El amor no tiene fronteras

Seis familias se abrazan en la frontera que divide a México de EEUU

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

El amor no tiene fronteras
La puerta que divide a México de EEUU se abrió brevemente el 19 de noviembre.
Foto: Jacqueline García / La Opinión

Luis Hernández, de 25 años de edad, vivió los tres minutos más valiosos de su vida cuando pudo fundirse en un abrazo con su padre en la frontera que divide a EEUU de México.

Eran las 12:00 del mediodía del pasado sábado 19 de noviembre cuando la puerta de emergencia que divide a ambos países entre San Diego y Tijuana se abrió por un corto período de 20 minutos y seis familias pudieron tocarse.

“Esto fue un regalo de mi novia porque me escuchaba hablar mucho de mi papá. Un día me preguntó: ‘Si pudieras abrazar a tu papá, ¿lo harías?’ y le dije que sí, entonces me dijo del evento”, dijo Luis, originario de Oaxaca, México.

“En una semana es mi cumpleaños y este es un buen regalo”, dijo el hombre que reside en Los Ángeles y es beneficiario de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). Él no puede salir de Estados Unidos.

“Yo no sabía que esto existía, que podían abrir las fronteras”, agregó Luis, quien llevaba más de cinco años de no abrazar a su padre. Hace dos meses fue a la frontera, pero solo a hablar con él por medio de la malla de alambre de la frontera, no se pudieron tocar.

Luis emigró a EEUU cuando tenía 5 años junto a su padre Eduardo Hernández y después de vivir 16 años en el país, el progenitor fue deportado en el 2011. Ahora reside en Tijuana y cuando se enteró del evento aceptó participar emocionado.

Mientras esperaba en la puerta por su hijo, Eduardo dijo que estaba temblando. “Yo no lloro mucho, pero si se me salieron las lágrimas de la felicidad”, añadió.

Luis Hernández pudo abrazar brevemente a su padre Eduardo después de cinco años cuando Eduardo fue deportado. (Jacqueline García)
Luis Hernández pudo abrazar brevemente a su padre Eduardo después de cinco años (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

El evento se realizó gracias a la asociación de Ángeles de la Frontera y la Patrulla Fronteriza de San Diego, con la aprobación del jefe del sector de San Diego, Richard A. Barlow. Esta es la cuarta vez, desde que se construyó el muro entre EEUU y México en 1994, que la puerta localizada en el Parque de la Amistad se abre para permitir el encuentro de las familias migrantes.

La reunión fue en celebración del Día del Niño Internacional declarado por las Naciones Unidas.

La puerta de la frontera que divide a San Diego, CA de Tijuana, Mex. fue abierta brevemente el 19 de noviembre. (Jacqueline García)
La puerta de la frontera que divide a San Diego, CA de Tijuana, Mex. fue abierta brevemente el 19 de noviembre (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

Tres minutos de felicidad

Por segunda vez en el año y cuarta en la historia, la puerta de emergencia del Parque de la Amistad fue testigo de este emotivo y breve momento, y para el que algunos participantes debieron viajar desde varios puntos de México y Estados Unidos.

Laura Ávila, de 35 años de edad, caminó el pequeño estrecho que llevaba hacia la puerta fronteriza junto a su hija de 11 años, donde las esperaba su madre, Socorro Martínez. Después de 19 años de no poder tocarse, su abrazo fue corto pero inolvidable. Martínez tiene una Visa U, pero no puede salir del país.

“Tres minutos, a lo mejor para otra gente dice ‘ay qué chiste tres minutos’, pero para familias como nosotros que han sido casi dos décadas sin vernos es muy valioso”, dijo Laura, quien llegó a temprana hora desde Los Ángeles. “No es lo mismo verla en la computadora que verla cerquita, tocarla, olerla”, añadió sin poder contener la emoción.

La familia se encontraba en “lista de espera”, ya que en principio no habían alcanzado espacio en el grupo, y justo cinco minutos antes de que la puerta abriera se les notificó que sí tendrían oportunidad de abrazarse ya que otra familia no llegó.

Laura Martínez pudo abrazar a su madre Socorro, a quien no veía por 19 años. (Jacqueline García)
Laura Avila pudo abrazar a su madre Socorro, a quien no veía por 19 años (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

La señora Socorro, de 71 años de edad, dijo que viajó desde Puebla para el emotivo encuentro. “Estoy muy contenta y muy agradecida con toda la gente que nos ayudó”, dijo Socorro.

Sin poder contener el llanto, docenas de visitantes desconocidos aplaudían el acto de amor para demostrar que el amor no tiene fronteras. Docenas de medios de comunicación de ambos lados de la frontera reportaban acerca del inaudito encuentro.

Edith Hernández llegó desde el Valle de San Fernando para reunirse con su madre y tía, quienes arribaron a la cita provenientes del estado mexicano de Toluca para acabar con una separación física de doce años.

Te sientes muy emocionada, es agridulce, feliz pero al mismo tiempo triste porque la tienes que dejar ir“, comentó la mujer, quien acudió a este reencuentro con sus dos hijos.

Era la primera vez que Hernández visitaba el Parque de la Amistad y señaló que es “triste y deprimente” toparse con el muro que separa a los dos países.

El encuentro

Eduardo Olmos, portavoz de la Patrulla Fronteriza en San Diego, dijo que el director de Ángeles de la Frontera, Enrique Morones, les dio los nombres de las personas elegidas. “Nosotros mandamos los nombres que él sugiere a Washington D.C. para ser aprobados”, dijo Olmos, aseverando que el principal requisito es que las personas debían tener un historial criminal limpio.

No se nos hace justo que una persona con un record criminal tenga la oportunidad de tomar el lugar de alguien que está haciendo todo bien”, dijo Olmos.

Por su parte, Morones dijo que la Patrulla Fronteriza no debe ser criticada negativamente porque ellos “están haciendo su trabajo”. Agregó que su organización tiene miedo de lo que pueda pasar con la nueva presidencia.

“Cada día que no tenemos una reforma migratoria justa, dos personas pierden la vida o pierden sus piernas y sus manos, como José Luis, un hondureño, quien cayó del tren conocido como La Bestia cuando intentaba cruzar a Estados Unidos”, añadió Morones.

“Una barda no mantiene a las personas afuera, las mantiene adentro…como me dijo una vez el senador [fallecido] Ted Kennedy, ‘Enséñame una barda de 15 pies de alto y te enseño una escalera de 16 pies’ y él tiene razón”, dijo Morones.

Morones junto a José Luis, un hondureño quien perdió su pierna y brazo derecho en su intento por cruzar la frontera en el tren conocido como La Bestia. (Jacqueline García)
Morones junto a José Luis, un hondureño quien perdió su pierna y brazo derecho en su intento por cruzar la frontera en el tren conocido como La Bestia (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

El Parque de la Amistad

La puerta localizada en el Parque de la Amistad es la fiel testigo de miles de historias de inmigrantes. Algunos se visitan y tocan sus dedos entre la doble maya de metal. Los más valientes continúan su intento por cruzar, algunos sin mucho éxito.

Después de su breve abrazo de 3 minutos Laura y su madre Socorro pudieron tocar sus dedos entre la malla de metal que divide a ambos países. (Jacqueline García)
Después de su breve abrazo de 3 minutos Laura y su madre Socorro pudieron tocar sus dedos entre la malla de metal que divide a ambos países (Foto: Jacqueline García/La Opinión)

Ángeles de la Frontera reportó que hace dos meses dos cuerpos fueron encontrados a la orilla de la playa del lado estadounidense. Eran dos hombres que intentaron cruzar la frontera nadando y se ahogaron.

Ángeles de la Frontera espera que el próximo año el evento se realice simultáneamente en las fronteras de California, Arizona y Texas en celebración del Día del Niño en México, el 30 de abril.

Con información de EFE

Te recomendamos