Madres e hijas acuden juntas a las urnas, listas para una “fiesta” electoral con “La Hillary”

Tanto las “selfies” y cámaras de televisión muestran a gran número de mujeres que acuden a los centros de votación para votar, muchas de ellas por la candidata demócrata

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Madres e hijas acuden juntas a las urnas, listas para una “fiesta” electoral con “La Hillary”
Clinton enfrenta al menos tres grandes dificultades para pasar a la historia como la primera mujer presidenta de Estados Unidos.
Foto: Getty

NUEVA YORK.- Casi un siglo después de que las mujeres lograron el derecho al voto en EEUU, miles de madres e hijas, abuelas y nietas, acuden este martes a las urnas en pareja para ayudar a “La Hillary” a convertirse en la primera mujer presidenta en la historia del país.

Las encuestas apuntan a que la demócrata Hillary Clinton ha mejorado su ventaja entre los  votantes y en los votos del Colegio Electoral, frente a su rival republicano, Donald Trump.

A sus 69 años, Clinton protagoniza su segundo intento por alcanzar la Casa Blanca, un sitio en la cima del poder en Washington que hasta ahora le ha sido negado a las mujeres.

Las mujeres, que son poco más de la mitad del electorado, son también un bloque electoral codiciado por ambos partidos, pero también entre ellas Clinton aventaja a Trump, quien ha atacado a las mujeres que lo critican.

Cobertura especial de las Elecciones 2016

Clinton perdió la nominación en 2008 frente a Barack Obama, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, que ahora hace campaña para que ella también haga historia y dé continuidad a su legado.

Entusiasmo en las  urnas

Si en 2008, los partidarios de Clinton lloraron al escuchar su discurso de salida de la contienda en el National Building Museum en Washington, ahora llevan pañuelo en mano por si les toca llorar de alegría.

Tanto las “selfies” y cámaras de televisión muestran a numerosas parejas de madres e hijas, o abuelas y nietas, que acuden a los centros de votación para votar, muchas de ellas por Clinton.

En Elizabeth City (Nueva Jersey), Adilia Díaz y tres de sus hijas, todas inmigrantes de Nicaragua, acudieron temprano a votar por Clinton porque, explicó Adilia, “ya nadie va a decidir por nosotros”.

 

familiadiaz
Adilia Díaz (extrema derecha) fue a votar con tres de sus hijas en Elizabeth City (Nueva Jersey) como un voto de protesta contra Trump.

María Rita Jaramillo y su hija, Selena Manzanares, votaron en Fairfax (Virginia) porque querían “ser parte de la historia” y elegir a una mujer presidenta, 96 años después de que las mujeres lograron el derecho al voto.

María Rita Jaramillo y su hija, Selena Manzanares, votarán en Fairfax (Virginia) en honor a su madre y abuela, que falleció recientemente.
María Rita Jaramillo y su hija, Selena Manzanares, votarán en Fairfax (Virginia) en honor a su madre y abuela, que falleció recientemente.

Jaramillo explicó que, como activista feminista, apoya a Clinton no por ser mujer sino porque es “la candidata más cualificada y la más preparada”, y ambas votaron en honor a su madre, Jennie Jaramillo, quien apoyaba a Clinton pero falleció recientemente.

Su hija, Selena, de 30 años, enfatizó que “Hillary ha respondido a todos los asuntos de mi generación y quiero ayudarla a ganar!”.

Mientras, las colombianas Sonina Hernández Mikkelsen y su madre, Yanira Hernández,  explicaron que se dieron cuenta de que la candidatura de Trump “no era una broma”,  pero el magnate empresarial ha envalentonado a quienes ahora abiertamente expresan su odio racial.

“Esta elección me ha hecho llorar de miedo y de esperanza, me ha enseñado a que puedo hacer una diferencia siquiera en la vida de una persona”, dijo Hernández Mikkelsen, de 24 años y residente en Logan (Utah).

 

Sonina Hernández Mikkelsen y su madre, Yanira Hernández, votaron en Utah por adelantado contra Trump porque, según indicaron, él ha alentado el odio racial en el país.
Sonina Hernández Mikkelsen y su madre, Yanira Hernández, votaron por adelantado contra Trump porque, según indicaron, él ha alentado el odio racial en el país.

Su madre, Yanira, inmigró de Bogotá en 1983 y tiene  hijos nacidos en California y Utah,  y ahora que vive en Sarasota (Florida) votó por Clinton porque por primera vez en una elección se ha sentido “personalmente amenazada” y confía en que Clinton cumplirá sus promesas a los latinos.

En Las Vegas (Nevada),  la mexicana Jocelyn Torres, madre de una niña de cinco años, votó de forma anticipada para defender “el tremendo progreso de los últimos ocho años, aunque queda mucho por hacer”.

“Voté por Clinton porque este país necesita a una líder que luchará por lo que es importante, sea una reforma migratoria o la protección del medio ambiente, y que siente a otros a la mesa para lograr estas metas”, explicó.

Otro siglo, mismas luchas

Al igual que muchas mujeres de la generación de los “Baby Boomers” (nacidos entre 1946 y 1964), el camino de Clinton ha estado marcado por la militancia por los derechos civiles y la equidad de género, en un mundo a todas luces hecho por y para hombres.

Aunque con el tiempo las mujeres fueron adquiriendo el derecho al voto, a tener su propia cuenta bancaria, o a escoger su carrera profesional, las mujeres siguen afrontando desigualdades en cuanto a salarios y beneficios y también en la representación política. Es el “techo de cristal” que Clinton pretende hacer añicos con su discurso esta noche.

Paradójicamente, Clinton disputa la presidencia con Trump, cuyos discursos suelen evocar añoranzas por la época de la posguerra de la década de 1950, cuando las mujeres, los inmigrantes y las minorías conformaban grupos minúsculos y su poder político era casi inexistente.

La escritora neoyorquina, Leigh Newman, quien se considera una feminista de pura cepa, explicó que fue con su esposo a un centro de votación en Brooklyn porque “ya es hora de que una mujer tenga su ´propia habitación´, en este caso el Despacho Oval”.

“En la lucha por combatir la agenda de Trump nos agotamos y no celebramos que una mujer se estuviera lanzando a la presidencia. Para las mujeres, y los hombres que las apoyan, esto es una fiesta con dulces de bastón, trompos y helados… nunca había sentido tanta esperanza en mi vida entera”, manifestó Newman, de 44 años.

La escritora neoyorquina, Leigh Newman, y su esposo, votaron hoy temprano, por Clinton, en Brooklyn
La escritora neoyorquina, Leigh Newman, y su esposo, votaron hoy temprano, por Clinton, en Brooklyn

“Anoche llamé a todas mis amigas, regadas por todo el mundo, desde Alaska hasta Singapur, porque quería compartir este momento con ellas. Fue algo muy especial”, puntualizó.

Te recomendamos