Joven inmigrante baleado en Acapulco salva su vida al entrar a EEUU gracias a un asilo político

Él y su familia tienen mucho que agradecer este Día de Acción de Gracias

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Joven inmigrante baleado en Acapulco salva su vida al entrar a EEUU gracias a un asilo político
Charlie Salinas Nava de 18 años de edad tiene dos razones poderosas para agradecer: está vivo después de ser baleado y pudo entrar a Estados Unidos. (foto suministrada).

Hace dos meses, Charlie Salinas Nava entró a Estados Unidos, con una bolsa conectada de su abdomen a su intestino. Se debatía entre la vida y la muerte.

Estaba por morirse, muy delicado. Lo habían baleado en Acapulco. Al entrar al país, fue operado de emergencia y aunque perdió un pulmón, la vesícula y parte del intestino, salvó su vida y ya no corre peligro. ¡Estamos muy felices! ¡muy agradecidos!”, exclama su madre, Yanet Salinas.

Hace un año, en diciembre de 2015, en Acapulco, México, el muchacho recibió siete impactos de bala afuera de una tienda de su barrio cuando llegó, junto con su primo Christian, a comprar unas sodas después de jugar un partido de futbol.

Charlie Salinas antes de entrar a la línea fronteriza a pedir asilo. (Foto: Suministrada)
Charlie Salinas antes de entrar a la línea fronteriza a pedir asilo. (Foto: Suministrada)

“Llegaron unos narcos buscando a un chamaco, y abrieron fuego contra todos. Así operan ellos. No les importa quitarle la vida a inocentes. Mataron a una viejita y a mi primo. A mí me dejaron muy mal herido, agonizante”, cuenta el muchacho.

Fue transportado a un hospital de Acapulco. “Curaron mis heridas y semanas después, salí con una bolsa conectada a mi intestino para poder hacer del baño”, recuerda.

Pero conforme pasaban los meses, su estado de salud empeoraba.

Charlie Salinas Nava muestra las heridas que le dejaron los impactos de bala que recibió en Acapulco, México. (foto suministrada).
Charlie Salinas Nava muestra las heridas que le dejaron los impactos de bala que recibió en Acapulco, México. (Foto: Suministrada)

Yanet, quien desde hace más de una década vive en Santa Ana, decidió arriesgarse y mandar traer a su hijo a Tijuana. “Estaba desesperada y muy mal de no poder viajar a verlo por ser indocumentada”, explica.

Unas amistades le recomendaron consultar al abogado en migración Alex Gálvez para ver las opciones que tenía de pasar a su hijo legalmente al país. Gálvez logró cruzarlo a Estados Unidos al solicitar y obtener un asilo político para el joven.

No había visto a mi hijo en 10 años. Fue una gran emoción reencontrarme con él”, dice la madre.

Pero la felicidad se le acabó cuando se dio cuenta que su hijo estaba más grave de lo que creía.

El abogado en migración Alex Gálvez viajó a Tijuana para asesorar a Charlie Salinas sobre la entrevista de asilo político que iba a tener al entregarse a migración. (Foto: Suministrada)
El abogado en migración Alex Gálvez viajó a Tijuana para asesorar a Charlie Salinas sobre la entrevista de asilo político que iba a tener al entregarse a migración. (Foto: Suministrada)

La madre tuvo que ingresar de inmediato a su hijo en un hospital. “Fue operado de emergencia y estuvo medio mes en terapia intensiva”, comenta.

A Charlie le extirparon un pulmón que las balas le perforaron. Le sacaron también la vesícula y una parte del intestino.

Yo llegué con una infección muy fuerte en el intestino. Los médicos me dijeron que si me hubiera quedado unos días más en Tijuana, habría muerto”, indica.

“Ya casi me siento normal y puedo caminar. El doctor me ha dicho que no cargue cosas pesadas. Espero ir pronto a la escuela para aprender inglés y poder trabajar para ayudar a mi mamá con los gastos”, observa.

Charlie Salinas es ayudado por su madre Yanet Salinas después de que salió del hospital donde lo operaron de emergencia. (foto suministrada).
Charlie Salinas Nava es ayudado por su madre Yanet Salinas después de que salió del hospital donde lo operaron de emergencia. (Foto: Suministrada)

Su madre se gana la vida como lavacarros.

Este jueves, será el primer Día de Acción de Gracias que el joven inmigrante pase en Estados Unidos, una tradición nueva para él.

Tengo mucho que agradecer. Primero por estar vivo cuando estuve a punto de morir. Ahora se me presenta una nueva oportunidad de vida. Y también tengo que dar muchas gracias porque pude pasar a Estados Unidos. Muchos no lo logran”, reconoce.

La madre tiene sus propios motivos para estar agradecida: “Dios cumplió mi sueño de reunirme con mi hijo. Y todavía más, le hizo el milagro de dejarlo con vida”, dice muy contenta.

Charlie Salinas Nava camina hacia la aduana de Estados Unidos en Tijuana para entregarse a las autoridades de migración. (foto suministrada).
Charlie Salinas Nava camina hacia la aduana de Estados Unidos en Tijuana para entregarse a las autoridades de migración. (Foto: Suministrada)

Mexicanos también pueden solicitar asilo político

Alex Gálvez, abogado experto en migración, dice que el caso de Charlie demuestra que los mexicanos sí califican para el asilo político.

“No tienen que esperar a ser baleados como Charlie, pero sí tener pruebas de sufrimiento extremo y amenazas. Si se trata de vida o muerte, la Constitución de Estados Unidos, establece el derecho de protegerlos”, enfatiza.

Es importante, precisa, que antes de cruzar la frontera, sean asesorados por un buen abogado de migración y preparados para la entrevista con el agente de migración. “Lo que se dice en la frontera es clave porque si ahí les niegan el asilo, será muy difícil remontar el caso”, enfatiza Gálvez, quien viajó a Tijuana para asesorar al muchacho antes de entregarse a las autoridades migratorias.

El propio cuerpo de Charlie Salinas fue la evidencia más fuerte de que había sido víctima de la narcoviolencia y para que lo aceptaran en la frontera como solicitante de asilo político. Aquí lo vemos con la bolsa de colostomía conectada a su intestino a través de su abdomen. (foto suministrada).
El propio cuerpo de Charlie Salinas fue la evidencia más fuerte de que había sido víctima de la narcoviolencia. (Foto: Suministrada)

En el caso de Charlie, detalla que al ver sus heridas se dio cuenta que había sido víctima de la narcoviolencia. “Su madre tenía miedo de que por su condición médica, Migración no lo fuera a dejar pasar. No sólo lo dejaron pasar sino que el mismo día que lo aceptaron, lo liberaron”, precisa.

Subraya que el propio cuerpo de Charlie lleno de heridas de bala y con la bolsa de colostomía para el drenaje de las heces colgando de su abdomen, fue la evidencia más clara para presentar la solicitud de asilo en la frontera.

“La primera audiencia la vamos a tener en diciembre. La solicitud de asilo se hizo ante un juez y un oficial de asilo. Cualquiera de ellos lo puede otorgar. Se puede resolver tan pronto como en seis meses o llevar hasta cinco años, pero mientras tanto, él puede obtener un permiso de trabajo”, enfatiza.

Te recomendamos