Siete frases que escucharás antes de que te dejen

La dinámica de la separación suele tener algunos aspectos en común

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Siete frases que escucharás antes de que te dejen

Sabemos que la ruptura de una relación de pareja puede obedecer a numerosas razones. Sin embargo, la dinámica de la separación suele tener algunos aspectos en común.

El portal The Huffington Post reseñó siete de las frases más comunes que se dicen justo antes de terminar, compartidas por varios terapeutas matrimoniales. Escucharlas puede ser un indicativo de que el fin de la relación está más cerca de lo que imaginas.

1. “Me siento como si fuéramos roomates”

Sari Cooper, terapeuta del programa “Sex Esteem” (Nueva York), aclara que cuando se dice este comentario, es por falta de sexo. Y adelanta que la mayoría de los matrimonios no puede sobrevivir sin intimidad sexual.

“La pareja que se queja (con estas palabras) está haciendo saber a la otra persona que la chispa erótica se ha evaporado y que la falta de contacto sexual ya no es aceptable”, dijo. “Si el compañero que escucha no está dispuesto a que trabajen juntos para renovar la conexión erótica, la relación puede ir encaminándose a una ruptura.”

2. “Nunca debimos juntarnos”

Usualmente esta manera de pensar advierte que la emoción de los primeros días se ha ido esfumando. La terapeuta de pareja y familia Kari Carroll establece que “cuando los recuerdos positivos empiezan a desvanecerse, es una señal de que los compañeros están distanciándose emocionalmente uno del otro”, dijo.

“Están reescribiendo el pasado y convencidos de que esta asociación debe haber sido condenada desde el principio”. Para salvar la relación y cambiar el pensamiento negativo, Carroll les dice a las parejas que se recuerden a sí mismas de los buenos tiempos, aunque eso signifique pasar un poco de tiempo haciendo clic en los álbumes de fotos antiguos de Facebook.

3. “Lamento que te sientas así”

Para que una disculpa signifique algo, tiene que ser genuina. Cuando le dices a tu cónyuge “siento que te sientas así”, después de entrar en una acalorada discusión, estás rechazando sus sentimientos y emitiendo una disculpa poco empática, dijo Danielle Kepler, terapeuta en Chicago, Illinois.

“En lugar de reducir la tensión, este tipo de disculpa se presenta como despectiva”, dijo. “Pedir disculpas por los sentimientos de su pareja no implica que usted entiende de dónde vienen. Los intentos fallidos de reparación -como esta dinámica- son otra señal de un posible futuro infeliz”.

4. “Siempre haces esto” o “munca haces eso”

Marni Feuerman, terapeuta matrimonial y familiar en Boca Ratón, Florida, advierte que sea cual sea el problema, el uso de generalizaciones acusatorias y palabras como “nunca” y “siempre” tiende a conducir al resentimiento y a peleas exageradas.

divorcio

“Algunas veces la gente se da cuenta de que está usando estos términos extremos y se detiene”, dijo. Otras veces, no, y es “cuando puede conducir a una gran explosión en la relación”.

5. “¿Por qué huyes cuando peleamos?”

Alejarte no es la solución. Marni Feuerman plantea que “cuando una parte no está dispuesta a comprometerse y resolver un conflicto, aumentan los problemas”. A veces esto ocurre porque “la persona que se aleja está, simplemente, abrumada, y necesita desconectarse. Pero necesita estar dispuesto a volver a la conversación y resolverla”, advierte. De lo contrario, la conducta evasiva “fácilmente puede poner a la pareja en el camino a la separación”.

6. “Tengo que hacer la mayor parte de las tareas”

Si te lo han reclamado, algo tan común como dejar los vasos o platos en el fregadero cada vez, perjudica tu matrimonio más de lo que crees. Un estudio de 2015 de la Universidad de Alberta sugirió que las personas en relaciones más igualitarias tienen mayor satisfacción de su relación y más sexo que las parejas que no reparten las tareas.

Como terapeuta matrimonial, Carroll ha visto de primera mano cómo se desarrolla este escenario. Para las parejas con las que ha trabajado en la terapia, el conflicto sobre las tareas del hogar muchas veces tiene un matiz de más profundo que puede, incluso, “estar relacionado con un desequilibrio de poder en la relación”, dijo.

“En el núcleo de todas las relaciones románticas, la gente quiere sentirse valorada y comprendida a un nivel emocional profundo”, explicó. “Equidad y consideración con las tareas demuestra que valoras y cuidas de tu pareja”.

7. “No quiero pelear más”

Por paradójico que parezca, cuando la lucha se detiene, suele señalar el comienzo de una ruptura, dijo Amy Begel, terapeuta matrimonial y familiar en la ciudad de Nueva York. “Es casi como un divorcio emocional simbólico: Estás demasiado separado emocionalmente como para preocuparte”, dijo.

“Por lo general, cuando una pareja dice que no quiere pelear más, simplemente concluye que no será escuchado por su pareja”. No es que se fomenten las discusiones ni peleas acaloradas. Jamás. Pero sí hay que dialogar.

“Cuando uno no habla de sus problemas, el conflicto interior se convierte en un obstáculo, y es cuando muchas personas deciden divorciarse”, advirtió.

Te recomendamos