Doblar la página

Los casos de crímenes de odio se están produciendo en toda América, mientras que el presidente electo Trump se mantiene en silencio

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Doblar la página
Los crímenes de odio por raza, género, religión u orientación sexual han aumentado a lo largo del último año, revela un informe (Foto: EFE)

Donald Trump es el Presidente electo, y el crimen de odio ha sido institucionalizado. A lo largo de la nación, el populacho ahora ha tomado la Antorcha de la Libertad de la mano de la estatua y la utiliza para vandalizar con consignas “#Go back to Africa” “Trump, Whites only” “White America” y “Make America great again.”. Mientras tanto y durante su hora de trabajo en Manteca, CA, algunos votantes le dijeron a una joven estudiante, hispana y de una escuela secundaria local: “si hablas un idioma que no sea el inglés, no deberías de votar”, llevaba una pegatina que la identificaba una trabajadora bilingüe.

Los casos de crímenes de odio se están produciendo en toda América, mientras que el Presidente electo Trump, que a partir de esta escritura, se mantiene en silencio. Pero, ¿cómo no? Después de todo, él alimentó la actitud predatoria sexual, anti-hispana, xenófoba, homofóbica, anti-islámica durante su brutal campaña y sacó a la luz los restos de los seguidores de Palin, resentidos sociales de un gobierno encabezado por un negro en estos últimos ocho años.

Sin embargo, me niego a poner en el mismo sombrero a todos los estadounidenses blancos sin educación, los milenios de Bernie y a todos aquellos que optaron por no votar en esta elección consecuencial. No, no voy a hacer lo que se ha hecho a los hispanos, las mujeres, los nativos de este país, los negros y los estadounidenses no cristianos a lo largo de los años. Aunque no nos parezcamos, estamos mezclados con cualidades extraordinarias y diferencias de opiniones que nos hace un pueblo único. Por lo tanto, les daré a esos compatriotas el beneficio de la duda.

Se necesita coraje, liderazgo, y la estadística para pararse ante millones de personas después de no poder romper el techo de cristal por segunda vez. Graciosamente y patrióticamente, Hillary Clinton se colocó detrás del micrófono, con orgullo, solemnemente y dijo estas palabras épicas en su discurso de concesión: “Hemos visto que nuestra nación está más profundamente dividida de lo que pensábamos. Pero sigo creyendo en América y siempre lo haré. Y si ustedes también, entonces debemos aceptar este resultado y mirar hacia el futuro. Donald Trump va a ser nuestro presidente. Le debemos una mente abierta y la oportunidad de dirigir.”

Debemos aceptar. Una píldora difícil de tragar para millones de estadounidenses que creen firmemente que Donald Trump no representa lo mejor de nosotros, sino las pesadillas de la inseguridad, la indecencia, la confiabilidad, la imaginación, la intolerancia, la etnología blanca y los sentimientos de autonomía bien ocultos. Pero no, la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton, al responder a estos sentimientos, dijo notablemente: “Estoy muy agradecida por nuestro país y por todo lo que me ha dado. Cuento mis bendiciones cada día de que soy un americano. Y sigo creyendo tan profundamente como siempre que si nos mantenemos unidos y trabajamos juntos con respeto por nuestras diferencias, fuerza en nuestras convicciones y amor por esta nación, nuestros mejores días todavía están por verse”.

“Make America great again”, si se permite, nos llevará de nuevo a una época en la que no fue tan grande para los pocos, los negros, los nativos de este país, los hispanos o las mujeres. No, no podemos retroceder pero avanzar y hacia el futuro porque “nuestros mejores días todavía están por verse”. Por lo tanto, le daré al Presidente electo Trump el beneficio de la duda. Lo que sí sé de nuestra Constitución en este siglo es que es un documento envida, controlador y protector que no tienen mucho espacio entre sí para cambios pero sí para compromisos. Es un documento que asegura que la democracia continúa y no permite a nadie tener la capacidad de ignorar. Así que no tengáis miedo porque las promesas desagradables y ofensivas que escuchamos del Presidente electo durante su campaña serán detenidas el primer día de su presidencia cuando finalmente se siente detrás del Resolute Desk. En ese momento y al leer la carta manuscrita del entonces ex Presidente Barak Hussein Obama, se dará cuenta de su idiotez en comparación con una nación formada por personas de todas las clases sociales, culturas, idiomas, patrimonios y religiones. Si tiene buenas intenciones para todos nosotros, “Make America great again” será reemplazado por “We are stronger together.” Porque América ya es grande.

En conclusión, no es casualidad que el Día de los Veteranos sea justo después de las elecciones. Es precisamente el momento adecuado en la historia que los estadounidenses debemos aferrarnos de brazos avanzando hacia un futuro mejor, una nación mejor representante de lo que somos. El Presidente Lincoln no podría haberlo dicho mejor. Sus palabras en Gettysburg son un recordatorio épico para honrar a nuestros Veteranos, los Caídos y activos, por lo que cierro este capítulo de mi derecho de expresión de opinión con sus palabras “… que esta nación, bajo Dios, tendrá un nuevo nacimiento de la libertad y este gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo, no perecerá de la tierra.”

**Al Moncada es el ex Presidente de la Asamblea Republicana Hispana o RNHA de los Ángeles, y es ex Delegado del Partido Republicano en California. Se ha desempeñado como asesor hispano para varias campañas políticas en los últimos años incluyendo CA Lungren para Gobernador, Bush-Cheney 2000, y Jeb Bush 2016. El Sr. Moncada fue asesor hispano para muchos líderes Republicanos incluyendo la ex líder Republicana de la Asamblea Estatal Kristin Olsen y el Presidente del Partido Republicano, Jim Brulte.

Te recomendamos