Inmigrante mexicana lucha por retener su escaño en Asamblea de California

Después de dos años, el hispano al que desbancó del cargo quiere regresar a la Asamblea y apela a una mayor experiencia para ganarle

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Inmigrante mexicana lucha por retener su escaño en Asamblea de California
Patty López desbancó a Raúl Bocanegra de la Asamblea de California en 2014 (Foto: Suministrada)

Patty López, la asambleísta demócrata de Pacoima que en 2014 tomó por sorpresa a la clase dirigente de Sacramento al desbancar a Raúl Bocanegra de su asiento en la Asamblea, trabaja día y noche por mantenerse en el cargo. En esta elección, Bocanegra volvió por la revancha y quiere recuperar el escaño perdido por 466 votos de diferencia como asambleísta por el distrito 39 que abarca el noreste del Valle de San Fernando.

Claro que esperaba que Bocanegra iba a reaparecer en esta elección para tratar de recuperar el asiento que le gané hace dos años. Y está muy fuerte en lo económico, ha conseguido más de un millón de dólares para su campaña, yo sólo 130,000 dólares en donaciones”, dice a La Opinión.

Pero aún así con esa desventaja financiera frente a su contrincante, López dice que se siente contenta y animada. “Tengo a mi favor que soy una mujer inmigrante de lucha, que he estado activa en la comunidad y que no tengo mayor interés que apoyar a un pueblo que no tiene dinero para pagar un cabildero en Sacramento. Esta es una campaña: dinero versus el pueblo”, subraya.

López nació en Michoacán, México, fue traída por sus padres al área de Los Ángeles cuando tenía 12 años. Era la más pequeña de 14 hijos. Sus padres no la inscribieron en la escuela. Tuvo que trabajar desde los 14 años. Aprendió a escribir y leer inglés por ella misma. Y se graduó de la secundaria en la escuela nocturna para adultos. Trabajó como niñera, ama de llaves, en la comida rápida, en fábrica y ha sido una fiera defensora de la educación.

Ayudó a crear la organización Padres Activos en el Valle de San Fernando, una organización dedicada a ayudar a los padres inmigrantes a asegurar los derechos académicos de los niños en las escuelas públicas. 

“Sin tener experiencia política siendo una neófita, en estos dos años en la Asamblea, hice mi trabajo. Fui una fuerte proponente del aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora en California, y apoyé la medida para pagar horas extras a los trabajadores del campo. Además de que me gané un A plus por mi lucha contra la contaminación en el valle”, enfatiza.

Una de sus medidas más interesantes fue la ley del Derecho a Secar que prohíbe que en los complejos departamentales y en edificios multifamiliares impidan que los vecinos pongan a secar su ropa en tendederos. También logró que el gobernador Jerry Brown aprobara como ley una medida que convierte en delito grave que los fiscales oculten evidencias a la defensa o que las falsifiquen.

López, madre de cuatro hijas, tres de ellas adultas, y abuela de cuatro nietos, ganó la campaña para ir a la Asamblea en 2014, recolectando dinero con la venta de tamales y pupusas. En esta campaña por su reelección, la falta de recursos electorales la hizo convertirse en su propia gerente. “Yo contesto el teléfono, correos electrónicos, hago de todo”, dice.

El también demócrata e hispano Raúl Bocanegra fue asambleísta hasta que López se llevó su asiento, y ahora quiere recuperarlo (Foto: California State Assembly)
El también demócrata e hispano Raúl Bocanegra fue asambleísta hasta que López se llevó su asiento, y ahora quiere recuperarlo (Foto: California State Assembly)

López confiesa que ella votó hace cuatro años para que Bocanegra fuera asambleísta. “Pero una vez que ganó se olvidó de escuchar las necesidades de la gente, y se concentró en atender las de las grandes corporaciones y negocios que ahora lo apoyan para que regrese. Cuando yo decidí retarlo, lo hice porque habían recortado 20 escuelas en el distrito, y había muchas necesidades que él no atendía. El distrito está lleno de inmigrantes y necesitamos asegurarnos que las escuelas tengan dinero porque la educación es la principal necesidad”, recalca.

“Yo les pido a los votantes que le den una oportunidad a esta inmigrante porque he demostrado que trabajo 100 por ciento por la comunidad. Y soy una persona íntegra. Mis mejores aliados en esta campaña son las mamás, las vecinas, los maestros quienes me ayudan a caminar y tocar puertas en busca del voto”, destaca.

Bocanegra, asambleísta entre 2012 y 2014 tiene el apoyo del Partido Demócrata para regresar al cargo. La bancada latina no se quito meter en honduras y le dio el apoyo tanto a Bocanegra como a López. La asambleísta hispana tiene el apoyo del poderoso sindicato de enfermeras de California y el presidente de la Asamblea, Anthony Rendón, entre otros líderes y organizaciones.

Bocanegra dice en su página electoral de Internet, que compite por la Asamblea porque los residentes y los pequeños negocios del noreste del Valle de San Fernando merecen un líder experimentado que dé resultados a la comunidad. “Tengo una trayectoria probada de pelear por nuestra comunidad, crear empleos, mejorar escuelas, hacer los barrios más seguros y ayudar a las familias de clase media a prosperar”, señala en su portal de campaña.

Te recomendamos