Quién es James Comey, el polémico jefe del FBI que puso en aprietos la campaña de Hillary Clinton

El caso sube de tono a unos días de las elecciones presidenciales

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Quién es James Comey, el polémico jefe del FBI que puso en aprietos la campaña de Hillary Clinton
El director del FBI, James Comey, ha sacudido la campaña para la presidencia de EE.UU. a poco más de una semana de la cita electoral. Getty
Foto: Getty

En junio de 2013 el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, nominó a James Comey para relevar a Robert Mueller al frente de la Agencia Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).

Comey, un jurista republicano, había trabajado como segundo del Departamento de Justicia durante la administración de George W. Bush y había ejercido de fiscal en Chicago, Richmond y Nueva York.

Y gracias a esas credenciales y la independencia demostrada a lo largo de su carrera, el Senado lo reafirmó en el cargo con 93 votos a favor y solo uno en contra.

Pero ese voto casi unánime contrasta ahora con la división que acaba de suscitar con la última de sus decisiones.

El viernes, a 11 días de las elecciones presidenciales de EEUU, Comey anunció la reapertura de la investigación sobre el servidor privado para correos electrónicos que la candidata demócrata, Hillary Clinton, usó cuando era secretaria de Estado (2009-2013).

En una carta dirigida al Congreso, Comey informó que durante una investigación a la expareja de una asesora de Clinton la agencia había encontrado nuevos correos “pertinentes” para saber si la candidata demócrata puso en peligro la seguridad nacional cuando era secretaria de Estado.

Comey anunció el viernes la reapertura del caso de los correos de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton. Getty
Comey anunció el viernes la reapertura del caso de los correos de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton. Getty

Ante esto los republicanos, quienes lo criticaron cuando en julio dio cerradas las pesquisas y recomendó que la ex primera dama no fuera imputada, no tardaron en elogiarlo.

Ni los demócratas en censurarlo y en mostrar su rechazo a una carta “llena de insinuaciones y vacía de datos”.

El líder del grupo en el Senado, Harry Reid, llegó a decir que Comey pudo haber violado la ley al revelar que el FBI estaba investigando a Clinton.

En concreto, lo acusó de quebrantar una ley que prohíbe a funcionarios usar su posición para influir en una elección.

Pero no es la primera vez que el nombre de Comey, quien nació en Yonkers (Nueva York) en 1960 y estudió química y religión y se doctoró en derecho en 1985, salta a la primera plana.

Ya lo hizo en marzo de 2004, cuando era el número dos del Departamento de Justicia de EEUU.

El director del FBI, James Comey, ha sacudido la campaña para la presidencia de EE.UU. a poco más de una semana de la cita electoral.
El director del FBI, James Comey, ha sacudido la campaña para la presidencia de EE.UU. a poco más de una semana de la cita electoral.

La Casa Blanca quería extender un polémico programa de escuchas que puso en marcha tras el ataque del 11 de septiembre de 2001, cuando Bush ordenó al FBI “adoptar una mentalidad de guerra”.

Pero Comey, quien entonces ejercía las funciones del fiscal general John Ashcroft mientras éste era sometido a una intervención quirúrgica, consideraba que el programa era anticonstitucional.

Así que Andrew Card y Alberto Gonzales, quienes trabajaban con Bush en la Casa Blanca, visitaron a Ashcroft en el hospital con el objetivo de hacerle firmar un documento que autorizara su extensión, sabiendo que Comey se negaría a hacerlo.

Al enterarse, Comey corrió al centro de salud.

El director del FBI, James Comey, dijo que la agencia "no puede mantener a la gente bajo investigación de manera indefinida".
El director del FBI, James Comey, dijo que la agencia “no puede mantener a la gente bajo investigación de manera indefinida”.

“Estaba enfadado”, diría años después. “Acababa de ver cómo intentaban aprovecharse de un hombre muy enfermo que no tenía esos poderes porque me los habían transferido a mí”.

Ante esto, Comey amenazó con dimitir y sólo se echó atrás cuando Bush se comprometió a hacer cambios al programa que pretendía extender.

Pero su nombre no sólo resonó durante aquél revelador episodio en el que hizo gala de su espíritu independiente.

También lo hizo durante sus años en Nueva York, cuando procesó por estafa a la famosa presentadora Martha Steward, encausó a un miembro del clan mafioso de los Gambino o investigó por fraude a varias firmas de Wall Street.

Asimismo, en varias ocasiones el apellido Clinton se vio envuelto en sus indagaciones.

Con su decisión de reabrir el caso de los correos electrónicos, el director del FBI James Comey ha puesto en jaque las aspiraciones de Hillary Clinton. Getty
Con su decisión de reabrir el caso de los correos electrónicos, el director del FBI James Comey ha puesto en jaque las aspiraciones de Hillary Clinton. Getty

Ya en los 90 Comey ejerció como segundo de la comisión del Senado que investigó el caso Whitewater, un escándalo que puso la lupa sobre los intereses inmobiliarios de Bill y Hillary Clinton en Arkansas.

Y cuando trabajaba a las órdenes del entonces fiscal Rudy Giuliani procesó por evasión fiscal al millonario Marc Rich, quien se había beneficiado de una gracia que le concedió Bill Clinton cuando era presidente.

El caso era espinoso, ya que tanto Rich como otros indultados habían donado dinero a la biblioteca presidencial de Bill Clinton y a la campaña al Senado de su mujer.

Ahora, con su decisión de reabrir el caso de los correos electrónicos, Comey ha puesto en jaque las aspiraciones de la heredera natural de quien en su día lo nombró para el cargo que ahora ostenta.

Y ha sacudido la campaña a poco más de una semana de la cita electoral.

Te recomendamos