Primera senadora latina promete llevar su lucha por los “Dreamers” al Congreso

La primera senadora latina en el Senado comenta sus prioridades en esta entrevista exclusiva

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Primera senadora latina promete llevar su lucha por los “Dreamers” al Congreso
Catherine Cortez Masto se convirtió en la primera latina en el Senado, y promete llevar la lucha por la igualdad y la defensa de los "Dreamers".

WASHINGTON.- Catherine Cortez Masto apenas ha tenido tiempo para saborear su victoria como la primera latina en el Senado o para aclimatarse en Washington, pero tiene muy claro que la defensa de los “Dreamers” contra el odio racial y medidas draconianas estarán al frente de sus prioridades.

Cortez Masto, de 52 años, tomará juramento en enero próximo como la primera latina en la historia del Senado, reemplazando en el escaño por Nevada al líder de la minoría demócrata, Harry Reid, quien se jubilará a finales de este año.

En entrevista telefónica con este diario, Cortez Masto afirmó hoy que buscará espacios comunes para trabajar de forma bipartidista con los republicanos y con la Administración Trump, pero no pasará por alto cualquier indicio de maltrato hacia los inmigrantes.

“No hay cabida para el odio o la discriminación en la Casa Blanca, o de parte de alguien representando a la Casa Blanca, y sin duda alzaré la voz para luchar contra eso”, afirmó Cortez Masto.

“Mantengo un compromiso de trabajar de forma bipartidista para resolver problemas, pero si alguien cree que necesitamos construir una plataforma con base en el odio y la discriminación racial…vigilaré contra eso si la Administración se va por ese camino”, prometió.

Cortez Masto manifestó interés en trabajar con el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin, quien elabora una propuesta para defender el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, porque, a su juicio, es urgente defender a los “Dreamers”,  y “mantener unidas a las familias en Nevada”.

Cortez Masto, a la derecha del senador Dick Durbin (centro) y junto con los nuevos miembros demócratas del Senado.
Cortez Masto, a la derecha del senador Dick Durbin (centro) y junto con los nuevos miembros demócratas del Senado. María Peña/Impremedia

En ese sentido, reiteró que el sistema migratorio en EEUU “está roto” y la reforma sigue siendo una tarea pendiente en Washington.

“Tenemos que lidiar con este asunto, pero sin denigrar a las personas, sin separar a las familias (inmigrantes), tachándolas de criminales o violadores. Necesitamos un sistema que funcione para todos, y que trate a todos con igualdad y justicia”, subrayó Cortez Masto, nieta de inmigrantes mexicanos.

Múltiples prioridades

La senadora electa aseguró que intentará un acercamiento con los republicanos en asuntos como una fuerte inversión en la infraestructura; frenar tratos comerciales que perjudiquen a los trabajadores; poner coto al flujo de armas a terroristas, y la protección de beneficios para los veteranos, y del Seguro Social y Medicare para los jubilados.

La lucha por un aumento al salario mínimo, la igualdad salarial, y la creación de empleos bien remunerados en el sector de “energía limpia”,  también figuran en esa lista de prioridades.

“Las familias trabajadoras afrontan duras luchas, y de lo que se trata es de reducirles la carga. Las he escuchado acá en Nevada, y sé que el salario no las cobija como antes, y necesitan a alguien que luche por ellas”, señaló.

Cortez Masto ganó el pasado 8 de noviembre frente a un fuerte rival en la figura del legislador republicano, Joe Heck, quien obtuvo el respaldo político y financiero de individuos y grupos fuera de Nevada, entre ellos los influyentes hermanos Charles y David Koch.

Pero Nevada, con un alto porcentaje de votantes latinos, rechazó la retórica incendiaria del ahora presidente electo, Donald Trump, y para cuando Heck, médico y veterano de guerra, quiso distanciarse de él, ya fue demasiado tarde.

La contienda se mantuvo muy reñida pero, al final, Cortez Masto venció a Heck, con 47,1% del voto, contra 44,7%.

Cortez Masto supo movilizar a los votantes latinos contra Trump, aunque también la ayudó la infraestructura que montó sobre el terreno la demócrata Hillary Clinton.

Por ahora, aparte de adornar su oficina, su tarea más inmediata, según explicó, es lograr una transición sin tropiezos, y para ello ya ha contratado a al menos seis figuras clave para su personal, incluyendo al mexicano Reynaldo Benítez como su director de comunicaciones.

La senadora electa aún tiene asignado ningún comité en el Senado –los recién llegados tienen que ganar “derecho de piso” para comités clave-, pero dijo que, cual sea que le toque, contratará al personal que tenga experiencia en las áreas correspondientes.

Sin embargo, expresó su deseo de poder aportar su experiencia como exfiscal general de Nevada.

Te recomendamos