ICE quiere reabrir una cárcel cerrada por malas condiciones, para detener a inmigrantes

Activistas de Nuevo México se oponen a la reapertura de una cárcel como centro de detención de inmigrantes

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
ICE quiere reabrir una cárcel cerrada por malas condiciones, para detener a inmigrantes
Prisiones
Foto: Shutterstock / Archivo

TUCSON, Arizona.- Activistas en Nuevo México expresaron hoy su preocupación ante la posibilidad de que una cárcel cerrada por el Departamento de Justicia ahora podría convertirse en un centro de detenciones para inmigrantes indocumentados.

“Es sorprendente que una prisión que se determinó ser inapropiada para presos federales ahora va a ser utilizada para encerrar a los detenidos de inmigración”, dijo Joanne Lin, asesor legislativo en la oficina en Washington de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

Después de múltiples quejas y cuestionamientos sobre violaciones a derechos civiles, muertes de reos y falta de cuidado médico, el Departamento de Justicia anunció hace dos meses el cierre del Centro Correccional del Condado Cibola en Nuevo México, como parte de su anuncio de terminar contratos con compañías privadas.

NOTICIAS DE INMIGRACIÓN 

Medios nacionales reportaron hoy que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) se encuentra en negociaciones para reabrir la cárcel con el fin de convertirla ahora en un centro de detenciones de inmigrantes indocumentados.

Tras conocerse la noticia, ACLU en Nuevo México lanzó inmediatamente una petición en línea pidiendo a los senadores de este estado, los demócratas Tom Udall y Martin Heinrich, intervenir para evitar la firma de este contrato con la compañía Corrections Corporation of America (CCA), quien administra la mayoría de los centros de detenciones de indocumentados en el país.

“La mayoría de la gente que va a ser puesta en estas condiciones son inmigrantes que han escapado a terribles condiciones en Centroamérica y otros países alrededor del mundo. Llevarlos a un centro no solo es inhumano, sino redobla el ‘negocio’ de encarcelar familias para obtener una ganancia”, dijo en un comunicado Erika Andiola, representante del grupo Nuestra Revolución.

“Así como lo hizo el Departamento de Justicia, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) debe terminar los contratos con compañías de cárceles privadas”, concluyó.

Te recomendamos