Muerte de Fidel Castro abre nuevo capítulo para exilio cubano en EEUU

Sigue lucha por un cambio democrático en la isla

¡Mantente al día con las noticias de interés de los Hispanos!

Sigue a La Opinión en Facebook

Muerte de Fidel Castro abre nuevo capítulo para exilio cubano en EEUU
Fidel castro, el histórico líder cubano, falleció a los 90 años.
Foto: EFE

WASHINGTON.- La muerte de Fidel Castro anoche en Cuba no devolverá a los disidentes que murieron durante su régimen pero abre un nuevo capítulo para la comunidad cubana en el exilio y la continua lucha por un cambio democrático en la isla, aseguraron varios legisladores.

Castro, líder de la Revolución cubana, falleció a los 90 años las 10:29pm hora local, según anunció su hermano, el presidente Raúl Castro. Cumpliendo sus deseos, Fidel Castro será cremado y su servicio fúnebre será el próximo 4 de diciembre, tras nueve días de duelo nacional.

Varios líderes mundiales reaccionaron a la noticia pero, por ahora, la Casa Blanca aún no ha emitido declaración alguna del presidente Barack Obama, quien realizó una histórica visita a Cuba en marzo pasado, después de anunciar el deshielo de las relaciones entre Washington y La Habana en diciembre de 2014.

Castro, quien gobernó en Cuba durante casi medio siglo hasta julio de 2006 debido a problemas de salud, sobrevivió a once presidentes de EEUU y a al menos 634 intentos de asesinato y, tanto en vida como en muerte, ha generado reacciones simultáneas de júbilo y luto, de amor y de odio.

Su carisma y liderazgo sirvieron de inspiración para el movimiento izquierdista en América Latina, mientras que para otros, especialmente en el exilio cubano, fue un dictador que mantuvo mano férrea contra la disidencia y suprimió los derechos humanos básicos en la isla.

Voces del exilio

En las calles de Miami (Florida), cuna del exilio cubano, imágenes de televisión mostraban cómo, en horas de la madrugada, grupos de personas se aglutinaban en las aceras de La Pequeña Habana, sonando cacerolas y gritando consignas contra Castro.

Los legisladores cubanoamericanos en el Congreso acudieron a las redes sociales y a sendos comunicados para explicar el significado del suceso histórico.

La legisladora republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen,  afirmó que, a su juicio, nada cambia con la muerte de Castro porque “el ´nuevo´jefe, Raúl, es igual que el antiguo jefe. #Cuba debe tener #libertad + #democracia”.

Ros-Lehtinen acudió a distintos programas de televisión con un simple mensaje: no puede haber un gobierno legítimo en Cuba sin elecciones democráticas,  por lo que el actual regimen no podrá frenar del todo la “liberación” de la isla.

El senador republicano por Florida, y exprecandidato presidencial, Marco Rubio, recordó que Castro asumió las riendas del poder en 1959 con promesas de libertad y prosperidad para Cuba pero “su regimen comunista la convirtió en una empobrecida isla-prisión”, de la que tuvieron que huir “millones de cubanos”, mientras que otros acusados de opositores fueron a parar a  una cárcel o una tumba.

“Tristemente, la muerte de Fidel Castro no significa libertad para el pueblo cubano o justicia para activistas democráticos, líderes religiosos, y opositores políticos que él y su hermano encarcelaron y persiguieron. El dictador ha muerto, pero no la dictadura”, dijo Rubio, quien insistió en que, contrario a lo que decía Castro durante su juventud, “la Historia no lo absolverá”.

El futuro de Cuba permanece en última instancia en las manos del pueblo cubano, y ahora más que nunca el Congreso y la nueva Administración debe apoyarlo contra sus brutales líderes, y apoyar su lucha por la libertad y derechos humanos básicos“, puntualizó Rubio.

Por su parte, el senador republicano por Texas y también exprecandidato presidencial, Ted Cruz, dijo que la muerte de Castro “no podrá devolver a la vida a sus miles de víctimas, ni darle consuelo a sus familias. Hoy los recordamos y honramos a las valientes almas que lucharon la solitaria lucha contra la brutal dictadura comunista que impuso en Cuba”.

Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, también lamentó que la muerte de Castro no vaya a significar la “libertad del pueblo” porque, al traspasar el poder a su hermano Raúl, en 2006, “deja atrás a otro tirano”.

 

Te recomendamos