Video: La lucha en Standing Rock toca suelo en Los Ángeles

Simpatizantes con la causa indígena y medioambiental se congregan pacíficamente frente a las oficinas del U.S. Army Corps of Engineers para demostrar su oposición al proyecto

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Video: La lucha en Standing Rock toca suelo en Los Ángeles
La construcción del último tramo del oleducto en Dakota del Norte viola los derechos de la tribu sioux, denuncian los activistas.
Foto: Elena Astorga / La Opinión

La polémica construcción del oleoducto en Dakota del Norte ha llevado a cientos de personas este 15 de noviembre, Día Nacional de la Acción, a congregarse en el centro de Los Ángeles.

A eso del mediodía se dieron cita frente al 915 de Wilshire Boulevard en Los Ángeles, donde se ubica la sede de las oficinas de Army Corps of Engineers, responsables de la entrega de los permisos que autorizan el proyecto. La congregación pacífica ha sido organizada por un movimiento llamado SoCal 350 Climate Action.

Durante la protesta, cientos de simpatizantes han levantado en alto carteles que rezaban “Water is Life” (“El agua es vida”), “People over Pipelines” (“Las personas por encima de los oleoductos”) o “Save Sacred Sites” (“Salvad los lugares sagrados”).

Miembros de tribus locales de California estuvieron presentes.
Miembros de tribus locales de California estuvieron presentes. (Foto: Joanna Jacobo/La Opinión)

Acompañados de redobles de tambores y el olor del incienso que los manifestantes han quemado en honor a las tradiciones de los indígenas, varios portavoces han expresado vehementemente su rechazo al proyecto de Dakota del Norte (DAPL por sus siglas en inglés), vitoreados por los allí reunidos y por viandantes que pasaban por la zona o conductores que hacían sonar sus bocinas en señal de apoyo.

“Esta serpiente [el oleoducto] nos trae enfermedad y muerte”, exclamaba Marcos Aguilar, uno de los portavoces de  SoCal 350 Climate Action. “Nos están enterrando en el este, el oeste, el sur, el norte, aquí mismo. ¡Exigimos al U.S. Army Corps of Engineers que cesen esta violación de la ley internacional, humana y sagrada de los pueblos indígenas!”

El proyecto no cuenta con el consentimiento previo, libre e informado de los pobladores indígenas de Standing Rock, denuncian los activistas (Foto: Elena Astorga/La Opinión)
El proyecto no cuenta con el consentimiento previo, libre e informado de los pobladores indígenas de Standing Rock, denuncian los activistas. (Foto: Elena Astorga/La Opinión)

Gina Jones, parte de la organización de la congregación, explicaba que ellos no podían estar en Standing Rock con los otros manifestantes pero que de esta manera manifestaban su apoyo y contribuían a informar sobre la situación desde Los Ángeles.

“Tenemos que detener la construcción del oleoducto por completo”, declaró Jones a La Opinión, “Espero que con esta acción consigamos concienciar a la gente sobre lo que está pasando. Somos una concentración pacífica, intentando sacar a la luz la información sobre lo que ocurre”.

El grupo cuenta con el respaldo de decenas de organizaciones activistas por los derechos indígenas o  la protección del medio ambiente, tales como Green Peace Los Angeles, Native Voice Network, Sacred Places Institute for Indigenous Peoples, American Indian Community Council o Semillas Del Pueblo.

"El agua es vida", recuerdan los congregados con sus pancartas (Foto: Elena Astorga/La Opinión)
“El agua es vida”, recuerdan los congregados con sus pancartas (Foto: Elena Astorga/La Opinión)

¿Qué es el DAPL?

La construcción del último tramo del llamado Dakota Access, el oleoducto que conectaría la región de Bakken en Dakota del Norte con otro oleoducto ya existente en Illinois, ha levantado una enorme controversia y oposición porque cruza una importante vía fluvial y pasa a solo media milla al norte de la reserva Standing Rock, de la tribu sioux.

Su construcción debería requerir  el consentimiento previo, informado y libre de la población indígena, reivindican los integrantes de la tribu y los activistas en defensa de los derechos civiles, de acuerdo a los artículos 19 y 32 de la United Nations Declaration on the Rights of Indigenous Peoples.

“‘Eso no significa consultar, no significa que nos pregunten qué queremos y luego hagan lo que quieran, no significa que nos informen cuando el último 1% del proyecto está listo para ser completado, no significa el arresto de cientos de personas indígenas y todos los colores, antes de molestarse siquiera en preguntar”, denunció Aguilar.

Los opositores al proyecto exigen a la administración de Obama  y al U.S. Army Corps of Engineers que denieguen el permiso para construir bajo el río Missouri y que completen el Full Environmental Impact Statement, el análisis que revisaría el impacto medioambiental y sociocultural del proyecto.

Estas demandas iban plasmadas en una carta dirigida a Kirk Gibbs, Comandante del Distrito de Los Ángeles del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, que una serie de representantes de SoCal 350 Climate Action han firmado durante la concentración.

Los firmantes exigen que se revisen decisiones previas respecto al tramo que atravesaría el lago Oahe, de gran importancia espiritual y práctica para los habitantes de Standing Rock, y revoquen permanentemente el permiso que habían concedido para la construcción del oleoducto en esa zona. Una pequeña fuga en el oleoducto, denuncian, tendría consecuencias nefastas para el abastecimiento de agua de los sioux que residen allí.

El oleducto Access Dakota cruza muy cerca de la reserva Standing Rock de la tribu sioux, y amenaza su fuente vital de agua (Foto: Elena Astorga/La Opinión)
El oleducto Access Dakota cruza muy cerca de la reserva Standing Rock de la tribu sioux, y amenaza su fuente vital de agua. (Foto: Elena Astorga/La Opinión)

La protesta en Los Ángeles es parte de un movimiento opositor al proyecto que ha llamado a la acción por todo Estados Unidos, con congregaciones similares en otras oficinas del U.S. Army Corps of Engineers. En California, también ha habido concentraciones en San Francisco.

Con estas acciones esperan empujar al presidente Obama a rescindir totalmente el permiso de construcción del último tramo de Access Dakota, que se ha paralizado temporalmente por su posible inconstitucionalidad dada la violación de los derechos de los pueblos indígenas que supone.

La futura administración de Donald Trump podría autorizar la finalización de la construcción del oleoducto, temen sus opositores (Foto: Elena Astorga/La Opinión)
La futura administración de Donald Trump podría autorizar la finalización de la construcción del oleoducto, temen sus opositores (Foto: Elena Astorga/La Opinión)

Y parece particularmente importante lograrlo antes de que Donald Trump llegue a la Casa Blanca, dada su manifiesta despreocupación por cuestiones medioambientales o los derechos de las minorías.

Kelcy Warrendirector de la empresa responsable de la construcción del oleoducto Energy Transfer Partners, dijo a la CBS que estaba 100% seguro de que Trump apoyaría la finalización del proyecto. Warren donó más de $100,000 a la campaña del candidato republicano, mientras que Trump ha invertido entre 500,000 y 1 millón de dólares en la compañía.

Te recomendamos