Tras alzar la voz contra Trump y el racismo, Popovich pone a prueba a los sorprendentes Lakers

El entrenador más respetado de la NBA dice, sin partidismos, que al presidente electo no se le puede creer "nada que salga de su boca"

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Tras alzar la voz contra Trump y el racismo, Popovich pone a prueba a los sorprendentes Lakers
Gregg Popovich es considerado el mejor entrenador de la actualidad en la NBA, y tal vez el más respetado por Kobe Bryant y otras estrellas.
Foto: Getty Images

Gregg Popovich. Nombre ya mitológico de la NBA tras conducir a los Spurs de San Antonio durante 21 temporadas, con más de mil juegos ganados, tres premios al Entrenador del Año y cinco campeonatos de las Finales que se dicen fácil, pero que tratándose de un equipo de un mercado pequeño, resultan más meritorios.

Hijo de inmigrantes de la antigua Yugoslavia, Popovich estudió en la academia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos con especialidad en estudios soviéticos, y estuvo en el servicio activo durante cinco años. Todo esto mucho antes de empezar a construir su carrera como estratega de baloncesto.

No hay en la NBA un equipo que signifique tanto para su ciudad como los Spurs para San Antonio, entre otras razones porque no hay más equipos profesionales. Por eso, conforme Popovich fue ayudando a que los Spurs se convirtieran en una de las potencias de la NBA y, aún hoy, el modelo a seguir de las franquicias de la liga con su concepto colectivo y su apertura a la internacionalización de su plantilla, todo el sur de Texas abrazó al famoso “Coach Pop”.

Luego vino el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de la semana anterior y Popovich, típicamente visto como un hombre cerebral, moderado y antipático con la prensa, alzó la voz, criticando con vigor y sólidos argumentos la elección de Trump.

El miércoles, Popovich fue entrevistado por el reportero Marc J. Spears, del sitio The Undefeated, y respaldó su postura al hablar sobre la reacción pública que tuvieron sus declaraciones.

“Fueron casi todos (los correos electrónicos) positivos, pero por ahí hubo alguno que otro diciendo que no volverían a gastar otro dólar en la arena de los Spurs o en un juego de los Spurs, algo como eso”, dijo Popovich para el sitio web que trata de Deportes y temas raciales.

“La gente me entendió. La mayoría de los comentarios eran las cosas que la gente quería decir, pero que no tenían una plataforma para hacerlo. Estoy contento de haberlo hecho”, apuntó.

Llega a Los Ángeles con su liderazgo

La visita de este viernes de los Spurs al Staples Center para medirse a los Lakers (10:30 Este, 7:30 pm Pacífico/TV: SPECSN) llega en momentos en que voces como la de Popovich resuenan con un clamor por el respeto y contra la violencia.

Este hombre blanco, rico y con una vida cómoda, como él mismo lo destacó, está aprovechando su posición; se mete al fuego pensando en otros, sin partidismos y con suma consciencia social.

“Creo que (Trump) se estaba preparando para la derrota. Puedes darte cuenta de eso porque no se le veía muy interesando en política, o nada de eso. No he visto ni escuchado de él nada de valores o principios. Tiene una gran motivación, y esa es ganar en todo lo que hace. Pero eso no es un valor, no es un principio, no es una visión”, dijo Popovich, de 67 años, para The Undefeated.

“No puedes creer nada que salga de su boca. Cambia cada día dependiendo de la situación y de lo que necesita en el momento”.

Cuando el reportero le preguntó a Popovich si los dueños de los Spurs, que presuntamente aportaron dinero para la campaña de Trump, le daban libertad de expresarse, el coach dijo: “No, ellos no me dieron esa libertad. Vivo en Estados Unidos. Eso es lo que me ha dado esa libertad”.

Ese es Gregg Popovich.

Inicio inesperadamente bueno

Los Lakers llegan al juego con récord de 7-5. Hace un año a estas alturas iban con 2-10 en camino a su peor temporada de todos los tiempos, una en la que tardaron hasta su partido 34 de la campaña para alcanzar el séptimo triunfo.

Pero no es solo el récord de ganados lo que impresiona de estos Lakers de Luke Walton, quien está luciéndose, sino el cómo juegan; se les ve motivados, con más confianza, integrados y parece que cada jugador sabe qué es lo que le toca hacer.

En su juego anterior, derrotaron a Brooklyn 125-118 con 32 puntos de D’Angelo Russell y un triple-doble de Julius Randle. En la temporada, Russell promedia 16.8 puntos para liderar a los Lakers, que muestran mejoría general de la totalidad del plantel.

Te recomendamos