La nueva voz latina en el Sur de Los Ángeles

Los cambios que se requieren en el Sur de Los Ángeles sólo se lograrán con la colaboración

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
La nueva voz latina en el Sur de Los Ángeles
La población del Sur de Los 'Angeles ha cambiado.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinion

El Sur de Los Ángeles siempre ha sido un lugar de reinvención. El cambio ha sido constante en la región, y mientras la imaginación nacional normalmente asocia el Sur de Los Ángeles con la rebelión en Watts de 1965, los disturbios civiles de 1992, y la creación del género ‘Gangster Rap’ de música, hay un sinfín de historias que complican y desafían cualquier suposición de que este mega-barrio sea monolítico. Una de estas historias emergentes tiene que ver con los cambios demográficos del Sur de Los Ángeles: mientras anteriormente era 80 por ciento afroamericano en 1970, el área es ahora alrededor de dos tercios latino. Pero los grandes cambios demográficos de la zona frecuentemente han sido considerados de manera superficial y simplista, al igual que las dos ondas de disturbios violentos que arrasaron la región.

El Sur de Los Ángeles es mucho más grande y diverso de lo que se tiende a pensar. Por ejemplo, el Sur de Los Ángeles cubre más de 50 millas cuadradas, en las que viven alrededor de 800,000 personas, y contiene 28 barrios separados. Algunos, como Baldwin Hills y Leimert Park, siguen teniendo una población principalmente negra; otros, como la Avenida Central en sí, son ahora casi en su totalidad Latino. Frecuentemente la prensa no cubre el panorama actual: familias afroamericanas y latinas que viven y trabajan juntas, las organizaciones basadas en la comunidad que luchan por causas comunes– como mejores escuelas, parques, y servicios públicos– y una segunda generación de latinos con raíces en el sur de Los Ángeles. Para esta segunda generación, que creció con maestros negros, compañeros de clase negros, y vecinos negros, la familiaridad y apreciación de la cultura negra ha hecho las alianzas entre latinos y negros más posible.

Nuestro equipo de investigación en el Centro de USC para el Estudio de Integración de los Inmigrantes ha pasado casi dos años estudiando el cambio de identidad Latina del Sur de Los Ángeles. En nuestro análisis, hemos tratado de distinguir entre aquellos inmigrantes que llegaron en los años 1980 y sus hijos que crecieron en un espacio culturalmente afroamericano– y cómo el orgullo de su barrio a veces ha trascendido las diferencias raciales. Y si bien hemos tratado de equilibrar la representación histórica vista en los medios de comunicación y la prensa, también hemos tratado de no simplemente ofrecer una imagen invertida que pretende ignorar los problemas que siguen existiendo; reconocemos que hay problemas reales -en particular la amenaza común de la gentrificación y la violencia a las manos de la policía que las familias latinas y negras sienten.

Más allá, la falta de liderazgo político latino es un obstáculo que se debe reconocer para poder avanzar hacia mejorar las condiciones sociales. Parte del problema son las barreras hacia la participación cívica de los residentes latinos; es difícil votar si uno no tiene acceso o información sobre la ciudadanía (nosotros estimamos que 46 por ciento de los inmigrantes en el Sur de Los Ángeles son indocumentados). Pero aún así, nuestro análisis muestra que los ciudadanos latinos tienden a votar con menor frecuencia en el Sur de Los Ángeles en comparación con el resto del Condado. Por ejemplo, mientras 64 por ciento de la población en el Sur de Los Ángeles es Latina, solo 28 por ciento de la gente que votó en la elección del 2014 fueron latinos.

Esto tiene que ver también con la falta de instituciones políticas latinas en la región. Para combatir esto, es necesario fomentar la participación política en la comunidad, y a la vez seguir desarrollando organizaciones que se enfoquen en establecer compromiso con la comunidad latina. A la vez, la nueva generación de jóvenes latinos, criados en el Sur de Los Ángeles, está reclamando su derecho a tener una voz fuerte y política. Estos nuevos líderes no sólo son la esperanza para un mejor futuro; cada vez es más fuerte su voz hoy en día.

Pero mientras que los nuevos líderes latinos listos para emerger en el Sur de LA buscan una voz independiente, también reconocen que se trata de una comunidad interdependiente: los cambios que se requieren sólo se lograrán con la colaboración. Muchos grupos han tomado este mensaje a corazón y los esfuerzos para asegurar que el sur de Los Ángeles se vuelva un modelo de alianzas y cooperación. Esperamos que este trabajo puede ofrecer lecciones para alianzas entre froamericanos y latinos en otros lugares, incluyendo otras comunidades históricamente negras como el Este de Oakland y zonas rurales, incluso del Sur de Estados Unidos.

Una vez más, el futuro de Los Ángeles también puede ser forjado en el sur de Los Ángeles. Deberíamos estar prestando especial atención a las historias y no sólo las imágenes, a las realidades y no sólo la retórica, a las posibilidades y no sólo los problemas. Estamos esperando que este informe contribuya a la reformulación y proporciona una plataforma para la discusión adicional.

Manuel Pastor es un Profesor de Sociología y Estudios Americanos y el Director del Centro de Estudios de Integración de Inmigrantes en la Universidad del Sur de California. Alejandro Sánchez-López es un analista de datos en el Centro de Estudios de Integración de Inmigrantes en la Universidad del Sur de California.

Te recomendamos