California es ‘territorio de terremotos’. Esté preparado

Funcionarios de entidades de investigación y preparación ante sismos promueven tener un plan de acción familiar y que edificios se ajusten en todo lo posible a los nuevos códigos de construcción

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

California es ‘territorio de terremotos’. Esté preparado
Expertos expusieron en San Francisco la necesidad de preparse ante terremotos en un evento auspiciado por New America Media.
Foto: Fernando A. Torres / La Opinión de la Bahía

El problema no es si el gran terremoto viene o no viene. El asunto es saber cuándo llegará y, en la espera, estar preparado lo más que se pueda. Así lo informaron en una reciente conferencia de prensa, funcionarios y geólogos californianos.

Raspando la placa tectónica del continente, la placa del Pacífico avanza imparable hacia el norte generando variadas grietas geológicas. Una de ellas, la más grande, es la Falla de San Andrés y es donde las dos placas se rozan generando los movimientos telúricos que han convertido a California en un “territorio de terremotos”.

Las posibilidad de un movimiento de 6.7 grados de magnitud en los próximos 30 años es de un 76% por lo que “si usted vive en California durante los próximos treinta años, lo más probable es que viva un terremoto de esa magnitud. La realidad es que vivimos en un ‘territorio de terremotos’ y debemos de tomar las medidas necesarias. Esto es para informarles no para asustarles”, dijo Keith Knudsen, subdirector del US Geological Survey (USGS) la agencia científica más importante del país en el estudio de la actividad telúrica.

Knudsen dijo que en California se trabaja en un sistema de alerta que podría estar funcionando dentro de los próximos tres años. Este sistema está basado en el estudio y vigilancia de las grietas geológicas y la periodicidad de los movimientos. “Nos estamos basando en la idea de que podemos distribuir la información inmediatamente después de un terremoto porque, con la nueva tecnología, la información viaja más rápido que las ondas expansivas de un sismo. Si tenemos una red de sensores estos pueden calcular su intensidad y difundir la información de modo que después de que un terremoto haya comenzado se puede informar a la gente antes que el remezón llegue hasta ellos”, dijo.

Este sistema utilizaría todos los medios disponibles, incluidos los teléfonos celulares y los medios de comunicación. Un minuto o 10 segundos pueden ser vitales para evitar tragedias mayores. Son variadas las acciones que se pueden tomar inmediatamente recibida la señal de alerta.

Algunas de ellas pueden ser programadas automáticamente: “los trenes pueden disminuir su velocidad, las fábricas y los almacenes con materiales peligrosos pueden ser estabilizados, los ascensores pueden ser detenidos en el siguiente piso, en vez de que se paren entre pisos”. También “podemos tomar acciones más personales como, por ejemplo, el dentista puede sacar la máquina de su boca a tiempo o usted puede tirarse al suelo para buscar refugio seguro”, aseguró Knudsen.

Las edificaciones son los lugares donde los terremotos se cobran más vidas humanas. Según Patrick Otellini, oficial en jefe de preparación ante terremotos en San Francisco, los códigos para la construcción siempre se están renovando y cambiando. Los edificios se construyen de acuerdo a las leyes vigentes, “pero cuando tenemos una ciudad antigua como San Francisco, comenzamos a ver muchos problemas porque la mayoría de los edificios fueron construidos antes de la promulgación de los códigos para mitigar los efectos de los terremotos”, dijo Otellini.

En la conferencia organizada por la organización New America Media, se enfatizó que los californianos deberían tener un plan en caso de que se registre un terremoto grande, sobre todo en materia de comunicación y reunificación de la familia.

Pero para disminuir los estragos causados por estas fuerzas naturales lo más importante son los códigos de construcción. A partir de la experiencia del terremoto de Loma Prieta en 1989 que produjo daños importantes en los edificios, “tomamos un enfoque inusual y fuimos a la comunidad y por 10 años tuvimos un panel con más de 10 miembros para entender qué significa cuando hablamos de estar preparados para un terremoto. ¿Qué queremos decir cuando hablamos de fijar las diferentes regulaciones para los edificios?”. El panel propuso 17 recomendaciones que se convirtieron en el actual plan de implementación de seguridad antisísmica de 30 años.

En California, el seguro contra terremotos no es obligatorio pero hace 20 años el estado estableció una compañía aseguradora sin fines de lucro: California Earthquake Authority (CEA).

Según Chris Nance, jefe de comunicación de CEA, los precios de estos seguros han bajado notablemente. “Si cumple con los requisitos, un arrendatario puede conseguir un seguro de hasta $35 dólares anuales”, informó Nance. CEA se creó “cuando las compañías de seguros se negaron a vender seguros para terremotos… No tenemos accionistas que se beneficien gracias a nuestra eficiencia y ahorros… y aunque el gobernador y otros altos funcionarios son parte de nuestra Junta de Directores, nuestras finanzas están separadas totalmente del presupuesto estatal y esto es muy importante porque aquellos legisladores que andan buscando dinero no pueden contar con nosotros”.

Además hay que considerar que “es solo un mito pensar que el gobierno le ayudará a reconstruir su casa después de un terremoto”, enfatizó Nance, quien agregó que se puede obtener el seguro que ofrece CEA a través de la compañía de seguros de su casa.

Janiele Maffei, también de CEA, informó que la compañía puede aportar una subvención de hasta $3,000 a los dueños de casa que quieran asegurarlas de acuerdo a los nuevos códigos.

Subvención para ajustarse a códigos de construcción

La inscripción para este programa, que puede otorgar hasta $3,000, se puede hacer en el sitio web earthquakebracebolt.com entre el 25 de enero y el 27 de febrero de 2017.

Te recomendamos