner of Seventh Street and Broadway in Downtown Los Angeles, to bring attention to rampant wage theft and health and safety violations, according to organizers. Garment workers want to pressure the Ross Company to respond to workers demands and change conditions in LA factories. (Photo Aurelia Ventura/ La Opinion)
Gran parte de los trabajadores de la costura son indocumentados y por eso muchas veces no denuncian el mal trato y los problemas de paga, dicen los activistas. (Aurelia Ventura/ La Opinion)

“Toda la semana trabajando entonces para nosotros no es vida esto, lo hemos llevado por necesidad”, aseveró.

La protesta finalizó en el ayuntamiento de la ciudad donde los protestantes esperan llamar la atención de los políticos.

“Queremos que la ciudad haga un comité que asegure los salarios mínimos, descansos y el bienestar de los trabajadores”, dijo Martínez.

Los trabajadores aseguraron que la lucha continuará y están planeando otro movimiento más grande para el 19 de noviembre justo antes de comenzar las grandes ventas de los días festivos de navidad y año nuevo.

Te recomendamos