Violencia en Colima y Zacatecas toca niveles alarmantes

En ambas entidades mexicanas, en los últimos cuatro años, los homicidios dolosos han aumentado considerablemente

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Violencia en Colima y Zacatecas toca niveles alarmantes
Se incrementa la violencia en México.
Foto: Archivo

México – La incidencia de homicidios dolosos en los estados de Colima y Zacatecas, que en años anteriores eran considerados como relativamente pacíficos, en lo que va del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto ha aumentado en un 45.1 y 38.5 por ciento, respectivamente. Pero eso es sólo la punta del iceberg.

Los estados de Colima (434) y Zacatecas (342) son, de acuerdo con el número de homicidios registrados, la décimo sexta y décimo séptima entidad, respectivamente, que más delitos registraron a nivel nacional hasta septiembre del presente año, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP). Se encuentran sólo por debajo de entidades consideradas alguns como las más violentas en la historia reciente: Guerrero (mil 654), Estado de México (mil 545), Michoacán (947), Chihuahua (859), Sinaloa (853), Jalisco (850), Veracruz (846), Baja California (819), Guanajuato (711), Ciudad de México (686), Nuevo León (511), Oaxaca (623), Puebla (488), Tamaulipas (444), Morelos (443) y Sonora (435).

Las cifras no parecieran tan alarmantes, aunque si se compara la actual incidencia de este delito con años anteriores los números dicen otra cosa. Colima, por ejemplo, de 2012 a 2014 registró un decremento de casi 61 por ciento en los homicidios. Sin embargo, a partir de 2014, los asesinatos repuntaron en un 82.5 por ciento, pasando de 76 casos registrados hasta septiembre de 2014, a los 434 registrados en los primeros nueve meses del año en curso.

En el caso de Zacatecas el escenario es similar aunque un tanto más irregular, ya que de 2012 a 2015, entre alzas y bajas, finalmente registró un decremento del 50 por ciento el año pasado. Sin embargo, a partir de 2016 los homicidios dolosos repuntaron. Pasaron de 98 casos [de enero a septiembre de 2015] a 342 en el mismo periodo de este año, un ascenso del 71.4 por ciento.

Además, a esta crítica alza se suma un dato desconcertante: el estado de Colima presenta la tasa de homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes más alta a nivel nacional (58.99). Mientras, Zacatecas se ubica como la séptima entidad con la tasa más elevada, después de Colima, Guerrero (46.09), San Luis Potosí (28.34), Baja California Sur (23.17), Chihuahua (22.93) y Morelos (22.80).

TRAGEDIA EN COLIMA

En ese sentido, refiere que fue a partir del 2010 cuando Colima “empezó a perder la tranquilidad”, año en que se suscitó el asesinato del ex Gobernador Silverio Cavazos Ceballos, quien fuera baleado mientras paseaba a su perro afuera de su domicilio ubicado en la colonia Jardines de Vistahermosa.

Posterior al siniestro, menciona el diario, se desató la guerra entre grupos del crimen organizado por “la llegada del Cártel de Sinaloa” al estado.

Por su parte, el Gobernador Ignacio Peralta Sánchez ha tildado como “muy grave” la situación de violencia en Colima y a señalado que la prioridad de su administración es la seguridad, aunque los resultados no reflejan sus esfuerzos. Asimismo, el Procurador de Justicia de la entidad, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez, aseguró en abril de 2016 que de no haber mejoras en materia de seguridad en los próximos seis meses renunciaría. Sin embargo el plazo caducó, la situación ha empeorado y no cumplió con su palabra.

Al respecto, el almirante Eduardo Villa Valenzuela, Secretario de Seguridad Pública estatal, advirtió entonces que la violencia originada por las bandas rivales no se detendría pronto… y parece tenía mucha razón, porque no sólo no se detuvo sino que empeoró.

A continuación un recuento de algunos de los siniestros, que en los últimos días, han tintado de color bermejo las calles de Colima

Hoy, en Manzanillo, elementos de la policía local y militares reportaron el asesinato de un hombre identificado como Rodrigo a manos de supuestos sicarios, quienes se dieron a la fuga tras la agresión. Los hechos ocurrieron en el número 100 de la avenida López Mateos en la delegación de El Colomo.

El 27 de octubre, en la calle Miguel Alemán de la ciudad de Colima, una pareja desconocida fue ultimada a manos de unos presuntos sicarios, quienes a bordo de un vehículo abrieron fuego con armas de alto calibre en contra de los fallecidos, quienes de igual modo viajaban a bordo de una camioneta marca Nissan. Las autoridades no esclarecieron el motivo del siniestro ni mencionaron la identidad de los agresores.

El 26 de octubre, en la calle Privada Galeana de la colonia Libertad, en Manzanillo, las autoridades reportaron el hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer desconocida de aproximadamente 30 años de edad. De acuerdo con los reportes preliminares, la occisa murió de un impacto de bala a la altura de la cabeza. se desconocen más detalles.

El 24 de octubre un sujeto mató a balazos a Eduardo Velázquez de 22 años derivado de una supuesta discusión. Los hechos habrían ocurrido en un camino de terracería ubicado a la entrada del poblado Las Guásimas de la ciudad de Colima. El homicida se dio a la fuga.

Ese mismo día, también, Francisco Javier Aceves Córdova, de aproximadamente 35 años de edad, fue ultimado a balazos mientras se encontraba sentado en una banca de un jardín de la colonia San Antonio, ubicado en la calle Medellín esquina con Carrizales. Se desconoce el móvil y la identidad del homicida.

El 23 de octubre la policía local informó sobre la localización del cadáver de una persona no identificada en el Canal Juárez, junto a la colonia Torres Quintero de la ciudad de Colima. El occiso fue encontrado atado de pies y de manos cuando flotaba por el canal.

Ese mismo día y en otros hechos se reportó el hallazgo del cuerpo sin vida de una mujer desconocida, quien se encontraba envuelta en una sábana a la altura del kilómetro 10 de la carretera de Villa de Álvarez, misma que conecta con el municipio de Minatitlán. Se desconocen más detalles.

Asimismo el 23 de octubre en el municipio de Tecomán, en la población de Calderas, Carlos Raymundo Pérez Ramírez de 45 años fue ultimado a manos de unos sujetos desconocidos, quienes a bordo de un vehículo compacto, abrieron fuego en contra de las personas que se encontraban en ese momento al interior de una estética. Derivado de los hechos, un joven de 19 años resultó herido. Los agresores se dieron a la fuga.

El 21 de octubre, Luisa Carrillo Venegas de 43 años fue asesinada de cinco disparos de arma de fuego en la calle Canal de Ámela, en el Fraccionamiento San Miguel, en Tecomán. Se desconoce el móvil del siniestro así como los responsables.

El 19 de octubre medios locales reportaron el hallazgo del cuerpo de un joven de aproximadamente 25 años en una zanja ubicada en la colonia Llanos de San José, en Tecomán. Las autoridades señalaron que el cadáver presentaba huellas de tortura y que se encontraba amordazado y boca abajo. No se reportó ni la identidad ni la causa de muerte del occiso y no hubo detenidos ni sospechosos.

LA CARA VIOLENTA DE ZACATECAS

Los hechos y las cifras contradicen las declaraciones hechas en septiembre pasado por el Gobernador priista de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, quien aseguró que la “seguridad está de regreso” en la entidad.

El 18 de junio de este año, la Procuradora de la entidad, Leticia Soto Acosta, aseguró que el recrudecimiento de la violencia en el estado se debe al reacomodo de los grupos delictivos ubicados principalmente en Tamaulipas, mismos que buscan asentarse en los estados ubicados en el centro del país.

Asimismo, la servidora pública indicó que el aumento en el número de homicidios dolosos en la entidad “se explica por la lucha de los grupos delictivos por las plazas, el narcomenudeo y el trasiego de la droga”, según refiere La Jornada Zacatecas.

De acuerdo con el medio local, Soto Acosta también mencionó que en Zacatecas se ha localizado armamento nuevo y diferente al que se “venía registrando” como parte de la incidencia del crimen organizado en el estado.

En los últimos días en Zacatecas se han registrado varios homicidios que reflejan la cruenta situación que asedia a la denominada “Heroica Ciudad”, título concedido en 2010 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Ayer, un hombre de entre 23 y 26 años de edad fue acribillado en la segunda sección de la colonia Ojo de Agua de la Palma, en el municipio de Guadalupe. Según el testimonio de algunos testigos, los agresores eran tres desconocidos que viajaban en un Pointer gris de la marca Volkswagen. Los homicidas permanecen prófugos de la ley y se desconoce la razón del siniestro.

El 27 de octubre, un maestro de la telesecundaria de la comunidad La Quemadora fue asesinado a un costado de la carretera que conduce a la comunidad de Refugio de Abrego, sobre el crucero con dirección de la localidad Felipe Ángeles. El occiso identificado como Fernando “N” presentaba heridas de bala 9 milímetros. Se desconoce el móvil.

El 25 de octubre las autoridades encontraron el cuerpo sin vida de un hombre de entre 40 y 45 años en el Fraccionamiento Villas de Guadalupe. El rostro del occiso estaba cubierto con una aparente sudadera. Se desconoce el por qué del siniestro y las autoridades no han reportado saber la identidad de los agresores.

El 23 de octubre, en dos hechos distintos en los municipios de Fresnillo y Pánuco, dos personas perdieron la vida. En un primer caso Víctor Alfonso “N”, de 20 años, fue ultimado a balazos, mientras que en otro Sonia Araceli “N”, de 38 años, fue asesinada con arma de fuego. En ambos casos se desconocen los móviles y no hay detenidos ni supuestos responsables.

El 22 de octubre un hombre y una mujer fueron agredidos a balazos en la cabecera municipal de Monte Escobedo a manos de unos presuntos sicarios en lo que de manera extra oficial se calificó como un “ajuste de cuentas”. Como resultado del siniestro, Luis “N” perdió la vida y su acompañante, de quien se desconoce la identidad, resultó herida y fue trasladada al hospital.

El 19 de octubre padre e hijo, de aproximadamente 68 y 40 años de edad respectivamente, fueron ultimados a las afueras de un taller mecánico en donde laboraban, ubicado en la calle Miguel Chávez del barrio La Pinta. Los homicidas les habrían disparado a quemarropa antes de darse a la fuga. Se desconocen más detalles.

Te recomendamos