Algunos inmigrantes confían en las acciones del LAPD mientras otros lo llaman la ‘Poli-Migra’

El jefe del LAPD, Charlie Beck, anunció que no colaborarán con el ICE en las deportaciones pero el departamento ha perdido la confianza de minorías

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Algunos inmigrantes confían en las acciones del LAPD mientras otros lo llaman la ‘Poli-Migra’
Un reporte publicado por el LAPD muestra que especialmente la comunidad afroamericana cree que se exceden en el uso de la fuerza, y otras voces denuncian que tienen un sesgo racial.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Después de escuchar al jefe de la policía de Los Ángeles Charlie Beck decir públicamente que no colaborará con agentes de inmigración, la comunidad inmigrante tiene emociones encontradas.

Beck dijo el lunes que la agencia no tiene planes de cambiar su política migratoria, aunque el presidente electo Donald J. Trump ha prometido deportar de 2 a 3 millones de indocumentados en cuanto asuma la presidencia el 20 de enero de 2017.

No trabajaremos en conjunto con el Departamento de Seguridad Nacional en esfuerzos migratorios. Ese no es nuestro trabajo, ni lo será”, afirmó Beck.

Sus buenas intenciones son aplaudidas por Julián Zatarain, de 22 años de edad. El joven indocumentado dijo que la decisión del jefe es una buena opción sobre todo cuando la ciudad de Los Ángeles ha sido conocida como ciudad santuario desde los años 90.

No obstante, la desconfianza no es solamente con LAPD pero con la policía de todo el país, explicó Zatarain. “Obviamente no nos preocupa que nos vayan a deportar, más bien nos preocupa que nos vayan a disparar”, dijo. “Que tal que si no levantamos las manos a tiempo o no seguimos las reglas que nos dicen” en caso de ser detenidos, agregó el joven.

Durante su mandato Beck dijo que se ha distanciado de colaborar con la Agencia de Aduanas e Inmigración (ICE) cesando el traslado de reos que cometieron delitos menores a cárceles federales y deteniendo la práctica de mantener preso a alguien que tenga orden de deportación.

Sin embargo, Alma de Jesús Ramírez dijo que no confía en LAPD puesto que ha sido testigo de cómo la comunidad inmigrante ha sido criminalizada por LAPD y ICE.

De hecho ya mucha gente los conocemos como la Poli-migra”, dijo Ramírez, madre de dos hijos y beneficiaria de la Accion Diferida (DACA). “Espero que LAPD cumpla su palabra y veremos con acciones qué tanto nos ayudan. De todos modos tenemos que vivir en alerta y educarnos de nuestros derechos”, añadió.

El LAPD tiene una política conocida como Orden Especial 40 que prohíbe a los oficiales iniciar contacto con cualquier persona con el único propósito de determinar si están en el país de forma ilegal, dijo Beck. En 1979, el entonces jefe de LAPD Daryl Gates firmó la orden que hasta el momento sigue vigente.

“Somos el mismo departamento que tenían [antes de las elecciones presidenciales], el resultado de las elecciones no nos ha cambiado”, dijo Beck.

Por su parte, el alcalde Eric Garcetti confirmó el lunes durante una reunión con la organización CHIRLA en Los Ángeles, que mientras él respetará al presidente electo, también cuestionará su política migratoria si ésta impacta a su comunidad.

“Si el primer día como presidente vemos algo hostil con nuestra gente, hostil con nuestra ciudad, malo para nuestra economía, malo para nuestra seguridad, alzaremos la voz y actuaremos“, dijo Garcetti.

Eric Garcetti ha señalado que respetará a la administración Trump, pero que se opondrá medidas en inmigración que afecten negativamente a la comunidad angelina (Foto: Ciro Cesar/La Opinión)
Eric Garcetti ha señalado que respetará a la administración Trump, pero que se opondrá medidas en inmigración que afecten negativamente a la comunidad angelina (Foto: Ciro Cesar/La Opinión)

Oficiales Parciales

Pero la duda de confiar en los oficiales de policía se balancea, sobretodo después del reporte presentado por el jefe Beck acerca de la prevención y eliminación de la parcialidad de los oficiales con diferentes grupos étnicos.

El martes por la mañana Beck presentó el reporte de 143 páginas ante la junta de comisionados de LAPD. El reporte demostró que el  57% de afroamericanos aprueban completamente o parcialmente el trabajo del LAPD. Mientras los blancos lo aprueban en un 79%, los latinos en 74% y los asiáticos en un 61%.

El informe esta basado en una encuesta a residentes de Los Ángeles que fue solicitada en septiembre. Los cinco comisionados civiles de LAPD la pidieron en respuesta de los múltiples tiroteos que han ocurrido recientemente y que han sido la causa de protestas.

El reporte encontró que el 48% de afroamericanos ven a los oficiales de LAPD como honestos y dignos de confianza. Eso se compara con el 74% de blancos, el 71% de latinos y el 68% de asiáticos.

El 30% de afroamericanos dijo que los oficiales usan la fuerza cuando es necesario. Mientras que el 62% de asiáticos, 59% de latinos y 51% de blancos concordaron.

El informe dice que el departamento ha recibido más de 1.300 denuncias de oficiales que son parciales durante los últimos cuatro años, pero ninguno fue confirmado por los investigadores del departamento. El reporte agrega que tales acusaciones son “muy difíciles” de corroborar.

Aunque no se sabe cuanto cambiará la posición de los oficiales en cuanto a los grupos étnicos, organizaciones como ACLU han desarrollado programas para reportar a los oficiales corruptos y parciales. La aplicación Justicia Móvil CA permite grabar las acciones dudosas de los policías y reportarlas.

Te recomendamos