Estudiantes de CSU protestan posible aumento de 5% a colegiatura

Los administradores han apuntado a este posible aumento de la colegiatura si el estado no proporciona suficiente financiación a la universidad

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Estudiantes de CSU protestan posible aumento de 5% a colegiatura
Los estudiantes se encuentran frente a la Oficina del Canciller de la CSU, Timothy P. White, protestando.
Foto: Captura/@kagiacobbe vía Twitter

El Consejo Directivo del sistema de Universidad Estatal de California (CSU) se reúne este martes en Long Beach para discutir una serie de medidas y retos que afronta la universidad, entre los que se cuenta un déficit económico que podrían decidir salvar con un aumento de en torno al 5% en la colegiatura.

Esta posibilidad ha preocupado a los alumnos, y un pequeño grupo ha protestado frente a las instalaciones donde se reunía el consejo. Disfrazados como zombies y bajo el concepto de “The Walking Debt” (jugando con el título de la popular serie de televisón The Walking Dead), han instalado tumbas que representan cada uno de los 23 campus de CSU y con las que quieren llamar la atención sobre cómo una subida del precio de la colegiatura acabaría con la posibilidad de permitirse una educación superior para muchos estudiantes.

La protesta fue organizada por el grupo activista Students for Quality Education, que busca defender el derecho a la educación superior. Continuará también el miércoles 16 puesto que la reunión de la directiva dura dos días.

El precio de las tasas, que creció de manera continuada durante varios años, llevaba congelado 4 años tras un acuerdo con el gobernador de California, Jerry Brown. Pero ese acuerdo vence el año que viene, por lo que el próximo curso académico ya podría ver el primer aumento en la colegiatura de los últimos seis años.

El aumento propuesto sería de en torno al 2.5% sobre la colegiatura anual, que se traduciría en unos $270 por estudiante. Para quienes provengan de fuera del estado, podría subir hasta en un 5%.

Este aumento de la financiación por parte de los estudiantes y sus familias, dicen desde la administración de la universidad, podría llegar a ser necesario para continuar proporcionando la misma calidad de educación y recursos. La ayuda estatal ha pasado de cubrir en torno al 80% de los costos de la institución en la década de los 90 a solo el 50% a día de hoy, pero la presión para acoger a más estudiantes y mejorar el índice de graduados en cuatro años (del 19% actual a el 40% para 2025) ha aumentado.

El consejo académico del CSU votará durante esta reunión sobre el borrador final de su “Support Budget Augmentation”, que es el documento formal con el que solicitarán ayuda económica al estado.

Pero si el gobernador, como anticipan los administradores, destina solo $157.2 millones a la universidad, el CSU necesitaría todavía aproximadamente otros $167.7 millones para asumir todos sus costos, según los cálculos de la universidad.

El propio Jerry Brown dijo en mayo que sería razonable plantear una subida moderada y predecible en el precio de la colegiatura a partir del curso escolar 2017/2018, al mismo tiempo que presionó a la universidad para que mejore sus cuotas de alumnos que se gradúan en un período de cuatro años – aunque como denuncian los estudiantes, cuanto más cuesta la matrícula, más horas han de trabajar para sufragar sus gastos y se pueden matricular en menos clases.

Cal State también afronta aumentos en los salarios de su plantilla, la contratación de más personal, la construcción de más residencias para alojar a los estudiantes o la implantación de programas puente y de tutoría que ayuden a los estudiantes a graduarse antes. Asimismo, a lo largo de los años de recesión Cal State ha aumentado en hasta 20,000 el número de estudiantes aceptados, aunque aún así se cuentan por miles los que se han quedado sin plaza.

Todas estas ampliaciones y mejoras tienen un precio, que se estima en unos $344 millones, y que los administradores indican que podría ser necesario sufragar al menos en parte mediante el polémico aumento de la colegiatura. Fuentes de la universidad han dicho que, de producirse, de todas formas estaría cubierto para la mayoría de estudiantes. Actualmente, en torno al 80% de los estudiantes de CSU Long Beach, donde se realiza la protesta, cuenta con algún tipo de ayuda económica.

Desde la universidad han indicado que una subida de las tasas no es su primera opción, pero puede llegar a ser una necesidad. “No es algo que ninguno de nosotros quiera”, indicó el rector de CSU Timothy P. White al Los Angeles Times, “A veces tienes que tomar decisiones que pueden no ser populares en el momento, pero que sirven para un bien público mucho mayor“.

El dinero que el estado destina por cada estudiante a tiempo completo bajó de $24,644 en 2000 a $12,709 en 2014 para los alumnos de UC, y de $9,393 a $7,916 para los de Cal State.
El dinero que el estado destina por cada estudiante a tiempo completo bajó de $24,644 en 2000 a $12,709 en 2014 para los alumnos de UC, y de $9,393 a $7,916 para los de Cal State. (Foto: Archivo/La Opinión)

La CSU no es la única universidad que se propone subir las tasas: la Universidad de California (UC) también se está planteando aumentar el precio de la matrícula por primera vez en 6 años.

Actualmente, el precio medio de la colegiatura para los estudiantes de grado de CSU es de $5,472, y de $12,294 para los de UC. Un costo que se ha triplicado desde principios del siglo, aunque la matrícula en California continúa siendo más baja que en la mayoría de sistemas universitarios públicos similares en otros estados.

UC y Cal State son los sistemas universitarios públicos más prestigiosos y de mayor tamaño de Estados Unidos, y se enfrentan a un número creciente de estudiantes demandando plaza, a medida que aumenta la población de California y más jóvenes cualifican para acceder a la educación superior.

Además también aumenta considerablemente el número de estudiantes que provienen de familias de bajos recursos, en muchas ocasiones siendo los primeros que llegan a la universidad, y necesitan apoyo económico. Pero tal y como indicaron los administradores de la universidad, el estado ha pasado de cubrir aproximadamente el 72% de sus necesidades a solo el 41% el último año académico.

El precio de servicios como becas, asesoría, o programas de educación compensatoria para estos estudiantes de bajos recursos subió en un 24% en UC y un 40% en CSU entre 2006 y 2012, de acuerdo a un estudio del PPIC (Public Policy Institute of California) publicado en 2014. El coste de las pensiones y los servicios médicos del personal retirado también continúa aumentando para ambas universidades.

Por otra parte, los estudiantes tanto de UC como de Cal State se enfrentan ya a la matrícula anual más cara de la historia de California, que se ha doblado en solo unos pocos años. Por ejemplo, un año de educación en Cal Poly tiene un costo de en torno a 9,000 dólares al año contando matrícula y tasas varias, frente a los $4,350 del curso académico 2006/2007.

El estado redujo en casi un tercio el presupuesto destinado a apoyar económicamente a CSU y UC en 2008 cuando comenzó la crisis económica, aunque ha ido aumentando progresivamente desde entonces. Aun así, White dijo que no era realista esperar que la ayuda financiera del estado vuelva a alcanzar los niveles previos.

El Consejo Directivo no tomará ninguna decisión sobre la subida de tasas en esta reunión o antes de enero, cuando se den a conocer los presupuestos estatales.

Te recomendamos