Estudiantes de la Garfield High School marchan contra Trump

La protesta protagonizada por los jóvenes del LAUSD tiene el propósito de mostrar su simpatía con minorías e inmigrantes

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Estudiantes de la Garfield High School marchan contra Trump
Decenas de estudiantes han vuelto a abandonar las aulas para mostrar su descontento con el resultado de las elecciones.
Foto: KTLA/Twitter

Unos 150 estudiantes de la Garfield High School del este de L.A., parte del distrito escolar unificado de Los Ángeles (LAUSD), salieron a las calles el lunes para protestar contra el presidente electo Donald Trump y su discurso de discriminación.

Los jóvenes salieron sobre las 8:30 a.m. portando banderas estadounidenses y mexicanas y marcharon pacíficamente hasta la Mariachi Plaza.

La protesta no había sido autorizada por el departamento de policía de Los Ángeles (LAPD), que emitió un comunicado el domingo en el que avisaba de que “es difícil garantizar la seguridad de los menores cuando salen de los confines seguros del campus escolar” y animaba a los padres a hablar con sus hijos para decirles que “protesten de una manera legítima, segura y pacífica“.

Si algún estudiante se saltara la ley durante la protesta podría enfrentarse a una serie de cargos, como la obstrucción de la circulación de vehículos y personas, desacato a la autoridad, vandalismo o negación a dispersarse tras haberse declarado una reunión ilegal, de acuerdo al LAPD. Además, los menores de 18 pueden enfrentarse a cargos por violar el toque de queda.

De todas formas, el LAPD también declaró que pese a que los recursos policiales ya están sobrecargados tras varias noches de protestas, continuarán “protegiendo el derecho constitucional de expresión pacífica de los miembros de la comunidad“.

De acuerdo al LAPD, varias escuelas más del LAUSD se unirán a las protestas.

La superintendente del LAUSD Michelle King hizo público un comunicado el lunes por la mañana en el que explicaba que muchos estudiantes continuaban preocupados por el resultado de las elecciones y querían que sus voces fueran escuchadas.

Aun así, declaró King, “es crítico que los estudiantes no dejen que sus sentimientos se interpongan en su educación o que sus acciones les pongan en peligro” y que deberían limitar sus actividades al tiempo no lectivo y, por su propia seguridad y para seguir la ley, permanecer en el campus.

La protesta sigue a un gran número de manifestaciones similares en las que estudiantes y otros colectivos se han echado a las calles para declarar su oposición a las ideas del republicano Trump, tanto en Los Ángeles como en otras ciudades de toda California y el país. Unos 4,000 estudiantes del LAUSD de 16 escuelas del distrito salieron de sus clases ya la semana pasada para manifestarse, incluyendo 1,000 estudiantes en South Gate.

Las noches del miércoles, jueves y viernes se organizaron protestas en torno al ayuntamiento de Los Ángeles que acabaron en ocasiones en disturbios, con los manifestantes invadiendo la autopista 101 y decenas de arrestos. Este sábado cerca de 8,000 personas marcharon pacíficamente entre McArthur Park y Downtown, entonando eslóganes como “Love Trumps Hate” o “We reject the President Elect”.

El movimiento de “Not my President” ha llevado a miles de personas a manifestarse en algunas de las principales ciudades de Estados Unidos como Nueva York, Chicago o Portland, donde la candidata demócrata Hillary Clinton obtuvo una amplia mayoría.

Te recomendamos