Luz roja en los indicadores de alza de precios

Tras la elección los inversores están dejando el mercado de bonos. Y eso trae consecuencias

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Luz roja en los indicadores de alza de precios
Los mercados de bonos han visto desaparecer más de un billón de dólares desde la semana pasada./Archivo

Si han mirado cómo ha reaccionado la Bolsa tras la elección de Donald Trump habrán visto cómo muchos sectores, como la banca o las farmacéuticas, están de enhorabuena. En el primer caso porque se espera una reducción de la regulación a la que tienen que adaptar sus operaciones. Las empresas de tecnología, sin embargo no están disfrutando el efecto Trump ya que temen la guerra comercial prometida a sus votantes.

Pero el mercado es muy amplio y además de acciones también se cotiza la deuda del estado en forma de bonos. Y sus subidas y bajadas son las que mejor hablan de cómo se percibe la marcha de la economía y en especial las perspectivas de inflación (subidas de precios).

¿Qué está pasando en el mercado de bonos? 

Desde la noche electoral los bonos del estado han perdido valor, se calcula que $1.2 billones. Cuando cae el precio de los bonos aumenta su rentabilidad (interés) para hacerlos más atractivos y eso es lo que está pasando. El bono del Tesoro a 10 años llegó a 2.30% el lunes. En julio, tras el Brexit estaba en 1.36%. El bono a 30 años tenía un rendimiento por encima del 3%.

¿Por qué?

Porque se espera una mayor inflación,  los inversores quieren rentabilidad por encima de esta y venden los bonos que tienen. Al venderlos, baja el precio y sube el interés que ganan con ellos.

¿Cuál es el motivo por el que se espera que suba la inflación?

Los planes del presidente electo, tal y como los ha contado en campaña, apuntan a una política fiscal muy relajada ya que va a invertir en infraestructuras (presumiblemente endedudando más al Estado) y recortando impuestos. Deuda y déficits se ampliarán mientras se crearán más trabajos, sobre todo en la construcción, y una parte de la población favorecida por los recortes tendrá más capacidad adquisitiva. Con esa receta se genera inflación. Muchos economistas habrían querido ver inversiones en infraestructuras en el momento más bajo del ciclo económico. Con ello se habría recuperado antes la economía, habría sido más barato financiarlo y además se habrían renovado ya carreteras, puentes, aeropuertos… Ahora que la economía está en mucha mejor este deseado estímulo presionará al alza los precios.

¿Cómo nos afecta?

De varias maneras. La más inmediata es que la inflación sube el precio de todo lo que compramos. Hasta ahora esta había estado muy letárgica (excepto en vivienda y salud) por eso las tasas de interés han estado muy bajas. Si esta sube, el precio que pagamos por los préstamos también subirá, desde hipotecas hasta créditos personales. La subida del bono a 10 años ya tendrá un efecto en ello en breve. A corto plazo, es positivo pero a medio y largo plazo plazo la economía estará más vulnerable. Si además, las deportaciones siguen el guión marcado en la campaña, la situación empeorará por la falta de mano de obra. Las empresas que emiten deuda tendrán que pagar más cara por ella por competir con el Estado por inversores y esto tiene como efecto disminuir la inversión privada.

Te recomendamos