Prisión de por vida para el joven que mató a agente del TSA latino del LAX

Paul Ciancia ha recibido cadena perpetua más 60 años de cárcel por abrir fuego en una terminal del aeropuerto de Los Ángeles en 2013

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Prisión de por vida para el joven que mató a agente del TSA latino del LAX
Ciancia, de 26 años, tenía tendencias suicidas y estaba obsesionado con los agentes del TSA de los aeropuertos porque los consideraba antipatrióticos (Foto: Suministrada)

El lunes se ha anunciado que Paul Ciancia, el asesino que abrió fuego en El LAX en 2013, ha sido condenado a cadena perpetua más 60 años de prisión por los crímenes que cometió el 1 de noviembre de 2013.

Ciancia, de 26 años, era un mecánico desempleado originario de Nueva Jersey. En septiembre se reconoció culpable de 11 cargos criminales, incuyendo asesinato e intento de asesinato, por haber protagonizado un tiroteo en la terminal 3 del aeropuerto Internacional de Los Ángeles en el que murió un empleado de seguridad, Gerardo Hernández.

Además, Ciancia hirió a los agentes del TSA James Speer, de 54 años, y Tony Grigsby, de 36, y al profesor de la secundario de Calabasas Briad Ludmer, de 29 años.

Según denunció la acusación, Ciancia atacó deliberada y expresamente a los agentes del TSA del aeropuerto, provocando el pánico y causando trastornos en el tráfico aéreo de todo el país. Nunca ha mostrado remordimiento por sus actos.

Tal y como contó el joven a las autoridades judiciales, estaba desencantado con el gobierno y consideraba que los agentes de seguridad del aeropuerto trataban a los estadounidenses como a terroristas, definiéndose a sí mismo como un “patriota enfadado”. Quería también quitarse la vida y confiaba en morir durante el ataque, por eso escribió una nota antes de cometer los crímenes.

Gerardo Hernández era un padre y esposo que fue brutalmente asesinado por Ciancia, que le disparó hasta 12 tiros (Foto: Facebook)
Gerardo Hernández era un padre y esposo que fue brutalmente asesinado por Ciancia, que le disparó hasta 12 tiros (Foto: Facebook)

Ciancia recibió un disparo en la cabeza cuando la policía lo abatió durante el ataque, pero sobrevivió tras recibir cirujía. Speer y Grigsby sufrieron heridas no letales y Ludmer un disparo en la pierna, que a día de hoy le impide caminar con normalidad.

Gerardo Hernández tenía esposa y dos hijos, y fue el primer agente fallecido en servicio del cuerpo de seguridad de los aeropuertos desde que este empezó a funcionar en 2001 para aumentar el control en los aeropuertos tras los ataques del 11 de septiembre.

Ludmer escribió en una carta al jurado denunciando la preocupante facilidad con la que desequilibrados como Ciancia podían hacerse con un arma. El propia asesino había dejado escrita en su nota “Quiero que seais conscientes de lo fácil que es llevar un arma a vuestros controles de seguridad nazis”.

Ciancia se declaró culpable para evitar la pena capital. Ahora le espera pasar el resto de su vida entre rejas, pues su sentencia no incluye el derecho a la libertad condicional.

Te recomendamos