Día de Muertos, entre la tradición y lo comercial

Hay quienes denuncian que la celebración mexicana se está convirtiendo en algo superficial donde predomina la ganancia económica

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Día de Muertos, entre la tradición y lo comercial
El componente espiritual y familiar de esta tradición podría estar perdiéndose y trivializándose de la mano de la explotación capitalista (Foto: Aurelia Ventura/La Opinión)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Día de Muertos era, no hasta hace mucho, una celebración o completamente desconocida o incluso malentendida como una “burla” hacia la muerte fuera de las regiones donde se festeja. Sin embargo, eso está cambiando y cada vez más se celebra fuera de Méxicoy Centroamérica, sobre todo en Estados Unidos, a donde la han traído los inmigrantes latinos.

El problema para algunos es la fina línea entre la apropiación y la apreciación de un elemento cultural ajeno cuando se traslada fuera de su lugar original, o la banalización que supone convertir Día de Muertos en una ocasión excesivamente comercial.

Hace poco recogíamos qué eventos y actos habría próximamente en Los Ángeles con motivo del Día de Muertos. La creciente oferta es un reflejo de la aportación cultural de los inmigrantes, sobre todo los mexicanos, y una oportunidad para que toda la comunidad participe de esta manera de honrar a los antepasados y al mismo celebrar la vida.

Pero una consecuencia de la popularización del Día de Muertos es que se convierte en un reclamo comercial y se multiplican los productos que explotan la celebración, en lo que algunos temen convierta esta tradición en solo otra oportunidad capitalista. Quizá el mayor terror de quienes respetan esta tradición es que por su cercanía temporal se entienda como poco más que “el Halloween mexicano” y se asimile a la tendencia ultracomercial del estadounidense.

Dada la cercanía en el tiempo y algunos elementos estéticos en común como las calaveras, hay quienes no ven en el Día de Muertos más que un "Halloween mexicano" (Foto: Cortesía de la Archidiócesis de Los Ángeles)
Dada la cercanía en el tiempo y algunos elementos estéticos en común como las calaveras, hay quienes no ven en el Día de Muertos más que un “Halloween mexicano” (Foto: Cortesía de la Archidiócesis de Los Ángeles)

Gloria Arjona, catedrática del Instituto Tecnológico de California (CalTech) y especialista en cultura mexicana, llama a la creciente comercialización y expansión del Día de Muertos “un arma de dos filos”.

Por una parte, la profusión de elementos de la cultura mexicana en Estados Unidos puede ser interpretado como una forma de integración y algo que ayuda a los inmigrantes a verse reflejados en su país de acogida, o a los mexico-americanos nacidos en este país a acercarse más a sus raíces.

“Otras culturas se maravillan con las grandes celebraciones del día de muertos en los Estados Unidos despertando su interés por nuestra cultura. Incluso, yo veo que el Día de Muertos, aunque ha tomado algunos elementos del Halloween, ha influido más de lo que recibido”, opina Arjona.

Recuerda, además, que el Día de Muertos es por naturaleza sincrético, es decir, nace de una fusión de culturas, y que “la cultura mexicana forma parte de la cultura de los Estados Unidos”.

Claro que, por otro lado,  si la fiesta se desprende de su significado y se reduce solo a su expresión estética se pierde una parte fundamental de lo que la hace relevante y lo que aporta a la identidad mexicana.

Una excesiva explotación capitalista del Día de Muertos podría hacer que las generaciones de jóvenes mexicanos, sobre todo los nacidos en Estados Unidos, perdieran una parte importante de su cultura de origen.

Por ello, Arjona cree que es necesario concientizar a la gente sobre los mecanismos que usan las empresas comerciales para lucrarse con el amor a su cultura que sienten los mexicanos.

“Los mexicanos, pese a las críticas que se nos hagan de que estamos muy ‘agringados’, somos un pueblo de tradiciones y tenemos en alto el legado de nuestros antepasados”, recuerda Arjona.

En cuanto al resto del mundo, explicar la historia del Día de Muertos, su herencia de la cultura prehispánica y su conexión con la identidad contemporánea mexicana puede ser una forma de asegurarse de que la celebración se aprecia y respeta de manera informada.

Cuando la UNESCO distinguió el Día de Muertos como  Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad ya en 2003, señaló que “su dimensión estética y cultural debe preservarse del creciente número de expresiones no indígenas y de carácter comercial que tienden afectar su contenido inmaterial.”

Te recomendamos