Incrédulos, grupos pro inmigrantes prometen “resistir” ante una presidencia Trump

El presidente electo fue candidato con una plataforma dura contra los inmigrantes, y los grupos que llevan años organizando en torno a este tema buscan la manera de enfrentar el nuevo reto que les espera

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Incrédulos, grupos pro inmigrantes prometen “resistir” ante una presidencia Trump
En Arizona, la resistencia pro inmigrante se llevó un triunfo: la derrota del sheriff Arpaio. Pero en el resto del país, ahora los grupos se preparan para combatir algo mayor: un presidente que ganó sobre una plataforma dura contra los inmigrantes.

En la noche en que los sueños de millones de inmigrantes quedaron en penoso suspenso, ante la elección de un presidente que ha prometido hacer de sus vidas un infierno, grupos pro inmigrantes sonaron una voz desafiante, y prometieron “resistir las deportaciones” y defender lo ganado.

Pero era evidente que la desilución y la incertidumbre invadía a muchas familias inmigrantes, que comentaban en medios sociales y se llamaban por teléfono preguntando ¿y ahora qué va a pasar? 

Donald Trump fue electo presidente de los Estados Unidos de América, sobre una plataforma que incluyó la promesa de deportaciones masivas, la construcción de un gran muro entre Estados Unidos y México y el reforzamiento del sistema policial fronterizo, triplicando la cantidad de agentes de inmigración y anulando medidas ejecutivas de ayuda a los inmigrantes.

Y aunque Trump no mencionó ni una sola vez a los inmigrantes, al muro o siquiera a la frontera -o a México- durante su discurso, los grupos que por años han luchado contra las deportaciones y la militarización de la frontera, y por una reforma migratoria, buscan reagruparse y comenzar una lucha que se presenta titánica.

Cristina Jiménez, directora ejecutiva y co fundadora de United We Dream, una coalición nacional de grupos de jóvenes “dreamers” o indocumentados, dijo esta noche que “los inmigrantes debemos declara un estado de resistencia y de urgencia”.

Dijo que demandarían al presidente Obama, que aún gobernará hasta bien entrado enero próximo, que “congele las deportaciones”.

“Los días de aplacar a los agentes racistas de ICE y CBP deben terminar”, indicó, agregando que llamará a los alcaldes y gobernadores para que declaren a sus ciudades y estados un lugar seguro para los inmigrantes.

Por su parte Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA) se lamentó de que “el miedo y la división racial fueran suficientes para elegir al líder de una de las naciones más diversas del mundo, esta campaña ha marginalizado  a todos y cada uno de los grupos que no son blancos ni de sexo masculino”.

Agregó Salas que CHIRLA “se prepara para enfrentar directamente al próximo gobierno para asegurar que ninguna de las propuestas negativas y terribles de Donald Trump se hacen realidad”.

¿Qué puede Trump hacer realmente?

Donald Trump ha ofrecido mucho a sus seguidores, y según expertos legales, la mayor parte de lo que ha prometido no podrá cumplirlo por una simple razón: la constitución y el sistema legal de Estados Unidos requiere un proceso debido para todos, incluso los indocumentados.

En un discurso reciente, Trump ofreció que el “primer día” de su gobierno, comenzará “de inmediato”, el proceso de deportar a 2 millones de “ilegales delincuente” (es el término que usó él).

Aparte de eso, Trump “construirá un muro” y “México pagará por él”, amenazando con retener las remesas que mandan los mexicanos si esto no se cumple.

Además, Trump ha planteado aumentar la detención de inmigrantes, por lo cual es plausible imaginar que mantendrá y expandirá los actuales centros de detención, además de triplicar el número de agentes fronterizos, lo cual aumentará en miles de millones los gastos –ya bastante acentuados- de protección fronteriza.

Para todo esto, Trump necesitará el apoyo del Congreso pero además, sus planes de deportación pasan por alto un importante detalle: el gobierno no puede simplemente recoger a indocumentados que estén aquí –detenidos o no- y deportarlos.

Hay derechos constitucionales, procesales y legales que se deben cumplir y esto es algo que Trump no puede cambiar él solo.

Está claro sin embargo que el triunfo de Trump significó además la continuación de un Congreso con mayorías republicanas, que será más favorable a sus medidas y una Corte Suprema a su imagen y semejanza, haciendo posibles cambios profundos a todas estas protecciones y leyes.

Te recomendamos