Sin miedo a decomisos, residentes ya pueden vender al aire libre en Ramona Gardens

Este es el primer tianguis legítimo en un proyecto residencial para personas de bajos recursos

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Sin miedo a decomisos, residentes ya pueden vender al aire libre en Ramona Gardens
El mercado callejero de Ramona Gardens fue reabierto el 29 de octubre de manera ya completamente legal.

En Ramona Gardens, un complejo de viviendas de bajos recursos ubicado en Boyle Heights, llevaba años celebrándose un mercado al aire libre. Pero no ha sido hasta el pasado sábado 29 de octubre que ha empezado a ser reconocido como legítimo, después de que los vecinos llevaran a cabo un esfuerzo ejemplar para legalizarlo y asegurar así el trabajo de los vendedores.

Aunque el tianguis lleva funcionando desde principios de los años 90, la falta de permisos adecuados significaba que a menudo quienes participaban en él se enfrentaban a multas o veían su mercancía confiscada. Por eso, los vendedores decidieron organizarse y cerraron temporalmente el mercado de pulgas en enero mientras reunían el dinero y negociaban con las autoridades.

A través de la colaboración con activistas locales y donaciones de la comunidad, lograron un fondo de $25,000 para financiar las mejoras y el equipamiento que los vendedores (sobre todo los de comida) necesitan para cumplir con las normas de salubridad. Además de adquirir cosas como fregaderos para limpiar el producto o redes para mantenerlo cubierto, los vendedores han recibido entrenamiento para saber cómo mantener sus puestos acordes a las leyes de higiene pública.

La legalización del tianguis de Ramona Gardens podría ser un importante primer paso para que la venta callejera, llevada a cabo sobre todo por la comunidad latina, empiece a ser reconocida y protegida legítimamente en lugar de estar en un limbo legislativo que deja a los vendedores ambulantes siempre con el riesgo de que les requisen sus productos o les multen.

También supone una noticia positiva para las comunidades que viven en complejos de viviendas públicas como este del Este de Los Ángeles, que a veces carecen de opciones adecuadas para comprar comida u otros productos a precios asequibles. La venta callejera se convierte en una opción económica y accesible para quienes viven en estos barrios.

Ramona Gardens, por ejemplo, está situado justo al lado de la autopista 10, lejos de tiendas de alimentos u otros centros comerciales. Se trata además de una comunidad de bajos recursos, y muchos de sus residentes no pueden permitirse un auto. Su recién legalizado mercado es una forma para los vecinos de ganarse la vida, conseguir los bienes que necesitan de manera barata y, además, es un espacio para socializar y crear sentimiento de comunidad.

Como contó al Los Angeles Times el reverendo Zach Hoover, director ejecutivo de la congregación interreligiosa LA Voice que fue clave en los esfuerzos para legalizar el tianguis de Ramona Gardens, “es un gran ejemplo de creación de la clase de colaboraciones en las comunidades donde la gente puede construir la comunidad que necesita, y tener la comunidad que quiere“.

El sargento de la policía de Los Ángeles Kenneth Edwards, que trabaja en la unidad “Community Safety Partnership” de la División Hollenbeck para mejorar la situación de violencia en Ramona Gardens, afirmó también que espacios vecinales como este mercadillo pueden ser cruciales para proporcionar a los jóvenes un modelo de convivencia pacífica entre la comunidad y las autoridades que los aparte de la amenaza de las pandillas.

Te recomendamos