La Víbora: ¡Nick Loeb, ya deja en paz a Sofía Vergara!

A nuestra serpiente farandulera no se le escapa nadie

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

La Víbora: ¡Nick Loeb, ya deja en paz a Sofía Vergara!

Qué pesadilla debe estar viviendo mi pobre Sofía Vergara con ese embrollo de los embriones que congelaron ella y su exnovio, el patán de Nick Loeb.

Este será el cuento de nunca acabar, puesto que el acomplejado este parece tener como meta hacerle la vida imposible a la colombiana. ¿Se acuerdan que el tipejo este quiere a toda costa hacerse de los embriones para implantarlos en otra mujer y así convertirse en padre, verdad?

Es algo con lo que por supuesto Chofis no está de acuerdo, puesto que biológicamente esos niños serían sus hijos. Ella lo que quiere es que esos huevos se destruyan, y en esa batalla legal se encuentran ambos personajes. El más reciente recurso de la artista fue solicitar, por medio de sus abogados, que el ex dé los nombres de dos mujeres que abortaron hace 20 años tras tener una relación con él.

Con esto ella quiere demostrar que a Loeb no le interesa ser padre, como él alega y por lo que pelea legalmente para apropiarse de los embriones. Claro que el “hombre” está luchando como gato bocarriba para evitar soltar la sopa y revelar quiénes fueron estas mujeres, argumentando el derecho de estas chicas a la privacidad.

Él dice que estas personas no tienen nada que ver con su relación con Sofía ni con los embriones ni con el litigio. Yo lo que digo, si el fulano este quiere ser papá, ¿por qué no se consigue una mujer con quien tener hijos? Es un hombre joven, con mucha plata y no es mal parecido –para nada mi tipo, ¿eh?–; aunque claro, solo de verlo sabes que es un ojo alegre sin remedio.

¿Por qué tiene que aferrarse a los embriones que procreó con alguien con quien ya no tiene ninguna relación? Honestamente, yo creo que solo son ganas de dar lata, sobre todo porque ve a Chofis feliz de la vida con su Mangoniello. En cuanto a ella, es la gran lección que recibió por haberse enredado con la persona equivocada. Por eso, víboralectoras, abran bien los ojos cuando decidan andar con alguien. Uno se topa con cada espécimen en esta Tierra, que dios guarde la hora.

En otras cosas, no salgo de mi asombro solo de pensar que en unos días tendremos una Primera Dama parecida a la que tienen en México, solo que la nuestra tiene antecedentes encueratrices, mientras que la del país vecino fue dizque actriz, sin eso de la encuerada.

GOP Presidential Candidate Donald Trump Holds Election Night Gathering In Manhattan

No puedo creer que Melania Trump sea nuestra Primera Dama./Archivo

Sin embargo, hay muchas similitudes entre ambas; por ejemplo, ninguna llegó siquiera al bachillerato; las dos son piojas venidas a más; las dos tienen que tolerar a maridos insufribles –que dicho sea de paso, lo merecen– y ambas se sienten las divinas garzas. Solo hay una diferencia: que una llegó a la Casa Blanca millonaria, mientras que la otra llegó a Los Pinos y ahí se hizo millonaria.

Así las cosas.

Te recomendamos