Coyotes, un peligro en aumento en el sur de California

Se multiplican los ataques de estos animales, cuya población crece y se acostumbra a la presencia humana

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Coyotes, un peligro en aumento en el sur de California
Los coyotes se acercan a las zonas habitadas y atacan al ganado, poniendo en peligro a personas y otros animales (Foto: AP)
Foto: AP / Archivo

El 9 de octubre, un niñito de seis años fue atacado en Irvine por un coyote que lo mordió en el brazo e intentó arrastralo hacia la maleza. Afortunadamente su papá consiguió ahuyentarlo. Pero pese que hoy llegó la noticia de que se ha encontrado y sacrificado al animal responsable del ataque, esta clase de incidentes no hacen más que aumentar.

Un residente de Rancho Cucamonga se despertó la mañana del miércoles para encontrarse con su perrito dachshund, Oliver, muerto. Al revisar las imágenes de las cámaras de seguridad, descubrió que un coyote había conseguido saltar por encima del muro de siete pies de su propiedad y había atacado brutalmente a su mascota.

Las interacciones entre coyotes y humanos han aumentado en los últimos años, como consecuencia de varios factores: expansión de las áreas urbanas, aumento en la población de coyotes consecuencia de la gran cantidad de restos de comida humana o ganado de los que se alimentan, o ciertos comportamientos de la población que los atraen.

Especialmente en los últimos dos años, el número de ataques a mascotas y personas han incrementado. “Hemos tenido más mordiscos a humanos en el sur de California en el último año que en varios años juntos“, dijo la asesora sobre interacción entre personas y vida salvaje para la Universidad de California Niamh Quinn al OC Register.

Además del niño de 6 años de Irvine, otra niña de 2 años y dos adultos fueron víctimas de ataques de coyotes en la misma ciudad a lo largo de 2016. El área recreativa Grant Rea Park, en Montebello, tuvo que ser cerrada durante el verano después de que tres personas fueran mordidas por coyotes.

Pero son las mascotas las principales víctimas: solo en Seal Beach, 63 murieron tras ser atacadas por coyotes. En Huntington Beach, 93 fueron agredidas o asesinadas. A consecuencia de esto, ambas ciudades aprobaron el uso de medidas letales (aunque como última alternativa) para lidiar con coyotes si estos mataban a varias mascotas, entraban repetidamente en una propiedad o atacaban en presencia de humanos.

Otras ciudades como Torrance o Laguna Beach también han llevado a cabo estos programas de eutanasia, pero los expertos dicen que pueden no ser efectivos como método de control de la población a largo plazo, ya que los coyotes tienden a reproducirse más cuando disminuye su número. Solo funcionarían si se elimina a animales particularmente agresivos o esos que son los sumamente atrevidos como para atacar humanos, para evitar que esos rasgos se transmitan a sucesivas generaciones.

Pero los humanos también tenemos que hacer un esfuerzo por cambiar. De manera intencional o incluso deliberada, ciertos comportamientos de la población atraen a los coyotes y los incitan a acercarse a áreas urbanas, perder el miedo a los humanos y asociarnos con una fuente de alimento.

Por ejemplo, es importante guardar la comida, sobre todo la de las mascotas, en lugares cerrados. Las propias mascotas deberían estar resguardadas para que estén protegidas y los coyotes no relacionen zonas residenciales con áreas de caza. También asegurarnos de mantener limpia la ciudad, pues la basura es otra fuente de alimento para ellos.

Te recomendamos