Empleadores de L.A. no podrán preguntar sobre pasado criminal de aspirantes

La probabilidad de que la oferta de un empleo continúe se reduce en 50% para un exconvicto cuando el empleador se entera de su pasado récord criminal

¡Muestra tu orgullo latino!

Sigue a La Opinión en Facebook
Empleadores de L.A. no podrán preguntar sobre pasado criminal de aspirantes
El concejal Curren Price escucha los discursos de las personas que apoyan la medida. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

Carlos Caballero de 21 años, padre de un menor de edad, quien por años cometió actos de vandalismo y robo, se puso feliz cuando el Concejo de Los Ángeles votó de manera preliminar a favor de una ley local que prohíbe a las empresas preguntar sobre el pasado criminal de los solicitantes de empleo.

Con el voto en contra del concejal Mitch Englander, al Concejo le faltó un voto para pasar la medida por lo que volverán por una segunda votación el 7 de diciembre. “Se considera una mera tecnicalidad. La medida será aprobada”, dijo el concejal Curren Price, autor de la medida.

“Muchas veces me negaron trabajo porque piensan que como en el pasado robé, también voy a robarles a ellos. Y eso me afectó mucho porque tengo un hijo a quien alimentar”, comentó Caballero.

Carlos Caballero mencionó que ha tenido problemas para encontrar empleo por su pasado. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)
Carlos Caballero mencionó que ha tenido problemas para encontrar empleo por su pasado. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

“Esta iniciativa nos da la oportunidad de cambiar a quienes queremos una nueva vida. Nos aleja de la calle. Y es verdad esa frase de que no hay nada mejor para prevenir un balazo que un trabajo”, dijo el muchacho quien desde hace seis meses labora para la organización de reintegración a la sociedad de los jóvenes pandilleros HomeBoy Industries.

La medida aprobada por los concejales pone en marcha la política Oportunidad Justa, también llamada Prohíbe la Caja, la cual exige a los empleadores remover los apartados o las preguntas en las solicitudes de empleo que preguntan sobre los antecedentes delictivos en las primeras etapas del proceso de reclutamiento.

Con esta política, las empresas solo podrá hacer la pregunta cuando ya tenga una oferta específica de empleo que hacer al solicitante. Si deciden no emplearlo al conocer su historial, tendrá que explicar las razones para no contratar al candidato elegido.

El concejal Price consideró que beneficiará a decenas de miles, un tercio de la población de Los Ángeles, la mayor parte de las minorías, latinos y afroamericanos. “Una buena parte de ellos vive en mi distrito, aunque éste es un problema de todo Los Ángeles y del país”, destacó.

Zachary Hoover de L.A. Voice, una organización que apoyó la medida dijo que los latinos y afroamericanos tienen el nivel más alto de criminalización.

“Los números dicen que en nuestra ciudad, más personas regresan de la cárcel que de cualquier otro sitio de California. Y muchos quieren empezar un vida nueva y un nuevo camino pero por falta de trabajo, no pueden”, señaló.

“Con esta ley, docenas de miles de personas que habitan la ciudad, van a demostrar quiénes son, sin que se tome en cuenta su récord en el pasado”, mencionó.

El concejal Curren Price escucha los discursos de las personas que apoyan la medida. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)
El concejal Curren Price escucha los discursos de las personas que apoyan la medida. (Foto: Araceli Martínez/La Opinión)

 

Lo que pasaba, explicó es que cuando el empleador revisaba la cajita y veía que el solicitante tenía una condena de delito en su pasado, sin mirar la solicitud de empleo, la arrojaba a la basura.

“Esta medida va ayudar a que los exconvictos compitan por un trabajo en base a sus destrezas, en lugar de que sean desechados sin la más mínima oportunidad cuando miran la cajita en la solicitud”.

Está comprobado, añadió que cuando la gente tiene acceso a empleo, vivienda y salud mental para dejar sus adicciones, los niveles de reincidencia se reducen del 70 al 30%.

Según estadísticas del Instituto Nacional de Justicia, la probabilidad de que la oferta de un empleo continúe se reduce en 50% para un exconvicto cuando el empleador se entera de su pasado récord criminal.

El concejal Price dijo que los primeros seis meses de entrada en vigor de la ley, serán dedicados a educar a las empresas de más diez trabajos sobre esta política.

La medida es parte de un movimiento nacional para darle a los exreclusos una segunda oportunidad de rehacer sus vidas al obtener un empleo. Fue apoyada por organizaciones como A New Way of Live, L.A. Voice, Homeboy Industries y All of Us or None.

El alcalde Eric Garcetti dijo que la iniciativa aprobada va al corazón de lo que es Los Ángeles, “un lugar donde siempre buscamos ir hacia adelante y donde la oportunidad y compasión son una fuente de vida”.

Hizo ver que cuando los hombres y mujeres salen de las cárceles o prisiones, merecen una oportunidad de cambiar sus vidas, tener un modo de ganarse la vida y redefinirse a ellos mismos a través de la integridad y el trabajo duro.

El edil recordó que el año pasado estableció la Oficina de Reintegración que ahora tiene una alianza con Caltrans para emplear a más de 1,300 exreclusos sobre los próximos tres años.

Te recomendamos